Este martes 4 de diciembre, la Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobó la reforma tributaria que pretende salvar las finanzas públicas del país y evitar una crisis económica, la cual fue creada por Carlos Alvarado, el presidente del país.

El impuesto que causó huelgas desde el 10 de septiembre por parte de diversos sindicatos fue impulsado en segundo debate con 34 votos a favor y 17 en contra, donde participaron 51 diputados de los 57 que integran la cámara.

El proyecto tributario cambia el impuesto de ventas del 13% a uno de valor agregado (IVA), y se determinó que los servicios y algunos productos como los de la canasta básica gravarán con 1%, medicamentos con 2% y los servicios privados de salud con 4%.

PUBLICIDAD

Según Alvarado, el impuesto generará ingresos nuevos por 1.2% del producto Interno Bruto (PIB), y se estima que el PIB crecerá 3.7% en el año 2022 si se toma en cuenta las medidas de recortes y contención del gasto, según datos del Banco Central.

El Banco Central también sostuvo que reducirá el déficit que se proyecta para 2018 en el 7.1% del PIB, y frenará el crecimiento de la deuda, el cual se ubica en 53% del PIB para finales de 2018.

Con la autorización del paquete fiscal habrá cambios en el impuesto sobre la renta, en la renta de capital, la renta global y medidas para contener el gasto público, como por ejemplo una regla fiscal y la disminución de pluses salariales y generará confianza en los mercados internacionales para que el acceso a mayores créditos.

“Como presidente he hecho absolutamente todo lo que está en mis manos por proteger al país de una crisis fiscal como la que vivimos en los años ochenta. Costa Rica ha evitado una crisis y da un paso que trae estabilidad y confianza”, manifestó el líder costarricense.

Para conseguir la mayoría de los votos, Alvarado obtuvo apoyo del Partido Unidad Social Cristiana y del Partido Liberación Nacional (socialdemócrata).

Sin embargo, el pueblo de Costa Rica no está a favor de la reforma ya que el 83% de los costarricenses reprueba la situación económica que atraviesa el país y 70% considera que el rumbo es malo, informó una encuesta realizada en noviembre por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR).

El mismo documento sostiene que el desempeño de Alvarado durante seis meses consiguió 52% críticas negativas y solo 30% de opiniones favorables,

“Para nosotros es muy importante a nivel internacional para generar confianza, incluso habíamos visto cambios durante la semana anterior respecto a los bonos de Costa Rica, cómo se recuperaron de forma tan importante en el mercado internacional”, expresó a Rocío Aguilar, la ministra de Hacienda.

Te puede interesar: Cambio climático: Puerto Rico, Honduras y Nicaragua entre los más vulnerables

 

Siguientes artículos

ONU prevé donar 738 mdd a Venezuela en 2019
Por

Tres millones de venezolanos han huido de la crisis política y económica que sufre la nación OPEP, la mayoría desde 2015...