Ahora que Luis Guillermo Solís tomará posesión el próximo 8 de mayo como presidente, la economía de Costa Rica podría tomar un nuevo giro.

 

Por Uriel Naum

 

Aquel 5 de marzo, el candidato presidencial de Costa Rica por el Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya renunciaba a la candidatura, dejando la vía“libre” al ahora presidente electo, Luis Guillermo Solís del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Previo a la contienda electoral, Forbes entrevistó a ambos personajes, dejando entrever su posición en temas fiscales, de libre comercio, energéticos y de crecimiento, permitiendo prever cómo las políticas públicas del próximo gobierno podrían impactar al entorno empresarial de Costa Rica. Esto fue lo que dijeron.

 

El rostro del cambio

La casa de campaña de Luis GuillermoSolís no era nada pretenciosa. El lugar eramuy agitado; personas entraban y salían conbanderas, calcomanías y playeras del PAC.Al interior, cada espacio se aprovechaba al máximo. En lo que anteriormente fue una sala-comedor tres mujeres se encargaban de las relaciones públicas; en la parte superior de la casa, una recámara fue tomada como ‘búnker’ de las redes sociales y el jardín, ubicado al fondo de la planta baja, hizo de sala de juntas.

Eran las 11:30 am del jueves 20 de febrero y, como estaba pactado, Luis Guillermo Solís mando a decir con el fotógrafo de la campaña que estaba listo para la entrevista con Forbes.

 

Guillermo, el lema de tu campaña era “Rescatemos a Costa Rica”. ¿De qué la quieres rescatar?

De tres cosas: del poco crecimiento económico, de la mala distribución de la riqueza y de un alto índice de corrupción; el fracaso de lo que se ha hecho en la economía originó una situación de pobreza que supera 20% de la población del país, 200,000 ninis (ni estudian ni trabajan), casi todas mujeres, jefas de hogar muchas de ellas, a pesar de tener corta edad.

Según Guillermo Solís, el impulso al mercado interno podría reactivar el país, pero aclara: “hablamos no sólo de los cuatro millones de costarricenses, sino también del mercado centroamericano y caribeño, queremos entender la recuperación del mercado en un sentido regional amplio”.

Hoy Costa Rica exporta 1,000 mdd a China en microprocesadores de Intel; sin embargo, dice Solís, el valor agregado de lo que se le vende al país asiático representa 17%, mientras que para Centroamérica significa 35%, “de ahí la relevancia de la región”. Para detonar las exportaciones, aseguró que buscará impulsar las zonas francas, atraer a empresas con tecnología de punta, encadenar mejor los eslabones productivos y llevar nuevas compañías a lugares con altos niveles de desempleo.

Del motor económico (el turismo), comenta que su gobierno apoyará a empresas afectadas por la crisis de 2008 que están a punto de desaparecer, y que buscará diversificar la oferta turística.

 

Hablas de dos sectores, el manufacturero y el turístico, ambos golpeados por los costos energéticos. ¿Qué propones para mejorar esta situación?

La solución no está en la privatización. En la estructura de precios hay cuatro temas fundamentales: al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) durante mucho tiempo se le impidió invertir. Eso lo obligó a contratar deuda con tasas elevadas; el cálculo que hace la autoridad podría ser distinto, como discriminar el costo de la energía por horarios; debe bajar el impuesto sobre el Búnker, y exigir al ICE mayor claridad en el costo que traslada a usuarios.

Johnny Araya, acusaba a Solís de querer postergar la reforma fiscal dos años, pero él asegura que es el tiempo necesario para reestructurar la estrategia hacendaria.

Aunque para Guillermo Solís, uno de los pilares en sus propuestas, era moverse de un régimen de impuesto de ventas a uno de impuesto al valor agregado.

 

— ¿Cuál es la visión de tu gobierno sobre la deuda y el déficit público?

Un déficit de seis prende focos rojos, pero no es el fin de la historia; hay gente que quiere un déficit cero, y no necesariamente tiene que ser así.

Solís asegura que no está en contra de lo tratados comerciales como se ha dicho, pero sí de una mejor gestión de los mismos. Incluso, se dice a favor de una asociación de la cuenta del pacífico, aunque aclara: “hay que ver los términos arancelarios todavía”.

 gullermo_solis1

Continuidad como valor

Eran las 2:30 de la tarde del jueves 20 de febrero. Quien fuera candidato del PLN, Johnny Araya esperaba en la casa donde vive con su familia para ser entrevistado. Uno de sus hombres de confianza, pidió a Forbes 15 minutos más para poder entrar.

Ya adentro, Johnny pedía a Forbes comenzar la entrevista lo antes posible. “No tengo mucho tiempo”, dice. El rostro rígido del candidato reflejaba preocupación, pero él aseguraba lo contrario: “Estoy animado, estoy animado”.

 

La gente te involucra con la continuidad de las políticas públicas impulsadas en los últimos años. ¿Era continuidad o cambio lo que ofrecías?

El país necesita no cambiar el modelo; no podemos apostar por un salto al vacío, a un experimento. En este momento todas las instituciones financieras internacionales y las evaluadoras de riego están con la lupa en Costa Rica.

Araya cuestionaba que el candidato del PAC digiera que no se van a tomar medidas fiscales hasta dentro de dos años y, sin embargo, pretendí aumentar el gasto en educación hasta en 8% del PAB.

“Lo anterior significa que la colocación de bonos del Estado costarricense va a tener que pagar un interés mayor, que eso va a tener implicaciones como que instituciones públicas, como La Caja (la dependencia encargada de la seguridad social), no resuelvan sus problemas financieros”.

La propuesta fiscal del candidato del PLN constaba de cuatro componentes: mejorar la eficiencia tributaria; la creación de una agencia de administración tributaria, un órganos desconcentrado; la mejora de la calidad del gasto público, y un ajuste hacendario que no sea “traumático”.

Johnny Araya consideraba que la creación de cuatro grandes polos de desarrollo en las zonas periféricas de Costa Rica podrían empujar el crecimiento económico y de paso disminuir la brecha social.

Con respecto al sector más relevante para el país, el turismo, Araya proponia ampliar la oferta, y agregar componentes de destino de turismo cultural, médico y de congresos.

También consideraba importante buscar alianzas con más aerolíneas, estimular más Pymes turísticas y aprovechar el creciente turismo que proviene de China y Rusia. “Junto con esto, es necesario realizar dos obras de infraestructura importantes: una es la del Aeropuerto del Sur y el nuevo Aeropuerto de Limón”.

 

— ¿Qué propuesta tenia Araya para abatir la pobreza en Costa Rica?

Consideramos que hay un porcentaje importante de la población que no está recibiendo el salario mínimo de ley. Si obligamos a las empresas a cumplir con dicho salario, no aumentarlo, puede disminuir en 3 o 4% la pobreza.

Sobre el sector energético, Araya proponía dar el paso hacia el gas natural, aunque al principio se tenga que importar. Su argumento era que se tiene un precio más estable y es 50% menos contaminante.

“También debemos aumentar el tope de generación privada en hidroeléctricas hasta 30% y abrir, sin tope, todo lo que sea generación privada en energía eólica, solar y biomasa”, añade.

Para él, los tratados comerciales no son un fin, sino un medio, por lo que consideraba necesario optimizarlos, en vez de pensar en incrementar su número, como lo hicieron gobiernos anteriores.

 

Siguientes artículos

La contaminación del aire se pone de moda en China
Por

La moda tiene como objetivo captar l’air du temps (la esencia de la época), ¿pero qué sucede cuando el aire se vuelve ir...