El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) advirtió que para la próxima administración, el continuar con los apoyos a las empresas productivas del Estado le representará a las finanzas públicas un costo anual estimado de 1% del producto interno bruto (PIB), lo que se vuelve un reto ante el ajuste fiscal proyectado de 3% del PIB propuesto por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el próximo año.

Recordó que la presidenta electa, Claudia Sheinbaum, propuso continuar con el fortalecimiento de las empresas productivas del Estado (Petróleos Mexicanos -Pemex- y Comisión Federal de Electricidad -CFE-), así como de la red de transmisión y mantener los subsidios a las tarifas eléctricas residenciales.

En el estudio “Política energética. Retos fiscales 2024-2030”, el CIEP explicó que la continuidad de la política energética, junto con la implementación de las nuevas propuestas de Claudia Sheinbaum, representa un desafío para las finanzas públicas del país. Específicamente, el fortalecimiento de Pemex ha implicado un costo que le ha permitido cubrir sus vencimientos de deuda. 

Sin embargo, apuntó, esta estrategia no se ha acompañado de una reestructuración operativa y financiera que la fortalezca; de continuar así, podría presionar el estado de las finanzas públicas. 

La institución recordó que la próxima administración enfrentará vencimientos de Pemex que representan 38.5% de su deuda total.

Ante esto, y bajo el supuesto de que se mantenga su apoyo con aportaciones patrimoniales y una reducción en la tasa del Derecho de Utilidad Compartida (DUC), esto podría implicar un costo de 1 billón 371,000 millones de pesos: 921,736 millones por aportaciones patrimoniales y 449,960 millones por cobrar una tasa del DUC de 40%.

Además, agregó, para que la CFE mantenga su participación en la generación de energía eléctrica de 54%, se fortalecerán inversiones en nuevos proyectos por 245,680 millones de pesos, que sumarán 13,660 Megawatts (MW). 

Las inversiones implicarían la modernización y equipamiento de centrales hidroeléctricas, así como la construcción de Puerto Peñasco II y III, dos centrales de ciclo combinado y una de combustión interna.

En cuanto al fortalecimiento del servicio de transmisión y distribución que presta la CFE, se prevén inversiones por 55,412 millones de pesos y 5,259 millones, respectivamente. Las inversiones relacionadas con transmisión contemplan 44 proyectos que abarcarán una longitud de 3,850 km de circuitos, lo cual representaría un crecimiento de 3.5% respecto a la red actual. 

Por su parte, las de distribución implicarán 41 proyectos. Los subsidios a las tarifas eléctricas tienen como objetivo apoyar al usuario final. Si se mantiene este apoyo como se ha observado en los últimos años, este rubro representaría un gasto por parte del gobierno federal de 517 mil millones de pesos.

Ante ello, el costo de la continuación de estas tres políticas en el sexenio sumaría un monto total de 2 billones 195,000 millones de pesos; es decir, cada año se tendría que destinar 1% del PIB. 

A esto, dijo, se deben añadir los gastos ineludibles del sector, como los gastos operativos, de mantenimiento de infraestructura, financieros y de pensiones.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Inspírate, descubre y comparte. ¡Síguenos y encuentra lo que buscas en nuestro Instagram!

 

Siguientes artículos

Supermercado Chedraui
Pausa reciente de política monetaria de Banxico busca más información sobre inflación
Por

Galia Borja de Banxico dijo que los factores que afectaron la dinámica de precios y que propiciaron una marcha más lenta...