Por Salvador Guerrero Chiprés*

 

Desde la noche del 27 de febrero se supo que en la Ciudad de México un hombre dio positivo en su primera prueba de Covid-19. Paralelamente, la Organización Mundial de la Salud lo confirmó: la propagación global podría estar a un paso de distancia.

Hay que decir que, ante este contexto, la prevención sigue siendo nuestra mejor herramienta.

En México, como en el resto del mundo, la noticia ha tenido un impacto negativo en los mercados. A primera hora del viernes, en la siguiente jornada de la Bolsa Mexicana de Valores tras la confirmación del primer caso, hubo una caída de 1.01 por ciento y el petróleo cayó 3.8.

Vale la pena recordar que la mayor crisis económica reciente sucedió en 2008. Sin embargo, en días recientes Wall Street ha registrado bajas de más de 4 por ciento, lo cual nos habla de una nueva etapa “negra” para la bolsa norteamericana desde la crisis ya referida. Así los mercados.

Pero la pregunta que todos nos hacemos es si en nuestro país se cuenta con la infraestructura preventiva y de salud necesaria.

El Gobierno de la Ciudad de México era consciente de que el Covid-19 podía llegar a la capital y desde un principio trató el asunto con una honestidad activa, bajo una óptica estratégica en coordinación con la Secretaría de Salud, principalmente, y un fondo de 3 mil millones de pesos para enfrentar la contingencia; el aislamiento y la contención están en primer plano.

Hace once años, otra contingencia, la del H1N1, sirvió como preparación para lo que podría suceder a nivel global, aunque el Ejecutivo nacional evalúa, al menos por ahora, que la pandemia de influenza fue más grave que lo que podría conllevar el Covid-19. Al caso vienen las palabras de la titular de la Secretaría de Salud capitalina, Olivia López: el 15 por ciento de contagios son graves, mientras que el riesgo de mortalidad es del 3.3%.

Los ojos del mundo se encuentran a la espera de una vacuna que podría estar lista a corto plazo, según han declarado Cuba, Israel y Estados Unidos; ciertas farmacéuticas la ensayan clínicamente.

Para evitar una crisis mayor, tanto a nivel sanitario como financiero, el grano de arena que cada persona puede poner contra el quinto coronavirus endémico involucra el autocuidado y la higiene.

De nuevo, el poder ciudadano está en la información, calma y prevención, una tríada que nos permitirá reaccionar con agilidad, pero sin caer en alarma innecesaria.

Los especialistas recomiendan un lavado frecuente de manos durante 20 segundos, uso de gel con base de alcohol, consulta médica ante cualquier síntoma sospechoso. ¿Cuáles son? Fiebre, tos y estornudos, malestar general, dolor de cabeza y, en los casos más graves, dificultad para respirar.

Desinfectar superficies de uso común, así como estornudar en el ángulo del antebrazo y evitar saludar de mano o de beso pueden marcar la diferencia.

 

Contacto

*Salvador Guerrero Chiprés es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México. Doctor en Teoría Política por la Universidad de Essex, ha impulsado causas como la transparencia, la lucha contra la corrupción y el empoderamiento ciudadano en coordinación con organismos empresariales y autoridades.

TW: @guerrerochipres

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

taquillas-cine
‘Honey Boy’: una sesión de terapia con Shia Labeouf
Por

El primer largometraje de ficción de la documentalista Alma Har'el utiliza las memorias de infantiles del protagonista d...