La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dijo que el gasto en bienestar había mitigado el aumento en la brecha entre países ricos y pobres que emergió con la crisis financiera del 2008-2009.

 

Reuters

La distancia entre ricos y pobres podría aumentar aún más si los gobiernos con problemas siguen recortando las políticas de bienestar, advirtió el miércoles un grupo de expertos de países industrializados.

PUBLICIDAD

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) -en la que participan 33 países- dijo que el gasto en bienestar había mitigado el aumento en la brecha entre ricos y pobres que emergió con la crisis financiera del 2008-2009, pero que eso se estaba acabando.

Excluyendo las transferencias sociales y los impuestos, la desigualdad de ingresos creció más en los tres años de fines de la década del 2010 que en los 12 años previos, mostró el reporte del organismo, con sede en París.

“Mientras la crisis económica y especialmente la crisis laboral persiste y la consolidación fiscal se agudiza, hay un creciente riesgo de que los más vulnerables en la sociedad se vean más afectados con el aumento del costo de la crisis”, puntualizó.

El 10% más rico de la sociedad en los países de la OCDE tenían 9.5 veces más ingresos del mercado que el 10% más pobre en el 2010, un aumento respecto de las 9 veces del 2007.

Las brechas más grandes entre ricos y pobres se encontraban en Chile, México, Turquía y Estados Unidos, mientras que Islandia, Eslovenia, Noruega y Dinamarca eran las sociedades más igualitarias.

“Estos preocupantes hallazgos destacan la necesidad de proteger a los más vulnerables en la sociedad, especialmente mientras los gobiernos realizan la necesaria tarea de controlar el gasto público”, dijo el director de la OCDE, José Ángel Gurría, en un comunicado.

Agregó que los gobiernos no deberían olvidar la justicia cuando elaboran sus políticas, especialmente cuando reforman sus sistemas tributarios.

En momentos en que varios países desarrollados enfrentan fuertes medidas de austeridad, la inequidad económica se ha convertido en un tema candente, especialmente después de un estudio del Banco Central Europeo (BCE) el mes pasado que halló que los hogares de varios países periféricos de la zona euro son en promedio más acomodados que aquellos en el centro del bloque, debido a mayores niveles de propiedad de vivienda.

La OCDE ha sido por largo tiempo defensora de las reformas de libre mercado que parte de la izquierda rechaza, pero se ha vuelto cada vez más partidaria de un estado de bienestar por su capacidad de suavizar el golpe de tiempos económicos más duros.

El estudio dijo que la carga de la crisis estaba repartida de forma desigual. Los hogares más pobres perdieron más ingresos a causa de la recesión o se beneficiaron menos de la recuperación. Los niños y los jóvenes sufrieron más que los ancianos, cuyos ingresos se mantuvieron relativamente estables.

 

Siguientes artículos

Familia fundadora de Homex reduce participación accionaria
Por

Un fideicomiso de cinco integrantes de la familia, que incluye al director general Gerardo de Nicolás y el presidente Es...