Mauro Leos ha sido el analista soberano de Moody’s para América Latina desde 1996. Conoce la dinámica de crecimiento de México y hoy, pese a los cambios estructurales históricos aprobados, afirma que las reformas no serán suficientes para lograr un crecimiento sostenido de 5%.

 

 

El gobierno mexicano prevé que la economía alcance un crecimiento de 5.2% para 2017, es decir, pronostica que el crecimiento promedio pase de 2.6 a 5.1% en tan sólo tres años. Para Mauro Leos, analista soberano de Moody’s para México, el escenario no sólo es poco probable, sino que resultaría riesgoso.

PUBLICIDAD

En entrevista con Forbes México, el analista explica que los fundamentales macro, el tamaño de la economía y las recién aprobadas reformas estructurales permitirían que el país crezca entre y 3.5% y 4% de manera sostenida, pero advierte que no hay señales de que el país pueda alcanzar un ritmo de crecimiento sostenido de 5% o mayor.

“Para mí sería una sorpresa que México pudiera reportar de manera sostenida un crecimiento de 5% porque, de manera sostenida, reportar 5% indica que cuando haya un año malo, el crecimiento será de 3.5% y cuando haya un año bueno el crecimiento tendría que ser de 6 o 7%. Viendo a los países de la región sabemos que eso no pasará. Nosotros no coincidimos con las autoridades en que pueda haber un crecimiento de 5 o 6% y nuestra calificación, que es lo más importante, no incorpora la posibilidad de un crecimiento en ese orden en el mediano plazo”, señala.

moodys1

En 2013 el crecimiento de México se ubicó en 1.1%, una cifra baja comparada con una expectativa de 3.5%. Al respecto, Leos expone que hubo choques externos que afectaron a todas las economías de la región, por lo cual, pese al proceso de reformas puesto en marcha,  el crecimiento resultó demasiado bajo.

“El desempeño del crecimiento de una economía depende de muchas cosas. El desempeño del crecimiento de la economía el año pasado dependió de Estados Unidos, las acciones del gobierno, lo que le pasó a las constructoras de vivienda; todas combinadas llevaron al uno y pico que estuvo exageradamente bajo aun para los estándares de la economía mexicana. Este año aún está debajo de 3, pero para nosotros lo que está pasando ahorita no tiene que ver nada con las reformas. Uno puede explicar estadísticamente lo que ocurrió y lo que está haciendo que el crecimiento se recupere ahora”, afirma.

La postura de Moody’s apunta a que es demasiado pronto para tratar de evaluar los efectos de las reformas aprobadas, pues tomará alrededor de tres años concretar su puesta en marcha; sin embargo, Mauro Leos sí reconoce que el impacto psicológico que se esperaba en la economía no se dio. También explica que aunque se avanzó en materia legislativa, el crecimiento potencial de la economía mexicana requerirá aún más esfuerzos para ubicarse cerca de un 5%.

“No se podía descartar un impacto psicológico que llevara a un mayor entusiasmo, que se tradujera en mayor gasto, mayor inversión y mayor crecimiento; eso, hasta ahora, no ha pasado. No quiere decir que no vaya a pasar… Por otro lado, que México tenga un potencial entre 5 y 6%, pudiera ser, pero para que eso pase no sólo se necesitan las reformas. A nosotros se nos hace difícil prever que estas reformas van a llevar a que el crecimiento sea de entre 5 y 6%; no lo vemos así”, advierte.

Moodys2

 

Sobrecalentamiento, el otro riesgo

Para Moody’s, que México reportara de golpe un crecimiento de 5% sería una señal de que algo no anda bien. Leos pone un ejemplo claro: El potencial de crecimiento sostenido de Brasil es de 3%; en 2010 creció a una tasa de 7.5%. Se esperaba una corrección porque había sido un año excepcional; sin embargo, lo que ocurrió fue que la economía brasileña reportó cuatro años un crecimiento de 2%, para ahora estar cerca de 0 con una calificación en observación negativa.

“El crecimiento potencial es un crecimiento que se puede mantener de forma sostenida, ése es el concepto. Si de vez en cuando se reportan crecimientos de 5% estará bien, pero son rachas, y si se da existe el riesgo de un sobrecalentamiento de la economía.”

Las expectativas de Moody’s son que la economía logre un crecimiento sostenido de entre 3.5% y 4% los próximos años. Para tener un crecimiento mayor tendría que verse un escenario con mayor inversión privada, más gasto y más desarrollo de infraestructura.

En este punto, los riesgos están en polos opuestos: si la economía crece de golpe a un ritmo de 5%, el riesgo de decepción se exacerbará y los resultados de un sobrecalentamiento podrían ser nocivos; por otro lado, el mayor riesgo, dice Leos, sería ver que no ocurriera nada, pero de verdad nada, tras la aprobación de las reformas.

“Nosotros nos decepcionaríamos si no pasa nada. Estamos esperando un crecimiento sostenido de entre 3 y 4%, pero si las reformas no llevan a nada se bajaría la calificación. Si vemos un crecimiento de 2% no esperaríamos cuatro años para la revisión de la calificación, como en el caso de Brasil, pero no estamos esperando eso. La probabilidad de que eso pase es muy cercana a cero.”

moodys3

Mauro Leos, analista soberano para México de Moody’s (Foto: Reuters)

 

Siguientes artículos

¿Qué tiene una buena campaña de marketing político digital?
Por

En la campaña distinguimos dos focos básicos: la presencia propia del partido y del candidato, y lo que se genera en tor...