Como reflejo de una amplia desaceleración en varios sectores, el crecimiento de Panamá fue de 3.6% para los primeros nueve meses del 2018, en comparación con el 5.6% para el mismo período de 2017, lo que significa que la actividad económica del país ha sido menor de lo que se esperaba.

Así lo dio a conocer Alejandro Santos, jefe de división del departamento del hemisferio occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien señaló que la huelga de abril-mayo en el sector de la construcción fue el que más influyó en el resultado.

Sin embargo, de acuerdo al funcionario “la prolongada debilidad cíclica nos condujo a revisar a la baja nuestra cifra estimada de crecimiento para 2018 a 3.9%, contra el 4.3% estimado en nuestro informe más reciente y a 6.0% para 2019, contra 6.3%”.

Las autoridades calculan que el déficit fiscal general del sector público no financiero ascendió a 2% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2018, contra una cifra revisada del déficit de 1.9% para 2017, lo cual cumple con las disposiciones de la ley de responsabilidad fiscal modificada.

Sigue habiendo avances en las cuestiones de integridad financiera, y como muestra de ello están la reciente aprobación de las leyes para criminalizar la evasión tributaria y la introducción de un código de procedimiento tributario, entre otras modificaciones legislativas, señaló.

Puedes leer: Banco Nacional de Panamá, preparado para demanda millonaria

A pesar de lo anterior afirmó que “los fundamentos económicos de Panamá siguen siendo sólidos. La economía se encuentra en vías de recuperación después de la desaceleración temporal y estará convergiendo paulatinamente a su crecimiento potencial del 5.5% a mediano plazo”.

Además, reiteró sobre la necesidad de sostener la disciplina fiscal y mejorar la posición fiscal a medida que la economía vaya recuperándose, apoyada en un marco fiscal fortalecido, con el fin de que se siga reduciendo el coeficiente de deuda pública contra el PIB.

“Hemos instado a las autoridades a depender menos de proyectos llave en mano y a que sigan mejorando su marco estadístico acercándolo a las mejores prácticas en la materia. También recomendamos a las autoridades que sigan elevando el ingreso mediante la mejora en la administración tributaria y que se frene el gasto corriente para fomentar las inversiones que promuevan el crecimiento”, comentó.

Sobre mantener un crecimiento sostenible e incluyente mediante el fortalecimiento de políticas públicas relacionadas con la educación, la seguridad social y los servicios de salud pública, Alejandro Santos reiteró la importancia de reforzar la agenda de las reformas estructurales.

“Es de suma importancia continuar con los esfuerzos para mejorar las acciones contra el blanqueo de capitales y financiamiento al terrorismo (AML/CFT), así como la transparencia fiscal y de este modo reafianzar la posición de Panamá como centro financiero regional”, finalizó.

 

Siguientes artículos

dolar-tipo-de-cambio
BCH mantiene la Tasa de Política Monetaria en 5.75%
Por

Esta cifra se obtuvo tomando en cuenta las expectativas de inflación de los agentes económicos de enero de 2019 y los pr...