Por Jordi Greenham*

Actualmente hay muchos factores que influyen en la planeación, crecimiento, consolidación, expansión y escalabilidad de tu negocio. Analizando el universo emprendedor; encontramos algunas características que han complicado el accionar de una startup y esos errores cometidos; si no son detectados en el tiempo correcto, pueden llevarte a la extinción.

Razonando; estoy seguro que los errores los cometemos con el ímpetu de crecer y lograr ser el ansiado unicornio lo más pronto posible, sin embargo, debemos ser conscientes de que todo debe calcularse y no premeditarse, por ejemplo; generar una inversión importante de recursos en la adquisición de clientes antes de que la plataforma soporte gran actividad de demanda sería un error, es casi un hecho que generará una mala experiencia, además de frustración y en futuras ocasiones decida, probablemente, no usar tus servicios.

Indudablemente algo que debes tener presente es la construcción de un producto funcional, adaptable y responsivo. Desde mi perspectiva, la importancia radica en la solución que ofrezcas a los usuarios. Entiendo que en ocasiones se presentan algunas complicaciones en la plataforma, sin embargo, debemos ser lo suficientemente ágiles y adaptables para resolver los problemas que se nos presenten con la operación diaria; cada modificación es fundamental para entorpecer o escalar el negocio.

A veces creemos que la contratación masiva detonará un mayor porcentaje de efectividad en los objetivos establecidos y se logrará con éxito el cumplimiento de los mismos. La realidad es que si no tienes controlado el crecimiento de la fuerza laboral, es un hecho que entorpecerás la operación. Otro factor que impacta directamente en la escalabilidad y proyección es no tener a colaboradores especializados en cada área operativa; como emprendedor llegará el momento en que dejes ir algunas responsabilidades, aprendas a delegar y confiar en tu círculo laboral cercano.

Sin duda, cuando inicias un proyecto; levantar fondos es sustancial para lograr sobrevivir, hacer tu sueño realidad y tener la consolidación deseada. Debes de asegurar que el monto recaudado te permita atravesar los primeros dos años de vida de la startup, la administración del capital es una de las claves del éxito. Tener amplios laureles al momento de recaudar fondos y recibir una suma muy importante podría convertirse en un “happy problem”, es muy fácil perder el control del gasto y cometer indisciplinas al momento de ejercer cualquier acción, es decir el despilfarro y la quema de recursos es latente.

Si ya cuentas con un modelo de negocio exitoso, escalable y que despierta el interés de propios y extraños; ahora el reto es lograr sinergia y compromiso entre tus colaboradores. Entiendo que es de interés para ti y los inversionistas, que confiaron en tu empresa, obtener y maximizar ganancias, sin embargo, debes tener mesura; lo económico es relevante, pero llegará con una operación eficiente y no avariciosa. Así como el desarrollo de producto tiene que ser evolutivo y adaptable; lo mismo sucede con el modelo de negocio que creaste en un inicio; ten la capacidad de detectar una nueva necesidad y aprovecharla al máximo.

Estoy convencido que cada decisión tiene un momento específico, es obligatorio tener la suficiente inteligencia emocional y visión para no echar a perder todo el trabajo realizado y no solo por el esfuerzo y tiempo que dediques como Fundador o CEO, también es imprescindible valorar cada unidad de negocio de la empresa.

  

Contacto:

LinkedIn: Jordi Greenham Asensio

Twitter: @JordiGreenhamMx 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: Tras debacle de WeWork, inversionistas piden más garantías para financiar startups

 

Siguientes artículos

cerveza artesanal primavera
Heineken busca apoderarse del nicho de cerveza ‘ultra light’
Por

La compañía busca ser líder de mercado de la categoría en México con Amstel Ultra cuyas ventas han crecido a doble dígit...