La agencia puntualizó que probablemente serán necesarios más ajustes fiscales para cumplir con metas de mediano plazo.

 

El mantener una política fiscal prudente  y el impulsar el crecimiento económico son los dos principales retos a los que se enfrenta el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en lo que resta de su administración, indicó la calificadora Fitch Ratings.

PUBLICIDAD

Ante este contexto, la agencia señaló que la continuidad de una mayoría legislativa por parte del Partido Revolucionario Institucional tras las elecciones intermedias puede proporcionar un entorno de apoyo para la aplicación de las reformas estructurales.

Fitch Ratings indicó que el resultado de las elecciones intermedias en México no debe conducir a desviaciones en las perspectivas macroeconómicas y la política del país. Añadió que los comicios efectuados el pasado 7 de junio podrían limitar los riesgos políticos sobre la consolidación fiscal.

“En general, consideramos que los resultados de las elecciones intermedias son neutrales para la calificación crediticia soberana de México”, puntualizó.

En este mismo sentido, la firma expuso que no anticipa una agenda de reformas agresiva que necesite la aprobación del Congreso de la Unión, luego de que fueran aprobadas las legislaciones en materia energética y telecomunicaciones.

Respecto al tema fiscal, Fitch puntualizó que probablemente serán necesarios más ajustes fiscales para cumplir con metas de mediano plazo.

“Un esbozo preliminar del presupuesto 2016 prevé más recortes de gastos, pero no un aumento de impuestos”, destacó.

 

Siguientes artículos

Microsoft venderá tablet gigante en 20,000 dólares
Por

El dispositivo Surface Hub de 84 pulgadas podrá pedirse a partir del 1 de julio.