Por Humberto Juárez 

Un cambio en la política migratoria en la administración de Donald Trump puede tener graves consecuencias para la región del istmo y la nación mexicana, debido a que los problemas de desempleo y criminalidad pueden aumentar, advierte el profesor de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky.

“Si Estados Unidos empieza a expulsar inmigrantes centroamericanos o mexicanos y los regresa a sus países, el problema de desempleo, criminalidad y actividad de pandillas van a aumentar”, explica el catedrático a Forbes.

El gobierno del presidente Barack Obama logró reestablecer las relaciones diplomáticas con Cuba luego de medio siglo, sin embargo, este avance podría quedar en un recuerdo si el gobierno Trump decide dar marcha atrás con lo logrado.

PUBLICIDAD

Para Levitsky existe la posibilidad de que lo logrado por Obama respecto a Cuba sea desechado por el nuevo gobierno.

“Entonces es muy probable que haya una marcha atrás en cuanto a la política con Cuba y eso sería una estupidez. Ni siquiera los cubanos en Florida están pidiendo eso. El Cuba Lobby, que dominaba la política exterior hacia ese país en las décadas de los años 70, 80 y 90, está dividido”, comenta.

Puedes leer: Así preparan los empresarios mexicanos la defensa del TLCAN

La llegada de Trump a la Casa Blanca tiene sus riesgos y uno de ellos es que Estados Unidos pierda el protagonismo mundial que actualmente tiene por las medidas proteccionistas de Trump y el más beneficiado de ello sea China.

“Está en riesgo. Estados Unidos inevitablemente está perdiendo peso internacional”, reconoce el profesor de Harvard.

“Sea quien sea el presidente, hay un mundo mucho más multipolar. Pero Trump, y mucho más que Bush, va a acelerar ese proceso de perder el peso internacional de Estados Unidos. Una cosa es gestionar un declive lento y otra cosa es acelerarlo y creo que Trump va a acelerarlo”, añade.

Respecto al papel de protagonista que puede tomar el país asíatico, Levitsky señala que “China es un actor relativo en el escenario de la geopolítica mundial y ha sido bastante conservador. Ha estado creciendo, pero no ha querido arriesgarse demasiado, no ha querido entrar en competencia geopolítica con los Estados Unidos. Y de largo plazo, dentro de algunas décadas quizás el poder de China haga inevitable una competencia geopolítica mundial con Estados Unidos”.

Respecto a saber si durará ocho años al frente de unas de las economías más importante del mundo, Levitsky considera que es imposible saberlo, pero si tiene errores garrafales el puesto le podría costar.

“Puede cometer errores que no le ayudarían a su presidencia. Creo que la posibilidad de una caída presidencial al estilo Latinoamérica no es más alto, aunque es algo que ocurre con muy poca frecuencia en Estados Unidos”, considera.

“Lo más probable es que llegue a los cuatro años, pero debido a su personalidad y sus conflictos empresariales y tendencia de mezclar lo público y lo privado, se le puede dificultar”, agrega.

*Puedes consultar el reportaje completo “La inesperada victoria de Trump y sus consecuencias en Latinoamérica”, en el número de enero de Forbes Centroamérica.

 

Siguientes artículos

Arca Continental invertirá 300 mdp para surtir de botanas a México
Por

El complejo producirá alrededor de 16,000 toneladas de botanas al año, al tiempo en que generará 150 empleos directos....