Para 2050, entre 63 y 83 millones de personas podrían no recibir una pensión adecuada en ausencia de reformas y de esfuerzos por aumentar el empleo en el sector formal.

 

El envejecimiento de la población amenaza con incrementar el gasto de las pensiones en América Latina y el Caribe. Al mismo tiempo, el elevado número de trabajadores en el sector informal que no hacen aportes para su pensión complicará el financiamiento de esos costos.

PUBLICIDAD

Este es uno de los diagnósticos del informe Panorama de las Pensiones: América Latina y el Caribe, que elabora el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Banco Mundial (BM).

En la actualidad, sólo 45 de cada 100 trabajadores aportan a un plan de retiro, y este porcentaje apenas ha cambiado en las últimas décadas. Además de ser pocos, las contribuciones de estos trabajadores suelen ser demasiado irregulares para financiar prestaciones adecuadas. Para 2050, entre 63 y 83 millones de personas podrían no recibir una pensión adecuada en ausencia de reformas y de esfuerzos por aumentar el empleo en el sector formal, incluyendo el acceso a educación de calidad, informa el documento.

El informe, que se presentó los últimos días de abril en la sede del BID en Washington, ofrece un análisis detallado de los sistemas de 26 países, atendiendo a su estructura, reglas y parámetros. En ellos contempla las reformas recientes, incluye indicadores clave sobre demografía, gasto público en pensiones e ingresos medios

Muchos países de la región aún carecen de los sistemas y el marco institucional que permitan una buena gestión de las pensiones, tanto contributivas como no contributivas. En ese sentido, señala que las inversiones en los sistemas y reformas en los marcos institucionales son un buen primer paso hacia lograr sistemas de mayor cobertura y sostenibilidad.

El documento concluyó que el gasto regional promedio en pensiones equivale a 3% del Producto Interno Bruto y que la expectativa de vida promedio en la región para los mayores de 65 años es de 19 años para los hombres y 16 para las mujeres.

Advierte el informe que en América Latina, sólo el 45% de los trabajadores aportan a su plan para el retiro, lo que llevará a que en 2050 entre 63 y 83 millones de personas carecerán de una pensión adecuada en ausencia de reformas y esfuerzos para aumentar el empleo formal y la educación de calidad.

Asimismo, el texto puntualiza que el promedio de las tasas de reemplazo en la región, es decir, la proporción del último sueldo que recibirán los trabajadores al jubilarse, es de 62%.

Los países con mejores pensiones son: Venezuela, con una tasa de reemplazo de 138%; Paraguay, 104%; Colombia, 103% y Jamaica 101%.

La tendencia más generalizada para solventar la brecha de personas que no cotizan a los sistemas de pensiones es ampliar las llamadas pensiones no contributivas o sociales, sostiene el documento. Estas ayudas del gobierno permiten disminuir la desigualdad y la pobreza, pero supondrán un reto fiscal a medida que la población envejezca y  haya más solicitantes.  Además, ahora hay 8 personas en edad productiva por cada pensionista, pero se espera que, en 2050, la tasa disminuya a 2.5, cercano al promedio de 1.9 de la OCDE, precisa el documento.

Al presentar el informe, el presidente del BID, Luis Alberto Moreno puntualizó que “debemos actuar ahora para asegurar el futuro de las pensiones de la región”. Advirtió que “en este momento estamos disfrutando de un bono demográfico que no podemos desaprovechar. Si logramos que más personas contribuyan a los sistemas de pensiones, y si logramos ajustar los sistemas al aumento de la esperanza de vida, podremos dotar a generaciones futuras de una cobertura adecuada”.

A su vez, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, precisó que “los gobiernos necesitan impulsar las oportunidades de empleo en el sector formal, particularmente para las mujeres, a fin de que más personas puedan construir futuros privilegios de pensión por derecho propio”. “Demasiadas personas en la región aún está excluidas de los sistemas de pensiones. Son necesarias más reformas para incrementar la cobertura de las pensiones a fin de asegurar un ingreso adecuado al momento del retiro”, destacó.

El documento se puede consultar aquí.

 

Siguientes artículos

5 espacios de trabajo para desarrollar tu empresa
Por

¿Quieres iniciar tu propia empresa pero no tienes recursos para una base de operaciones?  No te preocupes, aquí te prese...