Como consecuencia de la crisis sociopolítica en la que vive el país, que ha dejado cientos de muertos y detenidos y miles de exiliados, se perdieron 157,923 empleos formales en el 2018.

Así lo dio a conocer un informe del Banco Central, en el que se indica que Nicaragua cerró el 2018 con 755,874 trabajadores afiliados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), lo que representa 17.28% de trabajadores menos a los registrados en diciembre de 2017.

A su vez estos trabajadores afiliados al INSS representan 24.4% de la Población Económicamente Activa (PEA) y 12% de la población total del país, estimada en 6.3 millones de habitantes, según datos oficiales.

Esa cantidad de asegurados es también inferior a los 921,328 trabajadores inscritos en la Seguridad Social hasta noviembre de 2017, cuando registró su pico más alto en la historia. Lo que indica que desde entonces se han registrado 165,454 asegurados menos.

PUBLICIDAD

Estos datos se conocen luego de que se diera a conocer que la economía del país se contrajo 4% en 2018 y espera un decrecimiento de -1.01% este año, según datos oficiales. A pesar de que ante la crisis el Gobierno calculaba que la economía del país crecería en 2018 entre 4.5% y 5%, con una inflación acumulada que se situaría entre 5.5% y un 6.5%.

El Banco Central actualizó su proyección y estimó que la economía crecería entre 0.5% y 1.5% por ciento, menor de lo previsto.

Puedes leer: Gobierno de Nicaragua y empresarios buscan salida a crisis política

En términos interanuales, todas las actividades registraron bajas, señaló la entidad.

De ellos el comercio fue la actividad económica más golpeada al perder 69,318 afiliados entre diciembre de 2017 y diciembre de 2018, según los registros administrativos del INSS.

El comercio cerró el año pasado con 115,648 asegurados, un 37.5% menos con respecto a lo contabilizado en diciembre de 2018, cuando sumó 184,966 asegurados.

Después del comercio, la base de afiliados del sector servicios comunales, sociales y personales fue el que tuvo mayor disminución con 36,590 trabajadores asegurados menos y su base cerró con 267,336 afiliados.

El sector financiero dejó de afiliar al INSS a 16,266 trabajadores, el de la construcción a 11,604; el agropecuario, silvicultura, caza y pesca a 10,040 asegurados y electricidad, gas y agua a 9,574.

El sector transporte, almacenamiento y comunicaciones cerró con 6,083 asegurados menos, la industria manufactura con 6,017 menos, y minas y canteras con 685.

El Ejecutivo espera una reducción de 65,026 afiliados más al INSS en este año, según las metas planteadas en el presupuesto general de la República de 2019 por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

 

Siguientes artículos

Panamá, cerca de exportar cobre al mundo
Por

El proyecto que lleva por nombre Minera Panamá llegará a exportar unas 320,000 toneladas de concentrado de cobre anualme...