Con el surgimiento de los medios sociales y la mercadotecnia digital como estrategias clave para los mercados de las empresas y organizaciones en crecimiento, los expertos no han podido ignorar una nueva y fiable estrategia personalizada para atraer inversionistas y donantes: el crowdfunding o financiamiento colectivo.

El financiamiento colectivo es un concepto relativamente nuevo en México que está cautivando a los sectores de la tecnología financiera y de mercadotecnia. Es una forma de financiamiento alternativo que consiste en la difusión pública de un proyecto, causa o negocio, y el financiamiento del proyecto por parte de un grupo de inversionistas o donantes. A cambio, los inversionistas reciben una compensación económica o la satisfacción de brindar apoyo a una causa.

Esto no ha sido una excepción para la organización sin fines de lucro Ayúdame a Sonreír ante el Cáncer (ASAC), ubicada en la Ciudad de México, que necesitaba fondos adicionales para alegrar las paredes de las salas de hospitales dedicados al cáncer infantil. En 2015, ASAC lanzó una campaña de crowdfunding y comunicación digital de 30 días en HIPGive, una plataforma transnacional para crowdfunding y una comunidad en línea dedicada al impacto social en Latinoamérica, para informar sobre sus objetivos y movilizar a su redes.

“Somos una pequeña organización que opera exclusivamente con voluntarios, y aunque tenemos a casi 2,000 personas en nuestra lista de correos electrónicos, realmente somos como una gran familia”, menciona Lisette García, presidenta de ASAC. Ellos implementaron una campaña dirigida en WhatsApp y correos electrónicos para compartir su proyecto y hacer un llamado para actuar con donativos a la organización. ASAC logró recabar de 64 donantes casi 80,000 pesos con contribuciones desde 100 hasta 6,000 pesos.

PUBLICIDAD

Potencial enorme

En México, el potencial para el mercado de crowdfunding es enorme. Se estima que a julio de 2015 la industria de fondeo colectivo en México había fondeado exitosamente 4,081 campañas con un total 256 millones de pesos recabados de 53,276 inversionistas. Según el Reporte Nacional de Inclusión Financiera de 2016, tuvo un crecimiento promedio anual de 495% entre 2011 y junio de 2015.

El sector ya cuenta con 22 plataformas principales en México que facilitan inversiones por medio de cuatro modelos diferentes: capital, donación, equity y recompensas.

Al proporcionar la tecnología y el espacio en línea para facilitar inversiones entre individuos, las organizaciones y empresas, las plataformas cierran la división digital y democratizan el poder de los individuos y la comunidad colectiva para crear impacto, ya sea por medio de una pequeña aportación al fondo de la postproducción de un cortometraje, una nueva empresa emergente de tecnología o una organización que proporciona servicios a niños con cáncer y a su familia.

Contribución con huella social

No tienes que ser millonario para contribuir a un cambio por medio de crowdfunding. Para aquellos quienes buscan que su inversión tenga un impacto invaluable de largo plazo, aportar por medio de una plataforma de donación puede tener los mejores rendimientos.

Las plataformas de donación como HIPGive conectan a las personas con proyectos de gran impacto social que resultan en cambios para las comunidades en México. HIPGive lleva operando en México desde abril de 2014, y desde entonces ha visto invertidos a más de 2.29 millones de pesos en 50 proyectos para los cuales ha habido 800 donantes. El número de donantes en México se ha triplicado en solo un año.

Su análisis de la tendencia revela que los individuos en México usan crowdfunding para donar, y plataformas como HIPGive tienen el poder para fortalecer la conexión entre causas e individuos comprometidos con un cambio social, y aún más, sirve como un vehículo para la diáspora de participación para proyectos en países de origen.

Al invertir en una organización sin fines de lucro por medio de crowdfunding, los individuos pueden contribuir con una pequeña donación, ya sean 20 o 5,000 pesos, para invertir en proyectos que abordan causas importantes, como la educación de las niñas, los derechos de los migrantes, y los programas de tecnología para la juventud indígena.

El modelo de donación de crowdfunding facilita la inversión social que a su vez resulta en el fondeo para comunidades más saludables y educadas, en oportunidades económicas, y como resultado, una economía más dinámica y próspera.

“El financiamiento colectivo tiene un papel importante en una era en la que el financiamiento privado de las instituciones donantes a OSCs en México supera el apoyo público”.

Crowdfunding por medio de las plataformas también habilita a las organizaciones que buscan fondeo para aprovechar esta tendencia emergente de inversión privada, colectiva y social, para reforzar sus estrategias de comunicación y recaudación de fondos para crecer su público y recolectar fondos para sus proyectos movilizando a individuos sin depender de un sector filantrópico saturado que ofrece pocas oportunidades de fondeo.

Aquellas organizaciones que buscan un crowdfunding exitoso necesitan tener un proyecto claramente definido, con una narrativa atractiva, una meta realista, y conocer a su público objetivo.

“Usamos Whatsapp y correos electrónicos para entablar una comunicación personal, de uno a uno, y mostrar que la solicitud del donativo viene de una fuente confiable”, comparte Lisette Garcia. “También ayudó que la plataforma es óptima para donativos móviles, así que es fácil para las personas hacer clic para poder donar desde su teléfono celular”.

El fondeo colectivo más grande de México

El 5 de octubre México celebrará el primer Día de Crowdfunding, una campaña nacional en línea para impulsar y difundir el crowdfunding como una herramienta de inversión y de impacto social. Este evento en línea invita a inversionistas y a emprendedores a formar parte de la comunidad de fondeo colectivo más grande de México.

Encabezado por Crowdfunding México, la iniciativa del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ejecutada por la Universidad Anáhuac, por medio del Centro IDEARSE, busca celebrar el crecimiento y la fortaleza del sector emergente, impulsar proyectos y destacar el crowdfunding como un mercado alternativo de fondeo para proyectos innovadores a través de plataformas digitales.

Desde este momento hasta el 5 de octubre, las personas pueden visitar diacrowdfunding.com para conocer y donar para proyectos de tecnología, salud, moda, y hasta desarrollos inmobiliarios.

HIPGive presentará un portafolio de proyectos de organizaciones de alto impacto que han sido revisadas y aprobadas para que aquellas personas que usan crowdfunding por primera vez puedan conocerlas.

Para celebrar este sector, y permitir que las personas aprendan más sobre las oportunidades facilitadas por medio de crowdfunding, algunas de las principales plataformas, como Fondeadora, Play Business, Kubo Financiero y MiCochinito realizarán talleres y actividades durante la Semana del Emprendedor.

Para recibir más información sobre cómo tu empresa u organización puede usar crowdfunding como un vehículo de inversión, o para ver proyectos y plataformas, visita: http://diacrowdfunding.com y únete al movimiento #DiaCrowdfundingMX el 5 de octubre. 

 

 

Siguientes artículos

Estancado, crecimiento laboral de Pymes mexicanas
Por

La principal dificultad de las las pequeñas empresas en México es atraer clientes, seguida de aumento de ingresos, mante...