Si queremos reducir la violencia y la corrupción extremas, forzosamente tenemos que empezar con el mercado negro de las drogas. Y como bien sabemos, los mercados se regulan con principios económicos, no con balas.

 

Por Santiago Roel

Si nos vamos por opiniones, esto es lo que dice la encuesta que realizamos en Semáforo Delictivo:

PUBLICIDAD
  1. Corrupción
  2. Ineficacia de autoridades
  3. Poca transparencia
  4. Narcomenudeo
  5. Falta de oportunidad para jóvenes
  6. Falta de interés de los ciudadanos

En Semáforo Delictivo hemos hecho un pequeño ejercicio de correlación. Sí, ya sabemos que la correlación no necesariamente es causación, pero difícilmente hay causación sin correlación. El ejercicio nos pareció interesante. Lo hicimos utilizando los datos por estado de incidencia delictiva, pobreza, desigualdad, desempleo del 2014 y una encuesta de corrupción del 2013.

 

¿La pobreza y desigualdad están relacionadas con la inseguridad?

La correlación con delitos de alto impacto es negativa. A mayor pobreza extrema o desigualdad, son menores los delitos de alto impacto, los robos e incluso los delitos sociofamiliares como lesiones y violación. La pobreza y la desigualdad, por sí mismas, no correlacionan con la inseguridad.

image001

¿El desempleo está correlacionado con la inseguridad?

Sí, sobre todo con el robo a persona y el robo a negocio, pero no con los delitos de alto impacto.

image002

¿La corrupción está correlacionada con la inseguridad?

Sí, pero sólo con los delitos de alto impacto. La correlación a robos es débil o negativa, y negativa en delitos socio-familiares.

image003Por otra parte encontramos que los delitos de alto impacto tienen correlación positiva significativa entre ellos: donde hay uno, es muy probable encontrar otro, sobre todo el homicidio y el robo de auto con violencia.

image004

Resumen y conclusiones

No podemos hacer conclusiones contundentes con datos de un año y en la escala exclusiva de estados, pero:

  • Hay alta correlación positiva entre delitos de alto impacto.
  • La corrupción de autoridades sí es relevante pero sólo para delitos de alto impacto.
  • El desempleo está relacionado sólo con robos.

Lo que nosotros hemos observado en la práctica es que el crimen organizado siempre trabaja en equipo con la autoridad. Si sólo se dedican al robo de auto, no hay necesidad de violencia, pero si su misión es la droga, usan con efectividad el viejo argumento de plata o plomo. Los mercados negros exigen violencia para competir.

Una vez que se posesionan de la plaza para la venta de droga, se extienden a otros delitos. Por tanto, hay dos tipos de corrupción en la autoridad: la tradicional, de mordidas y robos menores, y la de alto riesgo, provocada por las mafias de la droga.

Y ésta es una observación interesante: no es la corrupción la que causa la gran inseguridad, sino al revés: es el narcomercado el que lleva a la autoridad a la corrupción de alto riesgo. Por tanto, la corrupción de alto riesgo es un efecto, no una causa, lo que nos llevaría a una conclusión muy simple: si queremos reducir la violencia y la corrupción extremas, forzosamente tenemos que empezar con el mercado negro de las drogas. Y como bien sabemos, los mercados se regulan con principios económicos, no con balas.


Santiago Roel es fundador del Semáforo Delictivo Nacional, especialista en procesos de cambio, prevención social de la violencia, reforma administrativa y sistemas complejos.

 

Contacto:

Twitter: @semaforodelito

Facebook: Semáforo Delictivo

Página web: Semáforo Delictivo

Semáforo Delictivo en México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El éxito del ‘Bronco’ atrae en la Cumbre Mundial de Comunicación Política
Por

“Las campañas deben nacer del corazón, no de la razón, sin emitir spots de televisión ni de radio, sin realizar encuesta...