El 5 de febrero de 1930, el periodista Félix F. Palavicini puso en el aire el primer diario hablado en la historia de la radio en México. Fue el inicio de algo que empezó a crecer.

 

Esta semana en que, con su muerte, se puso de moda, recordé que en diferentes entrevistas, Jacobo Zabludovsky expresó: “Cuando la televisión llegó, yo ya estaba ahí”, pero no lo hizo cuando empezó la radio. Su fallecimiento, que dio pie lo mismo a alabanzas que a la contextualización de su desempeño, especialmente como conductor de 24 Horas, me trajo a la mente el tema de los primeros noticiarios en radio y en televisión en México.

El mismo Zabludovsky explicó en su colaboración en El Universal del 20 de diciembre de 2010 que inició su contacto con la radio en 1945 leyendo anuncios en XEQK, la estación de la “hora exacta”, y redactando “noticieros” en Cadena Radio Continental, hasta que en 1947 inauguraron la XEX, en la que él estuvo a cargo de la Subdirección de Noticieros, además de colaborar en el diario Novedades. A fin de cuentas, todo del mismo dueño: Rómulo O’Farril.

PUBLICIDAD

Dado que mis primeros contactos con los noticiarios de radio y televisión se dieron a partir de mediados de los años sesenta, recurrí a la investigación documental para descubrir qué había de noticiarios en radio antes de los años cuarenta.

El doctor Felipe Gálvez y Cansino, antiguo compañero de la universidad, publicó en el Anuario de investigación 2001, vol. II de la UAM Xochimilco, el capítulo “La radio mexicana de los setenta: una vigorosa sesentona”.

Ubicado en los años veinte, describe:

“El éxito de las trasmisiones practicadas durante más de año y medio, hizo que los diarios capitalinos volvieran la vista con interés hacia los trastos radiofónicos. Poco a poco, El Universal descubrió sus ventajas y no tardó en hacer uso de un radiorreceptor para incrementar sus fuentes de información. En su edición del 2 de enero de 1923 hizo notar a sus lectores que contaba con un aparato receptor que hacía posible obtener informaciones exclusivas.

“El 19 de febrero, apoyados en el teléfono, los redactores del vespertino El Mundo divulgaron en exclusiva, veinte minutos después de concluida, la reseña de la corrida de toros celebrada en la ciudad de Toluca. Una de las publicaciones de la capital que más temprano contó con un trasmisor en sus instalaciones fue el semanario El Universal Ilustrado. El 8 de mayo de 1923 a las 20 horas salió al aire, con una onda de trasmisión de 375 metros, la emisora de 50 watts que patrocinaban La Casa del Radio y dicha revista. El mismo diario aprovechó las ventajas que le brindaba su sociedad con La Casa del Radio. La planta del Ilustrado hizo llegar a más de siete mil radioyentes, por primera vez en la historia del periodismo mexicano y hasta sus propios hogares, un compendio de las novedades que les ofrecería en su edición del 12 de mayo.

“En 1924, la radio mexicana llegó a otros puntos del país. En ese lapso llegó a Oaxaca y a Tampico. El diario El Mundo de ese puerto contó también con una difusora y otro tanto ocurrió con el cotidiano El Dictamen del puerto de Veracruz, donde la SEP contó igualmente con otro emisor. Y la empresa General Electric inauguró también una emisora memorable, la XEN.”

Es evidente que el periódico seguía siendo la fuente principal de información de los habitantes de la Ciudad de México, como después lo fue para los primeros noticiarios de la televisión. También es clara la visión de los directivos de los mismos diarios en aprovechar un medio como la radio, no sólo para dar a conocer los eventos del “momento”, sino para promocionarse como una fuente confiable de consulta.

 

Las primeras noticias en radio

El texto de Gálvez también describe lo que seguramente fue la primera noticia transmitida por radio, tomando la delantera a los diarios existentes, especialmente a El Universal:

“Eran días de sangre. Así que al sonar las 14 horas con 25 minutos del martes 17 de julio de 1928, mucha fue la sorpresa para los radioescuchas que a esa hora seguían la programación de la emisora CZE, misma que luego de interrumpir la interpretación de una pieza musical dio paso a una voz entrecortada que repentinamente se adueñó de las ondas para informar: ‘Amigos del aire: con profunda pena comunicamos a ustedes que hace cinco minutos fue asesinado el general Álvaro Obregón, presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos para el periodo 1928-1932.’ Fue la primera vez en que la radio ganó a la prensa citadina la primicia de una noticia tan importante, lo que no impidió que los periódicos de ese día vendieran toneladas de ejemplares de sus diversas ediciones. Semanas más tarde, cuando el proceso del homicida tuvo lugar, los micrófonos de la CZE llevaron a los escuchas los pormenores del candente proceso judicial.”

Tal fue el inicio de algo que empezó a crecer. Concluye Gálvez su texto:

“El periodista Félix F. Palavicini puso en el aire, el 5 de febrero de 1930, el primer diario hablado de la historia radiofónica de México. Ese día, Radio Mundial trasmitió, como parte del mismo, en emisión extraordinaria, el mensaje presidencial del ingeniero Ortiz Rubio. Radio Mundial –hoy XEN– había salido al aire cinco años atrás, en 1925. Y don Félix F. Palavicini, quien siempre había sido un entusiasta de la radio, acababa de adquirirla para dar vida al periodismo radiofónico nacional. Eso fue Radio Mundial bajo su dirección: el primer periódico radiofónico que conocieron los nacionales, mismo que funcionaba de forma ininterrumpida al trasmitir únicamente noticias que eran leídas y releídas una y otra vez.”

 

¿Y en la televisión?

“En la historia de los hogares mexicanos empieza este día una nueva era… Sus hijos gozarán sin peligro alguno de espectáculos especialmente planeados para ellos… Las noticias que conmueven al mundo llegarán a usted, con verismo, con una realidad jamás soñada antes… Los más famosos astros del deporte jugarán para usted y los suyos… Rutilantes estrellas del cine y del teatro actuarán en su propia sala.” Con estas palabras, la empresa RCA Víctor felicitaba a XHTV Canal 4 por inaugurar sus emisiones, de manera formal, el 1 de septiembre de 1950, con la transmisión, desde la Cámara de Diputados, del IV Informe de Gobierno del presidente Miguel Alemán.

En esa fecha, la televisión inició su transmisión diaria con una programación integrada por obras de teatro, clases de guitarra, entrevistas a distintos deportistas, cortos cinematográficos, lucha libre conducida por Rafael Vidal, el Café Taurino con Aurelio Pérez Villamelón, una revista musical y noticias narradas por Gonzalo Castellot.

De ahí en adelante surgieron varios noticiarios televisivos, incluidos los de Zabludovsky, antes de mediados de los años sesenta, de los cuales conoceremos la próxima semana.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mmaraboto

Blog: CorpMedios

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tráfico de pasajeros de GAP crece 9.8% en junio
Por

GAP, operador de 12 terminales aéreas en el país, dijo que los pasajeros domésticos crecieron 11.8% mientras que los int...