Un posible ataque a Siria no resolverá nada en la nación de Medio Oriente y sí provocará que se disparen los precios del petróleo y los mercados se desplomen.

 

Por Robert Lenzner

 

PUBLICIDAD

Barack Obama está en serios problemas gracias a su estrategia geopolítica. Se enfrenta al lanzamiento de un ataque simbólico a Siria que no logrará ningún objetivo político real en términos de detener el caótico baño de sangre que se registra ahí. El lanzamiento de misiles crucero no hará sino intensificar la sensación de peligro en las naciones productoras de petróleo de Oriente Medio e impulsar los precios del barril a un nivel que tendrá un impacto negativo en la tasa de crecimiento de la economía de Estados Unidos. Pero si no actúa, quedará la impresión de un retroceso en el poder estadounidense en el mundo.

Esto no es similar a la invasión de Irak por las fuerzas de la OTAN en una destrucción rápida de las fuerzas armadas de Sadam Hussein que derivó en una rápida victoria militar que realmente disparó los promedios de las bolsas por un tiempo. Éste es un momento de peligro que amenaza la estabilidad del Medio Oriente. Si el precio del petróleo se dispara de nuevo a su máximo de 2008 de 148 dólares por barril, lo que algunos están prediciendo, y lleva al oro al ridículo precio de 3,500 dólares por onza, como Citigroup acaba de predecir, se provocará una volatilidad accionaria significativa.

Otra incertidumbre importante es la identidad y la política del próximo presidente de la Reserva Federal. A ésta se suma la confusión en torno a la reducción del apoyo gubernamental a través de la política monetaria, lo incierto de su alcance y sus dimensiones ha provocado que “la acción del mercado sea tibia y sin convicción”, dijo David Kotok, presidente de inversiones de Cumberland Advisors en sus comentario del viernes pasado. En lo personal me disgusta ver que la mayoría de los fondos de inversión y ETFs están produciendo una rentabilidad menor a la del bono de 10 años del Tesoro. ¿Podría Siria será el talón de Aquiles del mercado alcista a 4 años?

Obama está en problemas en muchos otros terrenos. Su programa de salud está bajo ataque, al mismo tiempo que no ha hecho ningún progreso en otros programas legislativos en materia de inmigración y control de armas. A pesar de las noticias positivas del 2.5% de crecimiento, las grandes empresas no parecen estar contratando trabajadores a tiempo completo.

Obama está en problemas debido a que el costo de una hipoteca ha subido 150 puntos básicos en cuestión de varias semanas y las ventas de viviendas parecen estar disminuyendo.

El tono asociado con el tema de Siria me recuerda la crisis de los rehenes en Irán de 1979, que estuvo acompañada por mayores tasas de interés y un malestar en la nación que se reflejó en la caída del mercado de valores durante ese periodo. Éste es otro ejemplo de una etapa en la que las ganancias se multiplican y los precios de las acciones se ven afectados por las consecuencias de los acontecimientos mundiales. Otra ocasión dolorosa fue el boicot petrolero por los productores de la OPEP después de la Guerra de Yom Kippur en 1973, que dio lugar a la cuadruplicación de los precios del petróleo y uno de los mercados bajistas más graves de la historia. Los altos precios del petróleo son sólo beneficiosos para Exxon, Chevron, BP, Shell y Occidental Petroleum, no para el resto del mercado de renta variable.

 

Siguientes artículos

Carl Icahn eleva su participación en Nuance
Por

El inversionista activista lentamente se apodera de más acciones en la empresa tecnológica detrás de Siri de Apple y el...