La cultura organizacional es tan importante como tus responsabilidades, el sueldo que percibirás o las prestaciones, y debes considerarla antes de dar el sí a un empleo.

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

Hace cuatro años y medio Forbes fusionó sus redacciones impresas y digitales, y nosotros, los editores de la revista, tuvimos nuestra dosis de choque cultural. Estábamos acostumbrados a ir y venir a nuestras anchas. Tuvimos algunas reuniones. Sobre todo a niveles medios y altos, no socializábamos mucho. Después de haber pasado aquí a mitad de mi carrera luego de pasar por un programa de televisión nocturno donde estaba atada a mis colegas, me encantó la independencia y la libertad en Forbes.

Ahora, de repente enfrentaba un gran cambio. El equipo de Forbes.com era un grupo mucho más sociable. Los correos electrónicos grupales zumbaban constantemente a mi alrededor. Llegaban anuncios de fiestas de cumpleaños, al parecer, todos los días. Ello significaba que teníamos que dejar nuestros escritorios a media tarde, agolparnos en la en la sala de juntas sin ventanas y cantar a un colega mientras mordisqueábamos pastelillos y bebíamos champán barato. Llámenme cascarrabias, pero detestaba esos momentos forzados de alegría y compañerismo.

Lo que me lleva al tema de este texto: ¿Qué hacer cuando te das cuenta que no encajas naturalmente en la cultura de la oficina?

Mi situación era bastante leve. Yo no quería que mis nuevos colegas pensaran que me disgustaban, así que me obligué a mí misma a aparecer en las celebraciones y desear al cumpleañero lo mejor, especialmente si él o ella estaba en mi equipo. Me acostumbré al acelerado calendario del puntocom, y asistí a muchas más reuniones. Además, la cultura de la oficina ha cambiado desde entonces, de nuevo tenemos menos reuniones, no hay fiestas de cumpleaños y tenemos más independencia.

Pero para algunas personas, la cultura equivocada de oficina equivocada puede resultar verdaderamente desgastante o costarles el empleo. Anita Attridge, una coach de carrera de Nueva York, tenía una clienta que trabajaba como vicepresidente de una gran compañía farmacéutica con sede en Europa. La mujer tenía que viajar al extranjero una vez al mes durante tres o cuatro agotadores días de un tirón. Cansada y desfasada​​, de forma rutinaria rechazó en un primer momento las invitaciones a cenar y salir de sus colegas europeos, prefería regresar a su hotel y dormir. Entonces llegó una mala noticia: No era percibida como una líder fuerte y no estaba haciendo su parte como miembro del equipo. “Ella quedó sorprendida”, dice Attridge. “No tenía idea de que no lo estaba haciendo bien.” Resultó que se esperaba de ella que no sólo lo diera todo en la oficina, sino que también demostrara su compromiso con la empresa mediante la socialización con sus superiores y compañeros de trabajo después del trabajo.

“Hacer eso no estaba en su zona de confort”, dice Attridge . Pero Attridge le aconsejó que conciliara con la idea de la necesidad de socializar: “Le dije que salir a cenar era una parte tan importante del trabajo como asistir a las juntas. Es un requisito de trabajo que no está en la lista. “Attridge también señaló que mucha de la información informal pero esencial cambia de manos en las funciones sociales de la oficina.

Attridge aprendió sobre la importancia de la cultura de la oficina de primera mano durante uno de sus primeros trabajos hace 25 años. Ella era parte del personal de ventas de Xerox en Rochester, NY. Trabajaba duro todo el día y evitaba cualquier tipo de socialización hasta que su gerente la sentó y le preguntó si quería tener una carrera en la empresa. “Me dijo: ‘Si no empiezas a cambiar lo que estás haciendo, nunca vas a salir adelante.’ Fue muy explícito.” Attridge empezó a asistir a las comidas y fiestas de despedida.

Attridge y otros profesionales están de acuerdo en que los solicitantes de empleo deben darse cuenta de que la cultura de la oficina puede ser tan importante como la carga de trabajo y sus funciones. “Es muy importante tener en cuenta la cultura antes de iniciar el trabajo”, dice Sarah Stamboulie, un coach de carrera que tuvo que enfrentarse a dos culturas muy diferentes en una encrucijada en su propia carrera. Había conseguido dos ofertas de trabajo, una de Morgan Stanley y otro en una compañía japonesa de seguros donde el ambiente era formal y convencional. Si ella tomaba el trabajo en la compañía de seguros, dice, “me di cuenta de que tarde o temprano diría que me había equivocado.” Optó por Morgan Stanley.

A veces la cultura de la oficina puede ser tan disfuncional que resulta imposible hacer el trabajo. Pam Lassiter, consultora en Boston y autora de The New Job Security: The 5 Best Strategies for Taking Control of Your Career, tenía un cliente que trabajaba en el desarrollo de negocios en una empresa de tecnología de energía que tenía sólo tres años. El director ejecutivo de la compañía, aterrorizado por la idea de que sus competidores robaran sus ideas, fomentó una cultura de oficina corroída por el miedo, la desconfianza y el secreto. El cliente de Lassiter, quien era extrovertido y entusiasta, se sentía tan bloqueado que renunció después de un año para iniciar su propia empresa de financiamiento energético. Lassiter dice: “Si el presidente no va a cambiar en el corto plazo y los valores o formas de trabajo son diferentes, entonces debes desarrollar un plan de salida.”

La cultura también puede hacer una diferencia en donde menos te lo esperas, señala Lassiter. Una de sus clientas comenzó un negocio de marketing móvil en casa. Ella cerró varios tratos y obtuvo un ingreso sólido, pero también creció sola. Lassiter dice: “No se dio cuenta de lo mucho que le gustaba la camaradería de los equipos, la comodidad de la máquina de dulces y el placer de la charla informal con la misma gente.” Su clienta estableció acuerdos con clientes que tenían sus períodos prolongados de gasto en entornos de oficina donde se dio cuenta que era mucho más feliz.

Recapitulando:

• Considera la cultura antes de aceptar el puesto.

• Acepta que es parte del trabajo

• Haz acto de presencia…

• O explica por qué no puedes asistir.

• Construye relaciones a través de la socialización en la oficina.

• Si no encajas, desarrolla un plan de salida.

 

Siguientes artículos

Seguro de conciencia y cinturón para la acción
Por

En México, 7 de cada 10 autos no cuentan con seguro. Las consecuencias: miles de pérdidas humanas, afectación a la produ...