El mejor momento para vender un auto es durante los primeros cuatro meses del año,  pues el precio obtenido será mayor que en cualquier otra época, según Carmudi.

 

 

PUBLICIDAD

Vender o comprar un auto no es cuestión de azar. Durante el año existen periodos en los que es más recomendable hacer una adquisición o un traspaso, por las promociones o los precios de los vehículos.

El mejor momento para vender un auto es durante los primeros cuatro meses del año, pues a pesar de que puede costar un poco más de trabajo, el precio obtenido será mayor que en cualquier otra época. Mientras que el mejor momento para comprar, es a finales de año, ya que en los últimos cuatro meses encontrarás promociones y descuentos especiales en autos tanto nuevos como seminuevos, reveló en un comunicado el portal de compra y venta de vehículos, Carmudi.

“En los seminuevos concretamente, hemos observado una reducción en los precios de los autos usados en noviembre y diciembre de entre 5 y 15% con respecto al precio del mismo auto en enero y febrero,” comentó Edmundo Montaño, director general de Carmudi México en el comunicado.

Los últimos cuatro meses del año presentan un notable incremento en la venta de autos, mientras que los primeros cuatro meses del año se presentan las ventas más bajas. Esta tendencia se ha registrado durante más de 10 años, de acuerdo con datos de Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Durante 2014, sólo el mes de diciembre se vendieron 133,273 autos nuevos, mientras que febrero del mismo año únicamente alcanzó a vender 79,938.

Asimismo, Carmudi reveló que durante los últimos cuatro meses del año se venden hasta 23% más unidades que durante el primer cuatrimestre.

Las repercusiones de este fenómeno también impactan los precios de los autos. Existe tanta demanda automotriz al final del año que, tanto autos nuevos como usados, presentan promociones y facilidades que no se ven durante el resto del año.

 

Siguientes artículos

El dilema del país
Por

Aunque todos los gobernantes tienen aciertos y defectos, los problemas del país trascienden a sus presidentes.