En algunas plazas, además de la renta, hay que pagar el llamado guante, que no es otra cosa que el derecho de renta, que muchas veces puede ser excesivo.

 

Instalar un kiosco o una isla en una plaza comercial puede ser una excelente opción para llevar un negocio al éxito; sin embargo, para disminuir los riesgos de perder nuestra inversión hay que tomar en cuenta muchos aspectos antes de entrar a este tipo mercado.

Lo primero que se debe hacer es determinar en qué tipo de plaza queremos estar. Hay que establecer si nuestra intención es entrar a las grandes ligas en el mundo de las plazas comerciales, donde los obstáculos serán mayores, al igual que nuestra inversión, o si bastará con una plaza comercial de mediana afluencia, donde habrá más facilidades y la inversión será mucho menor.

PUBLICIDAD

Hablando de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, si nuestra intención es instalar un kiosco de entre 4 y 6 metros cuadrados en plazas como Parque Delta, Perisur, Galerías Insurgentes o Parque Tezontle (en el Distrito Federal), Plaza Satélite o Mundo E (en el Estado de México), debemos tener en cuenta que la inversión será de entre 400,000 y un millón de pesos.

Debido a su ubicación estratégica y a que cuentan con tiendas de grandes marcas, estas plazas tienen garantizadas afluencias superiores a un millón de personas al mes. Se trata de una extraordinaria inversión, pero no es fácil ingresar.

Estas plazas comerciales tienen preferencias por las marcas reconocidas y conceptos novedosos, así que si vas a competir con una marca que ya tenga presencia en la plaza, te será imposible instalarte. Las administraciones protegen a sus locatarios evitando que llegue competencia (aunque sea competencia leal) a la plaza.

En algunas de estas plazas de prestigio, además de la renta hay que pagar el llamado guante, que no es otra cosa que el derecho de renta, que muchas veces puede ser excesivo. Un ejemplo claro lo tenemos en Plaza Aragón (Estado de México), donde el derecho a rentar un local de 30,000 pesos mensuales tiene un guante de 42 meses de renta, es decir, un millón 260,000 pesos, únicamente para tener derecho a rentar. Hay que hacer cuentas porque además hay que hacer la inversión.

Si la opción es una plaza de menor afluencia, la inversión para un kiosco puede ser de entre 200,000 y 350,000 pesos. En este tipo de plazas encontrarás mayores facilidades para instalarte y en la mayoría no existe el guante.

Otros puntos a considerar para ingresar a una plaza son la imagen comercial y el concepto que buscas vender. Las grandes plazas someten a un consejo tu propuesta de kiosco o isla para analizar si puede aportar valor comercial a la plaza. Así que hay que poner mucha atención y dedicación al concepto que se pretende vender y al diseño de la imagen, ya que serán los primeros puntos a valorar para aceptarte o no. Te sugiero no escatimar en la inversión de tu imagen, pues entre más atractiva sea más fácil será entrar a una plaza.

Aunque todas las plazas comerciales te brindarán datos sobre la afluencia que reportan mensualmente, lo recomendable es no confiarse en esas cifras. Es casi seguro que te reportarán afluencias mayores a las reales. En este punto te sugiero que visites la plaza por lo menos una semana completa en diversos horarios para analizar la afluencia y veas los principales pasos de tránsito, ya que una plaza puede tener medio millón de visitantes al mes, pero puede ser que 400,000 pasan sólo por una zona de la plaza.

La renta es, tal vez, el gasto más fuerte para un negocio en una plaza comercial. En plazas de prestigio, las rentas pueden ser de hasta 15,000 pesos mensuales el metro cuadrado para un kiosco o isla, y para plazas menores de entre 3,000 y 6,000.00 pesos al mes el metro cuadrado. A la renta hay que sumar la cuota de mantenimiento, que va del 10% al 20% más IVA (16%).

En caso de que quieras un local, la renta por metro cuadrado bajará considerablemente. Es como el mercado de mayoreo: entre más espacio ocupes más barato será el metro cuadrado. Puedes encontrar locales de hasta 300 pesos el metro cuadrado, pero deberás ocupar el total de superficie que tenga destinada la plaza a ese espacio.

También te sugiero negociar el costo de la renta. La mayoría de las plazas aceptan negociaciones en este punto.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @elopez_loyola

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Eileen Rockefeller, la estrategia de una familia millonaria para ayudar
Por

Eileen Rockefeller, bisnieta del fundador de una dinastía mítica, encontró en la filantropía un modo de ayudar a los dem...

También te puede interesar