Reemplazar a un directivo puede implicar meses de búsqueda y ser sumamente oneroso. ¿Qué están haciendo las empresa para evitar que se vayan sus empleados?

 

Por Susan Adams

PUBLICIDAD

“Erin X.”, una directiva de 42 años que ganaba 340,000 dólares al año en la división de gestión de inversión de oficinas de un importante banco, se pone de pie y renuncia.

La firma de datos de recursos humanos Visier estima que el banco pasará al menos tres meses y 1.5 veces el salario de Erin –más de medio millón de dólares– en reemplazarla. ¿En qué se va ese dinero? Además de los costos de recursos humanos y la costosa distracción en el resto de la dirección, están los costos de un headhunter. Además, el sustituto de Erin podría exigir más dinero, y el banco debe esperar seis meses de baja productividad, el periodo estándar en que los nuevos empleados se acostumbran al nuevo puesto.

¿Qué están haciendo las empresas para evitar que se vayan sus empleados? Los esfuerzos varían, pero tenemos tres casos muy claros de caminos que pueden emprender. Estas tres prestaciones generosas cuestan casi nada y mantendrán felices a tus empleados:

Vacaciones ilimitadas. Netflix, Zynga, Groupon y el desarrollador de software VMWare no imponen límites en el tiempo de vacaciones de los empleados. ¿Eso ha generado un éxodo masivo de su personal a Tahití? No. Una encuesta realizada en 2014 por Glassdoor encontró que más de la mitad de los trabajadores estadounidenses no hacen uso de todo el tiempo pagado que su empleador les da para vacacionar.

Fines de semana de tres días todas las semanas. Treehouse, una aplicación de programación y diseño de Portland, Oregon, con 90 empleados, cierra desde el jueves. Otros, como la tienda Beholder, con sede en Philadelphia, y Basecamp, el especialista en el flujo de trabajo de Chicago, entre muchos más, hacen lo mismo durante todo el verano. El CEO de Treehouse, Ryan Carson, dice: “Nosotros trabajamos de forma más inteligente en lugar de trabajar más.”

Guardería para perros. Google, Amazon y Ben & Jerry’s permiten a sus empleados llevar a su perro a la oficina, un reductor de estrés, según un estudio de 2012 publicado en el International Journal of Workplace Health Management.

 

Siguientes artículos

Uber: de la innovación a la realidad
Por

El eufórico apoyo a Uber germina en medio de bajos salarios en México y de sistemas de transporte ineficientes e insegur...