Por José Manuel Mier Odriozola*

Para contestar esta pregunta hay que formular otra… ¿Si tienes cáncer de pulmón en México te puedes salvar?… La respuesta según las cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Cancerología es poco halagüeña, ya que según sus propios números más del 90% de sus pacientes acuden en fases tardías cuando la enfermedad ya no tiene opciones de tratamiento curativo. Las cifras no son mucho mejores en el resto del mundo, donde en términos generales sólo al 13% de los pacientes se les puede ofrecer una opción curativa a su enfermedad.

60,000 personas mueren de cáncer de pulmón en Latinoamérica, lo que representa el 12% de todas las muertes por cáncer en esta región y la primera causa de muerte por cáncer en la mayoría de los países latinoamericanos incluido México. Esto le cuesta a los gobiernos regionales la escalofriante cifra de 1.35 billones de dólares anuales según revela “La Unidad de Inteligencia del diario Británico The Economist” , en conceptos de diagnóstico tratamiento y cuidados paliativos, lo que representa los costos directos de la enfermedad, sin tomar los costos indirectos que hacen incrementar la cifra aún más!, en México por ejemplo los costos directos calculados rondan los 76,000 mpd y 36,000 mdp de gastos indirectos, dentro de los cuales consideramos por ejemplo, el ausentismo laboral y la pérdida de productividad por incapacidad.

El 65% de los enfermos de cáncer de pulmón son fumadores y la inmensa mayoría (más del 90%) de la población conoce los riesgos de fumar, sin embargo, continúan fumando por la incapacidad de abandonar este nocivo hábito, sólo el 7% de los fumadores adultos lograrán dejarlo de manera definitiva. pero qué pasa con el 35% de los pacientes con cáncer pulmonar que no fuman?, evidentemente deben de existir otras causas… dentro de éstas están:

PUBLICIDAD
  • Exposición a Radiaciones
  • Consumo de agua contaminada por radón, arsénico, etc
  • La exposición prolongada a humo de leña (importante causa en México)
  • Contaminación ambiental (exposición a productos de la combustión de hidrocarburos)
  • Predisposición hereditaria
  • Padecimiento de estados inmunosupresivos de origen primario, por ejemplo, todas las enfermedades que deprimen el sistema inmune y los estados secundarios, es decir, que consumen algún medicamento que deprime el sistema inmunitario.

Es importante mencionar los factores de riesgo no relacionados al tabaco ya que en México a pesar de no ser uno de los países más consumidores de la región, presenta una incidencia importante de esta enfermedad, para ponernos en contexto, nuestro país presenta una incidencia de cáncer pulmonar de 7.5 personas por cada 100,000 habitantes, mientras que en países como Uruguay están en 27 personas por cada 100,000 habitantes. También es importante destacar que México presenta un porcentaje de hábito tabáquico entre su población adulta del 16.7%, la cual se ha mantenido estable en los últimos 10 años a pesar de las medidas informativas por parte de las autoridades sanitarias, a pesar de presentar un porcentaje mucho menor de fumadores que en otras regiones del mundo el cáncer pulmonar en México ya es un problema muy importante, por los costos económicos y humanos que ocasiona al país.

El problema es enorme y la solución compleja

Sin duda no hay fórmulas mágicas para dar solución a este problema que cuesta 13.5 billones de dólares a Latinoamérica. Se debe de implementar estrategias a mediano plazo para poder combatir este mal, dentro de las más importantes están:

  • Informar a la población cuáles son los factores de riesgo, dentro de los cuales el consumo de tabaco es el más importante.
  • Implementar programas de deshabituación tabáquica de manera masiva y dar opciones de consumo al fumador menos nocivas, esto ´último ha sido muy exitoso en Reino Unido.
  • Educar en las escuelas primarias a los alumnos sobre los efectos nocivos de comenzar con el hábito tabáquico
  • Disminuir el hábito de cocinar con leña y carbón y si no existe otro remedio que utilizarlo, que sea en un recinto con adecuada ventilación.
  • Disminuir las exposiciones laborales a gases tóxicos, radiaciones o agentes conocidos como cancerígenos (ej. asbesto)
  • Implementar controles más estrictos de emisiones de humos producto de la combustión de hidrocarburos
  • Controles estrictos en la calidad del agua que se consume
  • Educar a la población en hábitos higiénico-dietéticos saludables
  • Incrementar el conocimiento de los médicos de atención primaria en los síntomas para detectar tempranamente el cáncer de pulmón, ya que muchos de los enfermos diagnosticados de manera tardía llevaban meses o años sin diagnóstico correcto, por desconocimiento de sus facultativos.

Como podemos intuir ninguna de las anteriores medidas es de aplicación y resultado inmediato, sino, que tomará años ponerlas en marcha y aún más en verse los resultados, sin embargo, ¿qué se puede ofrecer en este momento a la población para poder diagnosticar de manera temprana la enfermedad?

Detección temprana de cáncer pulmonar

Estudios realizados en los Estados Unidos han demostrado que realizar una tomografía de tórax de alta resolución y Baja dosis (CTscan), disminuye el riesgo de muerte por cáncer de pulmón en un 21%, bajo la misma metodología poblaciones de Japón han logrado disminuciones hasta del 24%, en México un ensayo clínico se encuentra corriendo y quizás pronto arroje resultados similares.

El problema del “CTscan” es que es caro, no está accesible en todos sitios y por ellos no se utiliza de manera masiva, por ello en la actualidad se recomienda sólo en población seleccionada que consideramos de alto riesgo, ¿quiénes son los correctos candidatos?

  • Mayores de 50 años.
  • Consumidores de tabaco que presenta un índice tabáquico (IT= número de cigarrillos consumidos al día, multiplicado por el número de años que lleva fumando y el producto de esta multiplicación, se divide entre 20) mayor a 30 paquetes de tabaco al año.

Es importante destacar que en nuestro medio, como ya mencionamos el consumo de tabaco no es tan alto como en Europa o Norteamérica, sin embargo, hay que poner especial atención a los otros factores de riesgo, como la contaminación ambiental y de los mantos acuíferos, la aspiración de humo de leña, los antecedentes de cáncer en la familia o el consumo de medicamentos inmunosupresores ya que estos podrán ser contribuyentes al desarrollo de la enfermedad, por tanto, la recomendación personal del que suscribe esta palabras es:

Consumidores que no tiene un IT mayor a 30, pero que tiene alguno de factores de riesgo antes mencionados, también deben de realizarse la CTscan y consultar a un especialista apropiado (Cirujano de tórax y/o Oncólogo Médico).

Para concluir este artículo y contestar a la pregunta inicial;

¿Cuánto dinero cuesta salvarse si tienes Cáncer de Pulmón en México?

Lo que cueste realizarse un CTscan y un tratamiento oportuno para el cáncer en fase inicial.

*Coordinador Clinica de Cáncer de Pulmón y Tumores del Tórax, Hospital Angeles Lomas. Director del Instituto de Cirugía Torácica Mínimamente Invasiva.

 

Contacto:

Correo:   [email protected]

Página web: www.doctormier.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México Gastronómico los 120 restaurantes 2019
Por

Siempre buscamos nuevos lugares que conocer, una propuesta diferente, vivir experiencias únicas o encontrar sitios donde...