México perdería aproximadamente 3,500 millones de pesos al año si los niños no existieran, debido a que dulcerías, jugueterías, servicios de entretenimiento y servicios de comida rápida son algunos de los sectores que dependen directamente de la población infantil para sobrevivir. 

 

Gráfico: Carlos Armenta

PUBLICIDAD

 

Si un día los niños desaparecieran, la economía mexicana se vería amenazada por las diversas industrias que dependen directamente de los más de 32 millones de pequeños, que conforman 29% de la población total del país.

Aunque los niños no perciben un ingreso, son un factor económico vital para México. El gasto de este segmento representa entre 16 y 21% del consumo nacional.

En términos anuales, si los ‘reyes del hogar’ desaparecieran, México perdería 3,500 millones de pesos (mdp), equivalentes a 5% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, según estimaciones de Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Santa Fe.

“Los niños tienen un valor muy alto para la economía a pesar de que no perciben ingresos, pues aunque no gastan de manera directa, sus padres lo hacen por ellos. La población infantil es la que toma las decisiones de compra”, comenta el especialista.

Cuando los niños salen de vacaciones, la movilidad económica del sector infantil reporta una baja de 40%, según cifras de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope ServyTur).

Tenorio asegura que si la población infantil no existiera, los servicios educativos de nivel básico serían los primeros en morir, seguido por los de recreación y entretenimiento, mientras que la industria manufacturera afectaría las áreas de juguetes y ropa.

El sector alimentario sería otro de los más afectados, en especial aquellas empresas que se han logrado posicionar en el segmento infantil, debido a que han modificado sus estrategias con el objetivo de conquistar a esta población.

Otro de los giros que sufriría la ausencia de los niños es el transporte. La derrama económica de este rubro —explica el catedrático— se reduciría hasta en 60% a nivel nacional.

 

La economía de los niños  

Después de Navidad y 6 de enero, el Día del Niño es la celebración más importante para la población infantil de México. Para este año se espera que los 40,000 negocios establecidos en la Ciudad de México, relacionados con el consumo de esta fecha comercial, obtengan una derrama económica de alrededor de 426 mdp, que beneficiará a más de 121,500 trabajadores, de acuerdo con estadísticas de la Canacope ServyTur.

El presupuesto estimado para celebrar a los ‘reyes del hogar’ será de aproximadamente 250 pesos por niño, dependiendo de las posibilidades económicas de los papás.

Gerardo López Becerra, presidente de la Canacope, asegura que los sectores con mayor actividad serán las dulcerías, jugueterías, servicios de entretenimiento, tiendas de comics y videojuegos, comida rápida (pizzas, hamburguesas, pollo frito, hot-dogs), cines, parques de diversiones, museos, tiendas departamentales y de electrónica.

El ticket de compra en este día se incrementa 52% cuando los hogares adquieren juguetes; 17% helados y paletas, mientras que las golosinas elevan el gasto adicional 12%, según el análisis sobre el “Día del Niño en México” de la consultoría Nielsen.

“En los últimos años, el Día del Niño ha dejado de ser una fecha exclusiva de las escuelas para convertirse en un fenómeno social y familiar. Son un factor importante para la economía mexicana: tan sólo la clase media destina 50% de sus ingresos para atender las necesidades de sus hijos”, explica López Becerra.

Salir al cine puede representar un gasto para los papás de hasta 200 pesos, mientras que una ida al parque acuático puede ascender a 460 pesos por niño.

A continuación te compartimos los costos de algunas opciones para festejar a los ‘reyes del hogar’, según información de la Canacope:

niño final

 

Lo que ellos quieren

A pesar de que la tecnología ha desplazado en algunos segmentos de la población infantil a los juguetes tradicionales en esta fecha, las consolas de videojuegos no cuentan con gran presencia comercial, de acuerdo con datos de la Canacope, aunque sí generan un consumo entre los niños.

En promedio, cuatro de cada 10 niñas prefieren videojuegos sobre otros regalos, frente a los nueve de cada 10 niños que desean un producto relacionado con la tecnología.

El comercio en línea también juega un papel importante en la derrama económica de esta fecha. Datos recabados por MercadoLibre, plataforma de compras y ventas por internet, muestran que la categoría de música, películas y series creció 20% en abril, como resultado de la celebración del Día del Niño.

Aunque esta festividad es considerada por algunos papás como una fecha simbólica, la idea de regalar algo a los niños va en aumento.

Hasta hace unos años, la mayoría de las mujeres demostraba el amor a su familia a través de la comida. Sin embargo, esta tendencia ha cambiado, y en la actualidad esta representación de amor se puede ver reflejada en los hábitos de consumo de las mamás, que lo hacen como “una forma de fortalecer los lazos afectivos con sus hijos y demostrar su amor como madres de familia”. Así lo revela un estudio elaborado por la agencia de publicidad Grey México, que busca entender las necesidades y motivos de compra en las mujeres latinoamericanas.

Canacope realizó un sondeo sobre las tendencias de artículos para regalar en el Día de las Niñas y los Niños y enlista los 12 regalos más populares en esta fecha:

  1. Juguetes
  2. Dulces
  3. Gadgets (tabletas, laptops, reproductores de música)
  4. Ropa o calzado
  5. Ropa y artículos deportivos
  6. Videojuegos y accesorios
  7. Celulares
  8. Juegos de mesa
  9. Dinero
  10. Bicicletas (se inserta en las preferencias este año)
  11. Libros (novelas infantiles y juveniles, comics, revistas)
  12. Películas

 

Educar a consumidores inteligentes

Enseñar a los niños el valor del dinero y el hábito del ahorro, además de ayudarles a tener finanzas sanas a largo plazo, también los convertirá en consumidores inteligentes, pero, ¿cómo hablarles de finanzas personales?

Ante esta pregunta, Humberto Vergara, cocreador de Money Kids, explica que el primer paso es enseñarles a ahorrar desde pequeños y comprar de manera inteligente.

“La oferta de productos y el consumo no hay que satanizarlos porque finalmente generan empleos, y es lo que mueve la rueda de la economía. El problema es cuando hay un desequilibrio entre la salud de las finanzas de una familia”, detalla Vergara.

El autor del libro Cuentos de terror financiero recomienda a todos los papás crear un presupuesto con sus hijos basado en los domingos que les dan y establecer una meta, que puede ser la compra de un juguete o ropa, con el objetivo de que conozcan la importancia de recibir algo a cambio de su esfuerzo. “Hasta los adultos queremos todo cuando vamos de compras. Al final, todos seguimos siendo niños, pero debemos ser responsables”, advierte.

El hábito del ahorro en los pequeños parece ir en aumento. En la actualidad, 270,619 niños y niñas de 26 estados de la República Mexicana forman parte de Caja Popular Mexicana como socios menores ahorradores. Cifras de la sociedad de ahorro y préstamo revelan que hasta marzo de este año los pequeños socios sumaban un ahorro que supera los 305 mdp en su Cuenta Amiga, dirigida únicamente a los niños.

 

Grandes consejos para pequeños ahorradores

Consumo  Inteligente,  programa  de  educación  financiera de  MasterCard, brinda  seis consejos para dar a los pequeños del hogar una adecuada formación en finanzas personales:

Fomenta la educación financiera. Tener  educación  financiera  significa  gastar  menos  de  lo  que  se  gana.  Por  ello,  un buen  ejemplo  es  compartir con los niños que la familia está cuidando los gastos y nunca llegar a casa con compras exageradas

Comienza desde temprano. El momento  adecuado  para iniciar  la educación  financiera  con tus hijos  es a partir  de los dos años, cuando los niños comienzan a demostrar sus  propios  deseos  y  necesidades, compartiendo con ellos el proceso de intercambio de dinero por productos  Es importante ayudar a tus hijos a lidiar con la frustración. Es fundamental explicarles que no es posible que cada uno realice sus deseos inmediatamente. Debes enseñarles a organizarse con los gastos y aprender a ahorrar

Regálales su primera alcancía. A partir  de  los  cuatro  o  cinco  años, los  niños  ya  pueden comenzar  a  recibir  una  pequeña  cantidad  de dinero; para eso, nada mejor que regalarles su primera alcancía.

Enseña la diferencia. Es importante mostrarles la diferencia entre un producto caro y uno barato, además  de ayudar a los  niños a ahorrar para comprar algo que realmente deseen

Sé divertido. Es indispensable  que no seas demasiado riguroso para no tornar el aprendizaje aburrido y desagradable. El destino de la mesada o el domingo es otra importante orientación que puedes darle a los niños y jóvenes. Por ejemplo, establece prioridades y necesidades de consumo  y que se deberá  economizar para compras mayores  o imprevistos.

 

Siguientes artículos

Globalia: un viaje de negocios de Europa a República Dominicana
Por

Como buen jugador de poker, Juan José Hidalgo conjuga a la perfección la agresividad, el coraje, el instinto, la astucia...