La exportación de automóviles a territorio estadounidense y el desarrollo económico del país pueden alargar el ‘boom’ de la industria automotriz nacional, pero antes tiene que vencer dos grandes retos para lograrlo. ¿Cuáles son?

 

La llegada de nuevas armadoras de automóviles a México parece prolongar la carrera del clúster automotriz en el país. Costos laborales más competitivos a nivel mundial y una mayor demanda del mercado estadounidense son las luces que alumbran el paso de esta industria.

“El boom de este sector puede durar todavía otros tres o cinco años por el efecto de rebote que trae la antigüedad promedio de los autos en Estados Unidos (EU) y la posibilidad de renovarlos”, explica Gabriela Siller Pagaza, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

PUBLICIDAD

Actualmente, México ocupa la octava posición del World Ranking of Manufacturers, publicado por la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), el cual toma en cuenta la producción de unidades vehiculares y posiciona a nuestro país por arriba de naciones como España, Francia y Reino Unido.

Mantener el buen ritmo de la industria y asegurar su desarrollo no es un trofeo ganado. Abatir la inseguridad en las zonas donde se desarrolla el clúster, así como la construcción de infraestructura, son temas pendientes que ponen en peligro el llamado ‘boom’ automotriz, coinciden Siller y Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays para México.

 

Camino de inversiones

Durante 2012, México se colocó como el cuarto país exportador de vehículos ligeros, mientras que también ocupó la quinta posición como exportador de autopartes a nivel internacional.

“Lo que está pasando en el sector automotriz es que las armadoras están tomando la ventaja de los costos laborales en México y la cercanía con Estados Unidos, que ayuda en los temas de logística y de integración de los dos sectores”, dice Marco Oviedo, de Barclays.

Durante los últimos meses, siete empresas han anunciado la instalación de plantas de manufactura en el país: Nissan-Ranault, Honda, Mazda, Audi, Mercedes-Benz, BMW y Hyundai, que sumarían una inversión total de 8,263 millones de dólares.

EU es clave para el buen paso de la industria automotriz nacional. El 80% de las exportaciones mexicanas del sector se dirigieron al vecino país del norte y 90% de las autopartes producidas siguieron el mismo camino.

Pero no sólo el crecimiento puede venir de la demanda internacional de automotores, sino del consumo interno. “Creemos que todavía faltan algunos factores que impulsen al sector, ya que consideramos que el potencial natural de un país como México, por su economía, debería estar entre el millón 700,000 o el millón 800,000 unidades anuales”, dice Francisco Garza, vicepresidente de Ventas, Servicios y Mercadotecnia para General Motors de México.

En este sentido, el directivo de GM, que cuenta en México con marcas como Chevrolet, Buick, GMC y Cadillac, considera que es necesario impulsar el mercado interno a través del acceso a mayores opciones de crédito para el consumidor, así como reducir la importación de vehículos usados del extranjero, es decir, los llamados ‘autos chocolate’.

En el caso de firmas como Mercedes-Benz, la venta de autos dentro del segmento premier también mantiene una tendencia positiva. Dentro de cuatro años, la empresa espera comercializar en el país cerca de 15,000 unidades, mientras al cierre de este año prevé vender 9,122 vehículos, asegura Pedro Tabera, presidente de la compañía alemana en México.

De enero a agosto de 2014, la producción total de automóviles en el país ascendió a 2 millones 128,634 vehículos, un crecimiento de 7.2% si se le compara con el mismo periodo del año pasado, cuando se produjeron un millón 986,579 autos, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

La carretera parece estar dispuesta para acelerar el ritmo de la industria y de sus inversiones.

 

PLANTAS DE MANUFACTURA AUTOMOTRIZ EN MÉXICO
Empresa Estado Ciudad Producto
Chrysler Coahuila Saltillo Motores
Camiones Ram
Promaster
México Toluca Journey y Fiat 500
Ford Motor México Cuautitlán Ford Fiesta
Sonora Hermosillo Ford Fusion y Lincoln MKZ, así como sus versiones híbridas.
Chihuahua Chihuahua Motores y fundición
General Motors Coahuila Ramos Arizpe Chevrolet Sonic, Chevrolet Captiva Sport y Cadillac SRX
Motores y transmisiones
Guanajuato Silao Chevrolet Cheyenne, Chevrolet Silverado y GMC Sierra, en versiones cabina regular y crew cab
Motores y transmisiones
México Toluca Motores
San Luis Potosí San Luis Potosí Chevrolet Aveo y Chevrolet Trax
Transmisiones
Mazda Guanajuato Salamanca Mazda 3
Honda Jalisco El Salto CR- V
Guanajuato Celaya Fit
Nissan Morelos Civac Camiones pick up, Frontier L4, Tsuru, Tiida, Tiida HB, NV200, New YorkTAXI, Versa.
Aguascalientes Aguascalientes 1 March, Versa, Sentra, Note
Motores 4 cilindros
AguascalienteS Aguascalientes 2 Sentra
Toyota Baja California Norte Tecate Tacoma
Volkswagen Puebla Puebla Beetle, Clasico, Clasico TDI, Nuevo Jetta y Golf.
Guanajuato Guanajuato Puerto Interior Motores de alta tecnología

Fuente: AMIA.

 

Metiendo el acelerador

Gabriela Siller sabe que la industria y el gobierno requieren grandes esfuerzos para atraer nuevas inversiones al país, y la teoría económica le dice que es necesario mantener la estabilidad económica, política y social en el país en beneficio de la IED.

“Siguiendo esos tres elementos podemos decir que México tiene un escenario estrella para invertir. Sin embargo, todavía tenemos un poco de incertidumbre respecto a la inseguridad que se vive en algunas ciudades, así que el gobierno mexicano debe seguir esforzándose en que la inseguridad cada vez baje más”, dice la especialista.

En México, los costos logísticos, como porcentaje total de las ventas de las empresas, representan entre 10 y hasta 40%, cuando los países en el primer nivel logístico están por debajo de 10%”, según información del Centro de In­novación en Logística y Comercio de México (Ciltec).

Generar una mayor infraestructura para el traslado de las manufacturas es el reto para los próximos años, para hacer más eficiente el sector y seguro en el traslado de productos no sólo por carretera, sino por medios como el tren.

“Se espera que la industria automotriz impulse el crecimiento económico durante el segundo semestre del año, para terminar con un crecimiento de 2% del Producto Interno Bruto (PIB) y 2.6% en 2015, un aumento que podría venir de las exportaciones”, asegura la economista de Banco Base.

Por ahora, Gabriela Siller considera que México cuenta con los elementos necesarios para meter el acelerador en el desarrollo de la industria automotriz. “Todos los elementos seguirán sumándose para tener un buen escenario para la Inversión Extranjera Directa (IED) en los próximos años… Se antoja que vendrán más empresas y una mayor inversión.”

 

Siguientes artículos

Se buscan makers en la Ciudad de México
Por

El Laboratorio para las ideas, el brazo experimental del Gobierno del Distrito Federal, convoca a inscribir proyectos pa...