Como cada trimestre, la firma de consultoría Deloitte realizó una encuesta a 100 directores financieros de las compañías más grandes del mundo. Esto es lo que les quita el sueño.

 

Por Susan Adams

PUBLICIDAD

 

Durante los últimos cinco años, cada trimestre la firma gigante de servicios profesionales Deloitte ha encuestado a 100 directores de finanzas entre su cartera de clientes, es decir, las empresas más grandes del mundo. El objetivo: descubrir cuán optimistas o pesimistas se encuentran acerca de la economía mundial y averiguar cómo se sienten acerca de las tendencias de negocios. Cada trimestre, los encuestados han expresado su optimismo sobre sus perspectivas de negocio, y eso es cierto también en esta ocasión. Sin embargo, mirando hacia adelante, al resto de 2015, Deloitte señala al menos cuatro áreas principales que califica delicadamente como “incertidumbres”.

Todas estas tendencias han estado en las noticias, pero Sanford Cockrell, líder Global del Programa CFO de Deloitte, dice que es notable que los directores financieros las hayan subrayado con particularidad. Esto es lo que preocupa a los CFO en este momento:

  1. Activismo accionista. Tres cuartas partes de los directores financieros de empresas públicas dijeron que han tenido que hacer frente a accionistas activistas, y que ello ha ido en aumento en los últimos cinco años. Por ejemplo el multimillonario de los fondos de riesgo Bill Ackman instaló a Ron Johnson como CEO de JC Penney en 2011, una decisión que resultó un desastre. En Canadian Pacific Ackman reemplazó al consejo en 2012, una reorganización que tuvo éxito. Cockrell dice que los CFO ahora invierten enormes cantidades de tiempo para preparar y hacer frente a los accionistas activistas. “Los directores financieros han entrado en acción, no se han quedado sentados en el banquillo”, dice.
  2. Aumento de riesgos para las divisas. En enero, el dólar había subido 15% con respecto a junio de 2014 y ha seguido escalando desde entonces. Esto preocupa a los directores financieros de las empresas multinacionales, ya que una moneda fuerte hace que sea más difícil vender productos en el extranjero.
  3. Inestabilidad bursátil. Casi la mitad (46%) de los directores financieros cree que los mercados de renta variable de Estados Unidos están sobrevaluados. Eso es una disminución desde el 61% del último trimestre, pero el primer trimestre de 2015 no ayudó a aliviar las preocupaciones sobre la dirección del mercado, con sus altas y bajas crónicas. En el último día del trimestre el Dow Jones cayó 200 puntos, cerrando con una pérdida de 0.3%. El S&P 500 subió 0.4% en el mismo periodo.
  4. Rezago en la economía global. Los directores financieros son pesimistas sobre los mercados mundiales. Sólo 18% considera que la economía de China está en buena forma y sólo 2% cree que la economía de Europa está saludable ahora mismo. Diez por ciento espera que mejore el próximo año.

Hay una luz al final de túnel, entre las predicciones de volatilidad y el pesimismo. Los directores financieros predicen un crecimiento de 2.4% en la contratación de nuevo personal, frente al 1% de hace un año.

En cuanto al crecimiento de las empresas, Cockrell dice que el mayor foco de preocupación es Europa. “El problema ahora es que el Banco Central Europeo tiene un arma apuntando a su cabeza, y lo último que puede hacer es poner en marcha este plan de estímulo masivo”, dice. “La verdadera pregunta es ¿cómo reaccionarán a eso las economías europeas? Ésa es la gran incógnita.”

 

Siguientes artículos

Para desmitificar el cáncer
Por

Son muchos los rumores sobre el cáncer, y por lo mismo es muy importante que antes de repetirlos o dar consejos acerca d...