Raúl ha comprendido que la estabilidad del castrismo depende de la permanencia del espacio político y, para ello, sus aliados históricos no son suficientes.

 

Con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos, se abren nuevas interpretaciones a la forma en que el orden regional se reconfigura. Hay tres aspectos, entre otros, que parecen relevantes en esta discusión: el tema vigente del embargo económico, las expectativas cubanas hacia el futuro y la utilidad de esta acción para los Estados Unidos.

Para los Estados Unidos, el tema cubano representa un viejo resabio de la lógica mantenida durante la Guerra Fría, pero fundamentalmente un espacio de interés histórico que marcó su predominio regional desde finales del siglo XIX. Si bien el siglo XXI no es obviamente el siglo XIX, el restablecimiento de relaciones marca el punto de acceso para el fin de embargo. Si bien tal vez no será una decisión inmediata, es previsible que se dará de manera gradual, obviamente a partir de la generación de consensos con los grupos de interés norteamericanos.

PUBLICIDAD

A pesar de que Cuba no necesariamente representa para los Estados Unidos lo que fue hasta el triunfo de la Revolución, el fin del embargo permite reconstruir espacios de interés hacia el futuro, que eventualmente y seguramente de manera gradual, permitirán recuperar espacios de inversión que los europeos habían asumido desde finales de los ochentas. En ese sentido, no queda duda de que la decisión norteamericana beneficia a diversos actores, además de que ya contaba con el consenso público desde hacía varios años, debido a la inutilidad de mantener un conflicto que no redituaba más que a los grupos anticastristas que habían mantenido capacidades de influencia política en Florida y Washington.

En el caso de Cuba, la reinstauración de relaciones con el “imperio” obedece a la modificación de las condiciones que permiten la viabilidad económica y política del régimen en ese país. Un tema que parecía evidente desde hace varios años era que Raúl no es Fidel, a pesar de que la corriente castrista los une, además de su consanguineidad. Sin embargo, Raúl ha comprendido que la estabilidad del castrismo depende de la permanencia del espacio político y, para ello, sus aliados históricos no son suficientes.

Repetir la experiencia histórica de demasiada dependencia con respecto a un aliado, puede generar un fuerte impacto si la condición de ese aliado cambia, por lo que China y Venezuela aunque son cercanos, no son necesariamente condición de la permanencia del castrismo si no se abren posibilidades de crecimiento más allá de lo que ha sido el caso hasta ahora. Para ello, el acceso gradual al polo económico que representan los Estados Unidos, representan una oportunidad relevante para los cubanos que simplemente no podía seguir siendo desaprovechada, en un contexto donde las razones de la confrontación ya no son vigentes.

Diversos actores han planteado la ausencia de México en la reconfiguración de las condiciones de este conflicto. La respuesta es sencilla y se ubica en el hecho de que si bien en algún momento hubo cierta capacidad de activismo regional, diversos análisis han planteado su utilidad, pero también los límites, así como los mitos construidos en torno a ello.

Si bien en otros momentos hubo la posibilidad de tener influencia por las condiciones regularmente ventajosas en términos regionales, actualmente los temas de seguridad, escaso crecimiento económico, relevancia geoestratégica, imponen límites a las capacidades de influencia; además del interés y prioridad del tema para el país. Sin embargo, lo que no se puede pasar por alto, es la posibilidad de inserción y los intereses de nuestros actores económicos, políticos y sociales en el nuevo contexto regional.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @aglopezm

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La entrega pendiente de Estafeta en EU
Por

El director general de la compañía mexicana de mensajería confiesa a Forbes México que cuenta con la capacidad necesaria...