No importa la edad que se tenga, siempre pensamos que lo sucedido en el momento es lo peor posible. SI me deja mi novia a los 15 años, es el fin del mundo. No lo es, pero así se siente. Una enfermedad a los 80 tal vez termine por serlo, no sabemos. Ése es el giro irónico de nuestras vidas. Desconocemos el futuro y no queda más que abrazarnos al presente como única línea de vida. ¿Quién necesita preocuparse por las ansiedades del futuro? “Siempre es hoy”, decía Cerati.

En Somos Mari Pepa (2014), presentada en el Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), un grupo de cuatro jóvenes tapatíos apenas rozando los 16 años vive al ritmo de punk, además de tener una banda dedicada al agresivo/divertido género musical, mientras gastan sus días meditando sobre la nada y el todo. Como cualquier joven de su edad encontrar novia, echar desmadre y tener amigos parece ser todo, sin embargo los primeros embates de la edad pondrán a prueba la estructura del grupo.

Hay en el primer largometraje de ficción de Samuel Kishi un lúdico manejo del lenguaje cinematográfico y un intento por mimetizar la atribulada vida de sus protagonistas. Como decía JJ Negrete en Butaca Ancha: “La experiencia de Kishi como artista visual se pone al servicio del filme, sin atisbos de exageración gratuita, creando mundos orgánicos y texturizados, usando de manera inteligente la iconografía clásica punk. Un espacio de fantasías posterizadas.”

PUBLICIDAD

Existe un constante cambio de formatos buscando capturar ese sentimiento, por eso la introducción a la narrativa de una pequeña cámara digital con la que uno de los muchachos graba sus banales aventuras. A la distancia, cuando crezcan, quizá esos momentos luzcan tontos, pero en su presente son primordiales en su entendimiento del mundo. Como las novias, pasajeras, claro, parecen ser también el centro del mismo universo. Unos sufren porque las tienen y no hay manera de evitar pagar las facturas, los solitarios quisieran apoquinar las mismas sin inmutarse por el costo.

Somos Mari Pepa es un reconocimiento a la importancia de vivir el presente, filtrado por la nostalgia del futuro. A esa edad cuando todo parecía ser el fin del mundo, aunque no lo sea porque hay mucha vida por delante, e incluso llegados los últimos días tampoco se trate de el punto final como lo aborda Hermes Paralluelo en No todo es Vigilia (2014).

Antonio y Felisa (abuelos del director) son una pareja de ancianos a mitad de una crisis de salud, primero él y luego ella sufrirán los embates propios de la edad en un sanitizado e impersonal hospital. Nunca sabremos si se aman todavía o sólo es el peso de la costumbre, sin embargo parecen estar destinados a no separarse a pesar de las circunstancias.

Utilizando un estilo casi documental, donde los planos fijos y cierta improvisación abundan, Paralluelo se pone como propósito narrar la odisea de sus protagonistas. Quizá de entrada los ecos de Amour (2012) o La muerte del señor Lazarescu (Moartea domnului Lazarescu, 2005) inunden la memoria, no obstante el tono nunca se acerca a la crueldad del trabajo de Haneke o al humor negro con que los momentos previos a un fallecimiento son vistos por el húngaro Cristi Puiu.

Claro, la película de Paralluelo está llena de sufrimiento, porque la vida es indivisible del mismo (como también sucede en Somos Mari Pepa). Las intenciones son mostrar una profunda humanidad por los personajes, cierto optimismo cuando la cámara los captura casi con ternura. No los castiga o los exhibe, al contrario.

Por eso mismo los recuerdos son acariciados como pequeños tesoros. “Un coche con caballos,” mientras se mira al vacío con nostalgia. Son memorias que no se olvidan, pedazos de vida. Como lo dice el mismo Hermes Paralluelo: “ Una persona mayor puede tener una historia relevante para nosotros y eso desaparece si no la escuchamos. Paradójicamente, al hacer la película me fue imposible expresar eso, porque la película contiene la memoria y el relato, entonces salva ese temor por la pérdida de la memoria. Se podría decir que la película protege las historias y las registra.”

Contacto:

Twitter: @pazespa
Tumblr: pazespa
Página web: Butacaancha.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

McDonald’s no sembró roedor; demandará a responsable
Por

La PGJEM concluyó que los restos del roedor que fueron encontrados en una hamburguesa de McDonald’s fueron sembrados, po...