La 45ª cumbre del G7 terminó con la promesa de una próxima cita entre los mandatarios de Estados Unidos e Irán, el reconocimiento del trato injusto de que se queja Washington en comercio y el anuncio del diseño de un impuesto digital dentro de la OCDE.

Asimismo el grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo acordó además la liberación urgente de 20 millones de dólares para el envío de aviones para combatir los incendios en la región de Amazonia, afectada por casi 80,000 puntos de fuego.

Estos puntos fueron destacados por el anfitrión del encuentro, el presidente francés Emmanuel Macron, quien ofreció una conferencia de prensa conjunta final con su par estadunidense Donald Trump, cuyo país albergará el encuentro del grupo en 2020.

Al respecto, el mandatario estadounidense dijo que podría organizar la cumbre del año que viene en una de sus propiedades cerca de Miami, pero insistió en que no se beneficiaría personalmente de la selección del complejo. Es habitual que los países del G-7 se turnan para organizar el foro, a menudo eligiendo lugares de gran belleza natural.

De los trabajos de los jefes de Estado y de gobierno de las naciones más industrializadas del mundo (G7) no hubo una declaración conjunta como era habitual y como lo había anunciado el mandatario francés desde antes del inicio de las deliberaciones.

El primer tema que citó el anfitrión ante la prensa fue la negociación nuclear con Irán, país que debe de cumplir sus obligaciones en el Golfo Pérsico sin amenazar la estabilidad de la región, dijo junto a Trump, duro crítico del país islámico.

De manera sorpresiva este domingo llegó a los trabajos el canciller iraní Mahammad Javad Zarif, para analizar el acuerdo nuclear de 2015 del cual Estados Unidos se salió por la falta de cumplimiento de Teharán, según explicó, lo que ha motivado que la nación islámica comience a realizar actividades que le están vedadas.

Este lunes, tras las reuniones con Zarif calificadas como positivas, el presidente francés consideró posible que en unas semanas más se reúnan los presidentes, Hasan Rohaní de Irán y el estadounidense Trump, a fin de terminar las crecientes tensiones y asegurarse que Irán no tenga armas nucleares.

En materia comercial, el anfitrión de la Cumbre de Biarritz consideró legítimo que Estados Unidos se sienta tratado de manera injusta, como ha argumentado desde su campaña electoral el jefe de la Casa Blanca.

Macron también señaló que es muy positivo contar con una única organización de gobierno del comercio internacional, pero reconoció que ahora no ha sido eficiente para defender aspectos como los derechos de propiedad intelectual, de lo que se queja Washington.

Estados Unidos ha criticado a la Organización Mundial de Comercio (OMC) pues señala que no ha defendido un comercio justo donde Washington no pierda de manera inequitativa en los intercambios.

En ese contexto, Macron señaló que se quiere cambiar las reglas que gobiernan el mercado internacional, a fin de que nadie se sienta tratado injustamente.

El tercer tema abordado por el mandatario francés fue el de la economía digital, donde recordó que hay grandes jugadores que no pagan impuestos, y lo que se impulsa es que haya reglas al respecto.

Señaló que no se trata de ir contra una empresa en concreto, sino que los impuestos acordados en fecha reciente por Europa, estén en vigor hasta 2020, mientras se negocia un esquema impositivo global en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Con esa declaración Macron pareció haber encontrado un compromiso entre la postura que encabeza Francia de gravar a las grandes empresas digitales y la posición estadunidense de que esos impuestos le afectarían, pues la gran mayoría de este tipo de empresas son de esa nacionalidad.

Con Trump trabajamos “mano a mano”, dijo Macron, mientras el mandatario estadunidense mostró disposición para llegar a un acuerdo en su enfrentamiento comercial con China.

En materia comercial es mala la incertidumbre y entre más rápido se logre un acuerdo más rápido se disipará esa incertidumbre, añadió el mandatario francés.

Al respecto, Trump afirmó que las tarifas que ha impuesto a las ventas de productos chinos a su país, le dejan cien mil millones de dólares, y han originado que la economía china se esté quebrando.

De manera escueta, Macron señaló por último que en asuntos como la situación de violencia y división en Libia, la guerra en Siria, el programa nuclear de Corea del Norte y las protestas pro democracia en Hong Kong, se avanzó dentro del espíritu de la unidad.

La Cumbre del G7 concluyó sin referencias alguna sobre posible regreso de Rusia al grupo, como se había señalado en los días previos.

Con información de Notimex y Reuters.

Lee también: G7 libera ayuda urgente de 20 mdd para salvar el Amazonas

 

Siguientes artículos

Macron responde a Bolsonaro por burlas contra su esposa Brigitte
Por

El mandatario francés dijo que las mujeres de Brasil deberían avergonzarse de Bolsonaro y espera que Brasil 'muy pronto...