A diferencia de los bancos de desarrollo, el FMI no financia proyectos específicos. Y le preocupa en especial que el lavado de dinero y otras cuestiones pueden incidir en la estabilidad del sector financiero.

 

Existen diversos organismos internacionales, entre éstos el Fondo Monetario Internacional (FMI), que dentro de sus funciones –todas relevantes– tiene a su cargo las relacionadas con el otorgamiento de créditos, supervisión, asistencia técnica e inclusive con el combate al lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, entre otras, funciones sobre las que, debido a su importancia, desarrollaré mi columna del día de hoy.

Como es de su conocimiento, estimado lector, una de las funciones medulares del FMI es suministrar préstamos a los países miembros afectados por problemas efectivos o potenciales de balanza de pagos. Esta asistencia financiera ayuda a los países en sus esfuerzos para reconstituir sus reservas internacionales, estabilizar su moneda, seguir pagando sus importaciones y restablecer las condiciones para un firme crecimiento económico, al tiempo que toman las medidas necesarias para corregir problemas subyacentes. A diferencia de los bancos de desarrollo, el FMI no financia proyectos específicos.

PUBLICIDAD

Cabe destacar que existen casos de excepción para el tema de pagos de préstamos por parte de los países como el mencionado en una nota del diario Cinco Días del pasado 6 de junio, que menciona: “El pulso de Grecia con los acreedores internacionales sorprendió esta semana con un inesperado giro por la decisión de Atenas de acogerse a un resquicio legal, usado la última vez por Zambia en 1980, para evitar pagar al FMI y agrupar sus deudas en una sola con vencimiento al final de junio.” ¿Qué opina de estas posturas, estimado lector?

Al tocar el tema de su estructura le puedo decir que el director gerente del FMI es el presidente del Directorio Ejecutivo y el jefe del personal técnico del FMI. El director gerente es nombrado por el Directorio Ejecutivo por un mandato renovable de cinco años y cuenta con la asistencia de tres subdirectores gerentes. Los gobernadores y los directores ejecutivos del FMI pueden proponer a ciudadanos de cualquiera de los países miembros del FMI. Si bien el Directorio Ejecutivo puede elegir un director gerente por mayoría de votos, en el pasado el Directorio Ejecutivo ha elegido al director gerente por consenso. Para la selección de 2011, el Directorio Ejecutivo adoptó un procedimiento gracias al cual la selección del próximo director gerente tiene lugar mediante un proceso abierto, meritocrático y transparente.

Caso curioso en este sentido es el que menciona el portal VozPópuli en el sentido de que: “Los últimos tres directores gerentes del organismo se han visto envueltos en polémicos casos de corrupción y escándalos que hacen sospechar de una institución que debería infundir confianza a los países miembro.” ¿Coincide con la opinión, estimado lector?

En el portal de telam.com.ar, del 17 de marzo pasado, se hace mención a que: “El secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, insistió… en que ‘la influencia y credibilidad internacional de Estados Unidos están amenazadas’ por China y otras economías emergentes, ante la falta de voluntad del Congreso para aprobar la reforma del sistema de cuotas del Fondo Monetario Internacional (FMI).” Asimismo, se señala que Estados Unidos, que tiene poder de veto en el Fondo, es el único de los grandes miembros de la institución dirigida por Christine Lagarde cuyo Legislativo no ha dado luz verde a la reforma, lo que significa que ésta se encuentra en suspenso.

Finalmente, un aspecto importante a comentar es que al FMI le preocupa especialmente la manera en que el lavado de dinero, el financiamiento al terrorismo y otras cuestiones relacionadas con la gestión de gobierno pueden incidir en la integridad y estabilidad del sector financiero, así como en la economía en sentido más amplio.

Sin duda, la labor que realiza el FMI es fundamental para el desarrollo de los diversos países en el mundo. Por otra parte, también existen otras opciones para las naciones, desde luego con menor capital que el FMI, como el Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS (NBD BRICS) y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII). Benjamin Franklin dijo: “Si quieres saber el valor del dinero, trata de conseguirlo prestado.” ¿Qué opinas, estimado lector?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GarciaGibson

Página web: García Gibson Consultores, SC

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

honda-jet
HondaJet: cómo crear una revolución en los vuelos de negocios
Por

En un campo de aviación de Carolina del Norte, a sólo 400 kilómetros del lugar en que nació la aviación, un revolucionar...