Desde que somos niños, la curiosidad forma parte esencial de nuestro aprendizaje. Tras los primeros asomos de un interés temprano, comenzamos a comprender y mejorar la eficacia de las cosas aprendidas. En los casos más afortunados, la curiosidad también nos acompaña en los momentos más cruciales de nuestro desarrollo profesional.

¿Qué es lo que entraña una mente curiosa dentro de la innovación laboral?, ¿de qué manera se relaciona el interés en nuestras dinámicas de trabajo?, ¿es diferente el talento si no existe la curiosidad? El científico Ben Lehner, investigador galardonado en 2016 con la medalla de oro de la Organización Europea de Biología Molecular, se ha formulado ésta y otras preguntas, asegurando que una de las cualidades de mayor valor en un entorno laboral -incluso sobre el trabajo arduo y disciplinado- es justo la curiosidad, ya que ésta va estimulando una claridad de pensamiento constante y la habilidad de identificar y formularnos preguntas importantes, detonando perseverancia y trabajo de calidad.

¿Eres de los que se pregunta todo el tiempo cómo se puede mejorar el flujo operativo?, ¿te aburres continuamente con una actividad mecánica y monótona? Cierto es que el trabajo duro puede superar al talento cuando ése no se encuentra bien direccionado, sin embargo, algunas de las mejores de compañías del mundo saben que en ambos casos, el del talento y el trabajo duro, la brecha de tiempo es limitada, y que tarde o temprano ese talento tendrá un tope, si no hay un estímulo que mantenga viva la llama. Ese estímulo es tu creatividad.

El ser creativo estimula tus talentos y te acerca a diferentes beneficios dentro y fuera de tu trabajo:

PUBLICIDAD

– Refuerza tus relaciones interpersonales,

– Mantiene tu cerebro en un incesante flujo de aprendizaje (experiencia y conocimientos),

– Te vuelve un ser más empático y sensible ante las necesidades del entorno (cómo lograr un cambio radical en la empresa sin afectar a los demás),

– Genera un constante ambiente de motivación, y

– Te acerca de forma más rápida a tus objetivos y los de la compañía.

“Juego de niños”

Con frecuencia se asocia la curiosidad con un comportamiento infantil, en buena medida por los juegos de infancia, en donde estimulamos esa curiosidad para acercarnos al verdadero aprendizaje, ese que se produce cuando hay conocimientos nuevos que nos acercan a técnicas, conceptos, métodos y elementos con los que podemos producir mejoras e implementaciones: volvernos una mejor versión de nosotros mismos, desarrollar nuestros talentos e incorporarlos y compartirlos con los demás.

Ese equilibrio que buscan los mejores lugares para trabajar se encuentra unido por un trabajo de calidad y el talento, pero sólo a partir de la curiosidad que los articula, fomentando escenarios, beneficios, circunstancias y retos en los que nuestra curiosidad siempre nos empujará a obtener el mejor resultado.

En este contexto, Tatiana Amaya, directora de Recursos Humanos de la compañía 3M México -empresa que a ha participado en iniciativas globales de estímulo como Invent a New Future-, estima que skills como la capacidad  de  análisis,  el trabajo  en  equipo, pero sobre todo la curiosidad conforman las características de liderazgo que busca 3M entre sus colaboradores estratégicos.

La curiosidad es el eslabón que conecta nuestros intereses más profundos con nuestro talento creativo, ese que existe detrás de la revolución del Big Data, el Internet of Things o la aceleración de las moléculas. ¿En dónde está la nueva invención tecnológica que acelerará los mecanismos y acortará las distancias?, ¿cuál será la mente que reformule las dinámicas de entretenimiento? La respuesta se encuentra flotando en tu mente, justo en el corazón de tu curiosidad más genuina. ¿Qué tanto la estás estimulando?

También puede interesarte: Surcar los límites: ¿dónde están los bordes de tu talento?

 

Siguientes artículos

borge-extradicion-panama
Exgobernador Borge vuela hacia México; Panamá concluye extradición
Por

A su llegada será llevado al penal de Neza-Bordo y se le darán a conocer las acusaciones en su contra.