Sí es posible dar mejores prestaciones, pese a una economía en dificultades. Un seguro de vida es un ejemplo de una prestación que respalda a un empleado y a su familia.

 

 

Los profesionales de recursos humanos recurren a cinco dimensiones centrales para despertar el interés de cualquier empleado:

  1. Variedad de habilidades
  2. Identidad de la tarea, es decir, que tenga principio y fin el proceso
  3. Que sea significante
  4. Que permita cierta autonomía, amén de recibir retroalimentación
  5. Buena remuneración y, sobre todo, prestaciones

 

Las Pymes

Resulta conocido para ti, querido lector, que debemos más del 80% de nuestra economía a este tipo de empresas, donde la población de empleados no rebasa las cincuenta personas.

En México existen 4.4 millones de Pymes, las cuales generan 7 de cada 10 empleos. Menos de la mitad de estos negocios llevan procesos formales de planeación estratégica y sus tasas de rotación son elevadas.

El diagnóstico no puede ser más claro: Los empresarios están urgidos de adoptar una cultura de prevención en todos los órdenes, estratégico de negocio, financiero y, por supuesto, del cuidado del recurso humano, entre muchos otros.

 

Quedar bien y con poco gasto

En mente de un buen empresario Pyme, siempre debe estar el concepto de la “economía de guerra”: buscar que aquello en lo que gastemos sea deducible, que la prestación que otorguemos esté alineada con la cultura de nuestros empleados, que cumpla con los lineamientos de la Ley Federal del Trabajo.

En este sentido, el seguro de vida grupo cumple a cabalidad el propósito y se puede extender a otros sin costo extra; además, otorga beneficios adicionales como anticipo para gastos de marcha, asesoría médico telefónica, traslados de urgencia, asesoría para el empresario en temas legales, fiscales, etc. Todo esto representa ahorros en la economía de la empresa.

Un seguro de vida es una prestación que respalda a un empleado y principalmente a su familia en caso de fallecimiento. Hay diferentes productos, pero lo recomendable es contratar una suma asegurada que puede ir desde los 25,000 y hasta 4 millones de pesos, o entre 10 y hasta 120 meses de sueldo.

Algunas empresas de seguros estamos cambiando el paradigma de vender por el de asesorar, estamos entendiendo que la clave para crecer es agregar valor, sumarnos al propósito de emprendimiento de nuestros clientes, auxiliarles para conservar su negocio y reducir la alta vulnerabilidad en que transitan. Acércate, pues, a esta posibilidad que como decimos es barata y productiva. Para ser grande, es menester pensar igual.

 

 

Contacto:

Twitter: @AXAMexico

Facebook.com/AXAMexico

e-mail: [email protected]

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Adiós a las armas… nucleares
Por

Si un arma nuclear fuese detonada en un centro urbanizado, las organizaciones nacionales e internacionales no podrían da...