Forbes

Por Noah Kirsch y Michela Tindera

Eric Lefkofsky no ha tomado una clase de Ciencias desde la universidad. Pero, a medida que serpentea a través del laboratorio de Tempus, su startup médica, en Chicago, transmite un aire de experiencia. “Una cosa que puedes ver desde el principio es la tinción [coloración de Gram] púrpura de esta célula”, dice, señalando la diapositiva de patología de una paciente con cáncer de mama.

Él pasa por los frascos de tampón de lisis [una solución] y un secuenciador genómico de 1 millón de dólares (mdd). “Tempus está tratando de llevar el poder de la Inteligencia Artificial a la atención médica”, dice. “El primer paso en todo esto son los datos”.

Reunir datos fue el primer paso en otras de las empresas de Lefkofsky. El jugador de 49 años ha lanzado cinco compañías con un valor de, al menos, 250 mdd cada una, con las cuales promete transformar una industria mediante el uso de Big Data. Su empresa más conocida es Groupon. A pesar del decepcionante precio de las acciones de este sitio de ofertas, Lefkofsky está valuado en 2,700 mdd, aproximadamente.

Tempus se basa en la teoría de que la información, en gran parte, permitirá a los médicos personalizar los tratamientos contra el cáncer y hacerlos más efectivos.

Un médico que trate a un paciente con cáncer de pulmón podrá enviar una muestra de tumor a Tempus para hacerle un estudio de secuenciación genómica. Tempus identifica una mutación en el gen del receptor del factor de crecimiento epidérmico, que hace que las células crezcan y se dividan demasiado. Con eso, el médico prescribe una terapia dirigida que puede tener mejores resultados que la quimioterapia.

Hasta ahora, la compañía que, a la fecha, cuenta con 700 empleados, ha recaudado 520 mdd (Lefkofsky aportó 100 mdd). La lujosa valuación de 3,100 mdd sugiere que los inversionistas esperan que su enfoque logre una gran puntuación, comenzando con el cáncer, y luego contra enfermedades crónicas, como la depresión y la diabetes. Pero la medicina de precisión es un campo naciente. Tempus, por sí solo o con un socio de investigación, ha publicado menos de 20 manuscritos revisados por pares, desde su fundación, hace cuatro años. Un competidor, la compañía de secuenciación Foundation Medicine, ha publicado más de 400 en nueve años.

Si bien, el costo de la secuenciación se ha reducido, aún se ejecuta entre los rangos de 1,000 a 5,000 dólares por análisis, y Tempus pierde dinero al hacerlo. La compañía también otorga licencias de su biblioteca de datos anónimos a empresas farmacéuticas, aseguradoras e investigadoras. Lefkofsky no reveló los ingresos, pero dice que atiende a siete de las 10 principales compañías de medicamentos contra el cáncer.

Lefkofsky entró a los asuntos empresariales mientras estudiaba Historia en la Universidad de Michigan: ganaba dinero vendiendo alfombras. En 2001, cofundó InnerWorkings (firma de marketing); luego, Echo Global Logistics (de transporte) y Mediaocean (softwares publicitarios). Andrew Mason, un empleado de Lefkofsky, lanzó una idea de negocio centrada en la “acción colectiva”. Lefkofsky invirtió 1 mdd en lo que más tarde se convertiría en Groupon. Un año después de su fundación, en 2008, registró 14.5 mdd en ingresos; en 2011, generó 1,600 mdd.

Te puede interesar: Groupon , ¿el nuevo rey del e-commerce?

El trato propio ya visto antes

En 2010, Groupon, de Eric Lefkofsky, Andrew Mason y Brad Keywell, fue la compañía más popular de Estados Unidos. Sin embargo, atraer a los consumidores mediante gangas y regalos forma parte de una larga y orgullosa tradición. A continuación, algunos ejemplos tempranos de tácticas, ahora comunes:

  • Cupón: En la década de 1890, el propietario de Coca-Cola, Asa Candler, creó boletos para obtener una bebida gratis. Entre 1894 y 1913, uno de cada nueve estadounidenses bebió una Coca.
  • Tarjeta de fidelidad: Ya en la década de 1920, los tokens de metal estampados eran los descuentos para consumidores frecuentes, en aquella época. Durante la Depresión, Procter & Gamble introdujo tokens canjeables por jabón de lavar.
  • Programa de recompensas: Desde la década de 1930 hasta la de 1980, la empresa Sperry & Hutchinson imprimió sellos, disponibles en tiendas y estaciones de servicio. Cuanto más se gastaba, más sellos se recibían, canjeables por chucherías surtidas.
  • Oferta del día: Kmart presentó el Especial de BlueLight en 1965, literalmente, una bombilla de color que indicaba una venta inmediata de 15 minutos, de artículos en ciertas áreas de la tienda. El último BlueLight salió en 1991, antes de que el truco regresara en la década de 2000.

 

Lefkofsky pasó algunos años incursionando en otros proyectos, incluyendo Uptake (un análisis predictivo para la industria pesada). “En ese entonces siempre lo supe: [con] esos negocios, entraría y saldría”, dice.

En 2014, a la esposa de Lefkofsky, Liz, le diagnosticaron cáncer de mama. “Estaba perplejo por la poca información que había permeado su cuidado”, dice. Esa experiencia, en última instancia, lanzó Tempus. Liz “está viviendo un día a la vez”, dice Lefkofsky.

Una vez más, Lefkofsky necesitaba datos. Pero algunos investigadores inicialmente dudaron en compartirlos. “Querían que, básicamente, enviáramos todas nuestras muestras allí para todos nuestros pacientes” en el futuro, dice John McPherson, subdirector del Centro de Cáncer Integral de UC Davis. “Pero tomamos un enfoque más cauteloso”. Hicieron una comparación directa, que incluía el cáncer gastrointestinal, entre Tempus y Foundation Medicine; y Tempus salió mejor.

En 2017, Tempus llegó a un acuerdo de licencia con la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica para extraer y organizar datos de 1 millón de registros de pacientes. Hoy, la compañía dice que ya trabaja con 30% de los oncólogos de ese país; muchos envían datos de pacientes y biopsias a Tempus para su análisis. Este año, Tempus espera secuenciar 120,000 muestras genómicas para doctores.

Incluso con esos datos, Tempus se enfrenta a una dura competencia. El año pasado, el gigante farmacéutico suizo Roche gastó 4.3 mdd en la adquisición de Foundation Medicine y la firma de macrodatos Flatiron Health. Otra startup, Concerto HealthAI, respaldada por el multimillonario Romesh Wadhwani, tiene acceso a muchos de los mismos registros que Tempus.

Los médicos de UC Davis, dice McPherson, sólo han enviado unas 100 muestras a Tempus, considerablemente menos de lo que han enviado a Foundation. “Creo que estaban un poco desconcertados por la cantidad de datos que regresaron [de Tempus]”, dice McPherson. Los clínicos “tienden a tomar la ruta más fácil sólo para ahorrar tiempo. Pero hay varios que ahora están trabajando bastante cerca de la investigación con ellos”.

Lefkofsky sigue siendo optimista. “Ciertamente, creo que toda mi carrera me ha llevado a este punto”, dice. “Espero que este proyecto sea mi legado”.

Reflexión final: “Los datos son: un formulario de regalo de ayer que recibes hoy para mejorar mañana” | Jon Acuff

¿Cómo invertir?

Por William Baldwin

¿Quieres un pedazo de la industria de la medicina personalizada? A continuación, se detallan algunas partes interesantes y, por así decirlo, especulativas: Agios Pharmaceuticals, que espera curar algunos tipos de cáncer al atacar mutaciones de ADN específicas; Illumina, que vende servicios de secuenciación del genoma; Myriad Genetics, que proporciona herramientas para diagnosticar enfermedades a nivel molecular y para adaptar terapias a ellas; y Precision BioSciences, que se ha enganchado en el campo de las células T Receptor de antígenos quiméricos.

Los inversores deberían invertir en estas tres empresas, que son parte del ETF SPDR de S&P Biotech, en lugar de hacerlo en el resto de las compañías que integran el fondo antes mencionado.

 

Siguientes artículos

Por 400 pesos al mes esta compañía compensa tu huella de carbono
Por

Esta startup contrarresta la huella de carbono de sus clientes en el mundo, a través de un membresía y el fondeo a proye...