La inflación, el aumento de los préstamos bancarios y la inversión por debajo de las expectativas y la producción fabril y las ventas minoristas confirman esta evidencia.

 

Reuters

PEKIN.- El crecimiento de China podría desacelerarse aún más después de que los datos publicados el domingo mostraron una moderada actividad en toda la economía en mayo a la par de la sostenida debilidad mundial, aumentando la posibilidad de recortes de tasas de interés.

PUBLICIDAD

La evidencia en las últimas semanas indica que la economía de China está perdiendo rápidamente el ritmo de crecimiento, con una demanda interna débil que no compensó las letárgicas exportaciones, debido a que los principales socios comerciales del país luchan con sus propias desaceleraciones.

Una serie de cifras reveladas el fin de semana se agregaron a esta evidencia, con las exportaciones en mayo con su menor crecimiento en casi un año; la inflación, el aumento de los préstamos bancarios y la inversión por debajo de las expectativas y la producción fabril y las ventas minoristas expandiéndose apenas al mismo ritmo que en meses previos.

“Los números de actividad indican la continua expansión, pero el crecimiento sigue siendo poco convincente y el impulso parece haber perdido ritmo en mayo”, dijo Louis Kuijs, economista de RBS, en una nota.

“La perspectiva de crecimiento a corto plazo está sujeta a riesgos y podría bien terminar revisando aún más a la baja nuestras previsiones de crecimiento para 2013”, agregó.

La inflación al consumidor en China se desaceleró 2.1%, el más bajo en tres meses, mientras que los precios al productor cayeron 2.9%, el menor nivel desde septiembre. Un sondeo de Reuters previó la inflación en 2.5% y los precios a puerta de fábrica con una baja del 2.5%.

“Los datos de inflación mostraron que el crecimiento de China continuó desacelerándose. El crecimiento en el segundo trimestre es probablemente aún más lento que en el primero. En particular, los datos de los precios al productor mostraron una demanda muy débil”, dijo Jianguang Shen, economista jefe para China de Mizuho Securities Asia en Hong Kong.

Otros datos del banco central mostraron que los bancos chinos dieron 667,400 millones de yuanes (109,000 millones de dólares) en nuevos préstamos en mayo, por debajo de las expectativas del mercado de 850,000 millones de yuanes y de la cifra de abril de 792,900 millones de yuanes.

La oferta monetaria (M2) aumentó 15.8% respecto al año anterior, levemente bajo la mediana de los pronósticos de 15.9%, mientras que la financiación social total, una medida ampliada de la liquidez, fue de 1.19 billones de yuanes en comparación con 1.75 billones de yuanes en abril.

Mientras tanto, el crecimiento de las ventas minoristas, la inversión en activos fijos y la producción industrial cumplieron con las expectativas del 12.9%, 20.4% y 9.2%, respectivamente, pero las cifras cambiaron poco frente al mes previo.

El sábado, datos oficiales mostraron que las exportaciones de China registraron su menor tasa de crecimiento en casi un año en mayo, mientras que las importaciones cayeron inesperadamente.

 

Tasas y otras medidas

La economía de China creció en 2012 a su ritmo más lento desde hace 13 años y sorprendentemente ha seguido a la baja, llevando a más advertencias de economistas a que el país podría no alcanzar su objetivo de crecimiento de 7.5% para este año.

Los débiles datos permitirán a China mantener una postura monetaria expansiva y algunos ven la posibilidad de que el Banco Popular de China recorte las tasas a finales de este año para reducir los costos de financiación para las empresas chinas, evitando que la inflación doméstica no se dispare.

“Esperábamos una recuperación económica en forma de L en China y que el crecimiento se estabilizará en torno a 7.9%”, dijo Jian Chang, economista para China de Barclays en Hong Kong.

“Ahora los datos industriales y otros mostraron una menor tasa de crecimiento en el segundo trimestre que en el primer trimestre y (…) nosotros creemos que el crecimiento de China se estabilizará en alrededor de 7.6% (este año). La posibilidad de que el banco central recorte las tasas de interés está aumentando”, agregó.

Sin embargo, asesores del gobierno dijeron a Reuters esta semana que el nuevo liderazgo del presidente Xi Jinping y del primer ministro Li Keqiang tolerarán un crecimiento trimestral de hasta un 7% antes de evaluar otras medidas para levantar la economía.

Li había mostrado un punto de vista más optimista el sábado y fue citado por la televisión estatal diciendo que la economía de China estaba generalmente estable, el crecimiento estaba dentro de un “rango relativamente alto y razonable” y la situación del empleo se mantuvo estable.

Por otra parte, el banco central se encuentra en un dilema cuando se trata de tasas de interés, ya que los precios inmobiliarios siguen aumentando y un recorte de tasas podría alimentar una burbuja que la entidad ha estado tratando de contener en los últimos meses.

La mayoría de los economistas coincide sin embargo en que el Gobierno no está buscando aplicar un nuevo paquete de estímulo. El nuevo liderazgo está dispuesto a impulsar reformas estructurales en la economía.

 

 

Siguientes artículos

Bolsas bajan por datos débiles de China
Por

Las principales acciones europeas bajaba 0.3% después de que China reportó una debilidad en el comercio y la producción...