A finales de noviembre, informes de que un par de agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos habían sido atacados con piedras en un lugar desolado, en el oeste de Texas, fueron noticia en todo el país.

Los agentes fueron encontrados heridos e inconscientes en la parte inferior de una alcantarilla frente a la carretera interestatal 10. El agente Rogelio Martínez murió poco después de sus heridas. Los primeros informes en medios de comunicación de derecha como Breitbart, sugirieron que los perpetradores eran inmigrantes indocumentados y el presidente Donald Trump rápidamente abrazó la narrativa para impulsar su campaña por un muro fronterizo, dtealla una invetsigación de The Intercept.

Lee también Mayoría de los estadounidenses aceptan despliegue de soldados en la frontera

Sin embargo, para las personas que estaban familiarizadas con el terreno hostil y los hábitos de quienes cruzan la frontera indocumentados, las noticias tenían poco sentido. ¿Por qué los inmigrantes que buscan ingresar a los Estados Unidos, pasan el rato en el medio de la nada, a kilómetros de la frontera, esperando atacar al azar a los agentes del orden público?.

PUBLICIDAD

Pasaron cuatro meses antes de que el FBI concluyera su investigación y determinara que la causa más probable de la muerte de Martínez fue una caída accidental. Mientras tanto, los medios de comunicación en todo el espectro político repitieron las estadísticas que muestran una fuerte tendencia al alza en el número de ataques contra agentes de la Patrulla Fronteriza, incluso cuando el número de inmigrantes indocumentados detenidos al cruzar la frontera sur ha disminuido.

De acuerdo con los datos de Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos (CBP), los ataques a los oficiales de la Patrulla Fronteriza aumentaron dramáticamente en el año fiscal 2016, revirtiendo una tendencia a la baja larga. Ese año, afirma CBP, hubo 454 agresiones contra agentes en todo el país, en comparación con 378 en el año fiscal 2015, un aumento del 20%.

El aumento de 2016 a 2017 fue aún más sorprendente. En 2017, según CBP, hubo 786 asaltos, un pico del 73%, incluso cuando las aprehensiones se redujeron de 415,816 a 310,532, reporta The Intercept.

Se dijo que casi todo el aumento, 271 presuntos asaltos, ocurrió en un sector, el Valle del Río Grande, en el sur de Texas. Una gran cantidad de los asaltos supuestamente ocurrieron en un solo día, según las tablas y los detalles proporcionados por Christiana Coleman, vocera de asuntos públicos de la CBP.

En respuesta a las preguntas de The Intercept, Coleman explicó en un correo electrónico que “un incidente en el sector del Valle del Río Grande el 14 de febrero de 2017 involucró a siete agentes de la Patrulla Fronteriza atacados por seis sujetos utilizando tres tipos diferentes de proyectiles (rocas, botellas, y ramas de árboles), totalizando 126 asaltos “.

De acuerdo con la contabilidad convencional de la aplicación de la ley, este solo incidente debería haberse contabilizado ya que siete agentes fueron atacados.

Restando los siete agentes de 126 deja 119 “asaltos” adicionales que aumentan falsa y groseramente los datos, haciendo que parezca al público que muchos más agentes fueron atacados.

Coleman no respondió cuando más tarde se le preguntó si alguno de los siete agentes resultó herido.

De acuerdo con el FBI, la mayoría de los agentes de la Patrulla Fronteriza para quienes los datos de asalto han sido informados públicamente no resultaron heridos. Las rocas y las botellas de agua no siempre dan en el blanco. O nunca se arrojaron en primer lugar: para fines informativos, aparentemente, el simple blandir un objeto constituye un asalto.

Además de esta instancia única de inflación clara admitida en The Intercept, los datos del Valle del Río Grande indican 98 eventos adicionales en 2017 y varios de ellos también parecen estar protegidos. En casi todos los demás sectores de la Patrulla Fronteriza, una revisión de estadísticas agregadas para 2017 muestra que el número promedio de agresiones por incidente es de uno o, como máximo, de dos. Pero en el Valle del Río Grande, el promedio es de cuatro asaltos por incidente. En total, el Valle del Río Grande contribuyó con más de 300 “asaltos” de apariencia sospechosa a la base de datos de CBP en 2017, creando la ilusión de que los agentes fueron atacados repentinamente ese año.

Según James Tomsheck, ex director de asuntos internos de CBP, el método de contar ataques de la agencia es muy inusual.

Durante una entrevista telefónica con The Intercept, Tomsheck dijo que las agencias de la ley cuentan el número de personas agredidas, no los actos discretos de violencia que ocurren durante un incidente. Y así fue como se hizo cuando trabajó en CBP (se fue en 2014). “Cinco piedras [arrojadas a] un agente habrían sido consideradas un asalto”, dijo Tomsheck.

Tomsheck dijo que durante sus más de tres décadas de trabajo policial, nunca ha oído hablar de ninguna agencia policial que multiplique los agentes agredidos por los perpetradores y las armas. Cuando le pregunté a Franklin Zimring, un criminólogo de la Universidad de California, Berkeley y autor de “Cuando la policía mata”, si alguna vez había oído hablar de ese método, se echó a reír. “No”, dijo, riendo de nuevo. “No lo hice”.

Cuando se le preguntó por qué CBP comenzó a usar este método irregular, el portavoz de CBP, Carlos Díaz, le envió un correo electrónico a The Intercept que “es el método más transparente de presentación de informes”.

Los recuerdos de Tomsheck y la evaluación de Zimring se corroboran por años de datos guardados por el FBI, que compila un informe estadístico nacional anual llamado LEOKA, abreviatura de oficiales encargados de hacer cumplir la ley de asesinados y atacados. El FBI ha estado publicando informes de LEOKA desde 1982. Los datos del FBI se recopilan de las agencias de aplicación de la ley locales y federales, incluida CBP.

Una revisión de los datos de LEOKA muestra que durante años, el número de agresiones a agentes de la Patrulla Fronteriza reportadas al FBI coincidió exactamente con la cifra publicada por CBP. En 2012, por ejemplo, la CBP informó 555 agresiones contra agentes de la Patrulla Fronteriza, y el sitio web LEOKA del FBI también incluyó a 555. El año siguiente, 2013, ambas agencias nuevamente utilizaron la misma cifra: 468. En 2014, las cifras también fueron idénticas: 373. Cuando la Patrulla Fronteriza publicó el número de asaltos durante esos años, significaba “oficiales atacados”.

Luego, sin una discusión pública, la agencia aparentemente se desvió bruscamente de las prácticas tradicionales de presentación de informes a un nuevo sistema que cuenta el número de agentes agredidos durante un incidente, luego multiplica esa cifra por el número de perpetradores y las armas utilizadas, lo que invierte tendencia en el número de ataques, detalla The Intercept.

En octubre de 2014, al comienzo del año fiscal 2015, CBP comenzó a implementar este nuevo sistema, según Coleman. La nueva contabilidad fue poco sistemática, en lugar de sistemática, pero produjo una cifra de 378 “agresiones” para el año fiscal 2015.

Por el contrario, los datos de LEOKA del FBI muestran que la tendencia a la baja en los asaltos continuó en 2015, cuando, según el FBI, 349 agentes de Patrullas Fronterizas fueron víctimas de asalto. El próximo año, el FBI incluye 397 agresiones, un aumento con respecto a 2015, pero nada como la cifra 454 publicada por CBP.

En lugar de una imagen del aumento de la violencia contra los agentes de la Patrulla Fronteriza, lo que surge de los datos del FBI es que el trabajo de la Patrulla Fronteriza nunca ha sido más seguro. La disminución fue tan significativa que en 2016, según las estadísticas del FBI, los agentes de la Patrulla Fronteriza tenían cinco veces menos probabilidades de ser atacados que los oficiales en los departamentos de policía locales, y solo la mitad de los que murieron en el trabajo por homicidio o por accidente.

Como observó el Cato Institute en noviembre, “los estadounidenses regulares tienen más del doble de posibilidades de ser asesinados en cualquier año del 2003 al 2017 que los agentes de la Patrulla Fronteriza”. Pero a medida que el trabajo de la Patrulla Fronteriza se hizo más seguro, la agencia comenzó a manipular sus datos reclamar un peligro creciente y avanzar en una agenda política.

Al principio, CBP no promocionó sus nuevos datos de asalto. Los números permanecieron enterrados en documentos oscuros. El nuevo sistema fue implementado por completo a principios de 2016, según Díaz, vocero de la agencia, y más tarde ese año, tres semanas después de la elección de Donald Trump, las publicitarias estadísticas de “asalto” de CBP fueron compartidas con políticos y medios de comunicación.

A fines de noviembre de 2016, el entonces jefe de la Patrulla Fronteriza, Mark Morgan, encabezó la acusación y dijo a un comité del Senado que los ataques contra agentes que trabajan cerca de la frontera con México habían experimentado un aumento del 200% con respecto al año anterior. En los meses siguientes, la Jefa Adjunta de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost, hizo afirmaciones adicionales sobre los asaltos a los agentes.

Mientras tanto, la oficina de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Texas en el Valle del Río Grande escuchaba denuncias de migrantes de ataques de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Algunos inmigrantes acusados ​​de agredir a agentes de la Patrulla Fronteriza durante las persecuciones afirmaron que eran inocentes y que, de hecho, fueron los agentes los que los agredieron.

Eliseo Luis-García, un esbelto guatemalteco, fue juzgado en Laredo a principios de este año, acusado de golpear a un corpulento agente de la Patrulla Fronteriza durante una persecución. Marjorie Meyers, una defensora pública federal en el Distrito Sur de Texas, lo describió como “este pequeño individuo que estaba más herido que el agente”. El jurado vio la evidencia, dijo Meyers, y aparentemente creyó que no era el inmigrante el que tenía asaltó al agente, pero al revés. Luis García fue absuelto.

La absolución no obtuvo publicidad. Pero después de la muerte de Rogelio Martínez en el oeste de Texas, el CBP dijo que el 73% de aumento en los ataques a los agentes fue denunciado con bombos y platillos por la prensa derechista.

Algunos medios de comunicación también informaron la estadística de manera acrítica, incluyendo National Public Radio, Arizona Public Media, Houston Chronicle, Christian Science Monitor y Newsweek.

 

Siguientes artículos

El comediante Bill Cosby es condenado por agresión sexual
Por

Cosby, de 80 años enfrenta hasta 10 años de prisión por tres cargos de agresión indecente agravada en contra de Andrea C...