Anoche presenciamos el segundo y penúltimo debate presidencial desde el campus de la Universidad Autónoma de Baja California en Tijuana y pudimos escuchar las propuestas de los cuatros candidatos presidenciales. El formato fue muy diferente al debate previo al tener tres grandes bloques en temas de comercio exterior e inversión, seguridad fronteriza y combate al crimen trasnacional, así como el último respecto a los derechos de los migrantes. Un elemento innovador fue la participación ciudadana por medio de preguntas, además de la participación de los moderadores que quizá se extendió demasiado.

Cuando de propuestas se habla siempre existe una tensión natural. Por un lado, está lo deseable que tiende a ajustarse a un patrón de un debería ser, un ideal o un estándar que anhelamos o consideramos es lo correcto. Por otro lado, tenemos lo que es posible en el sentido de lo que es implementable y se puede articular, aunque tampoco es que por instrumentables sean buenas. Así que las verdaderas buenas propuestas son las que se ajustan de alguna manera a las dos condiciones, es decir, son deseables y posibles al mismo tiempo.

¿Y qué tal estuvieron las propuestas en el debate? Pues hubo de todo un poco, muy generales, muy específicas, poco implementables y muy implementables. Veamos.

  • En el primer bloque una de las preguntas que dominó tuvo que ver con el proceso de renegociación del TLCAN y una eventual salida del mismo. Aquí las propuestas de los candidatos tendieron a ser generales y poco detalladas. A excepción de AMLO -que habló de fortalecer a la economía nacional para depender menos del exterior- todos los candidatos hablaron en mayor o menor medida de la diversificación del comercio hacia otras regiones. Si bien es una propuesta razonable resulta mucho más difícil de instrumentar si no se habla en forma concreta. En este sentido, la propuesta de Meade de profundizar en acuerdos comerciales específicos con otros países -como lo fue el Trans Pacific Partnership (TPP)- es la propuesta más factible y concreta al respecto, seguida de la de “El Bronco” que habló de importar maíz de otros países. En cuanto a la forma de encarar la renegociación del TLCAN el acuerdo de la mayoría de los candidatos –a excepción de Meade- fue el de confrontar a Trump. Meade destacó que a pesar de lo controversial de la visita de Trump mantener una posición abierta ha tenido como resultado que seguimos negociando el TLCAN mientras EU, han abandonado el Acuerdo de París, el TPP y el Acuerdo Nuclear con Irán, así que el saldo que tenemos hasta ahora es bueno. Que se trata de enfrentar y dialogar sin bravuconadas. Anaya planteó la necesidad poner otros aspectos de la relación bilateral sobre la mesa como lo son la cooperación, la seguridad fronteriza y puso de ejemplo la política de visado mexicana como parte de los elementos para presionar al gobierno de EU. Por su parte “El Bronco” coincidió con Anaya en la necesidad de poner otros aspectos sobre la mesa, y la locura de echar atrás la apertura del sistema financiero y la reforma energética para hacer presión en el proceso de la renegociación. AMLO insistió en el rescate del campo y en no importar gasolinas.

Factibilidad: estas últimas propuestas de buscar una lucha de poder y bravuconadas con EU o dejar de importar en el corto plazo productos que necesitamos de nuestro principal proveedor son poco factibles de implementar.

PUBLICIDAD
  • En cuanto al tema de salarios mínimos hubo un acuerdo generalizado en la necesidad de incrementarlos. Para Meade el aumento del salario mínimo es un tema que no pude darse por decreto como fue en el pasado sino como resultado de una política inversión-comercio-salarios para cerrar brechas norte-sur, hombre-mujer y tienen-no tienen, para equilibrar las oportunidades. Anaya propuso aumentar el salario mínimo a 100 pesos y en cuatro años duplicarlo, así como exentar del impuesto sobre la renta (ISR) a los grupos que ganan menos de 10 mil pesos como se hace en Colombia. Para “El Bronco” el salario mínimo debe rondar los 335 pesos y debe ser determinado por el mercado. AMLO mencionó que en el aumento de salarios es una tema en el que está de acuerdo con Trump, además de que comparó el deterioro del salario mínimo en su poder de compra medida en kilos de tortilla. Sin duda es posible hacer algo en el tema del salario mínimo, pero qué tanto y tan rápido se puede llegar depende de otros factores que no se pueden establecer a priori.

Factibilidad: no queda clara la factibilidad de propuestas tan específicas pues finalmente todo depende de las condiciones económicas de productividad y competitividad de la mano de obra, aunque es posible hacer dentro de los parámetros de mercado y no por decreto.

  • Por lo que toca a las propuestas para potenciar la economía “El Bronco” propuso bajar el ISR de 35% a 30%, el IVA de 16 a 10% y quitar el impuesto a las gasolinas, además de eliminar el gasto a los partidos políticos por 12 mil millones de pesos y subsidiar al campo. Meade propuso llevar gas para industrializar la zona sur, ampliar la infraestructura señaló que cerrarnos al exterior es perder empleos. Anaya coincidió en bajar el IVA a la mitad en las zonas fronterizas e impulsar un plan de infraestructura. Factibilidad: suena poco factible hablar al mismo tiempo de bajar impuestos y aumentar el gasto público a menos que la infraestructura de la que se habla se realice con inversión privada. Reducciones en las tasas de impuestos no necesariamente implican aumentos en la recaudación, así que es mejor no hablar de baja de impuestos si no se requiere hacerlo vía inversión privada.
  • En el bloque de seguridad fronteriza volvió a haber matices. Para Anaya lo necesario es atacar las causas de fondo de la delincuencia invirtiendo más en deporte, cultura y economía. Igualmente, exigirle a EU que haga su parte. Para “El Bronco” es necesario cambiar las aduanas y a su personal, mochar las manos y tener un presidente itinerante incluso en la frontera. Para Meade el narcotráfico no es el único problema de delincuencia en la frontera y que se deben atacar otros problemas como la trata y la extorsión. El problema en la frontera radica en que no se tiene un protocolo para evitar el contrabando de las armas de fuego y la tecnología para detectar armas no se ha implementado y la necesidad de un código penal único.

Factibilidad: es poco factible que los EU hagan su parte sólo porque sí. Es imperativo que en las aduanas se detecten las armas de fuego.

  • En cuanto al tema del narcotráfico y cómo se puede reducir su producción las respuestas fueron variadas. Para AMLO la propuesta adecuada es la reactivación del campo para que haya un cambio de cultivos ilegales hacia cultivos legales, acabando con la corrupción y atendiendo a la juventud. Para “El Bronco” la solución no radica en la pobreza sino en la impunidad y ese es el tema que se debe abordar, se requiere educar a la población y hacer un censo de drogadictos. Meade coincide en que los datos duros no avalan la relación pobreza-narcotráfico, sino que es el fortalecimiento del estado de derecho y el combate a la impunidad lo que funciona. Para Anaya la legalización de la marihuana es un tema que debe debatirse en forma estructurada, aunque no es algo que rinda resultados en el corto plazo.

Factibilidad: es poco factible pensar que se obtengan grandes resultados en el tema del narcotráfico al reactivar el campo toda vez que los estados más pobres del país no son los estados de mayor incidencia del narco. Los estados de mayor incidencia tienden a ser parte de los corredores del TLCAN por su vinculación a EU.

  • A la pregunta de cómo ayudar a los migrantes a cruzar México para tener solvencia moral, las respuestas fueron variadas. Algunas más generales como las de “El Bronco” y Anaya que hablaron de tratar bien a los migrantes y cooperar con los vecinos. Anaya dijo que quien huye de la guerra y los desastres naturales debe ser recibido con los brazos abiertos. Por su parte AMLO habló de incluir en el TLCAN previsiones no sólo comerciales sino de incluir una Alianza para el Progreso para impulsar la región hasta Centroamérica y anunció el Instituto Nacional de Migración con sede en Tijuana. Para Meade un mejor trato de los migrantes tiene que ver con atender las diversas necesidades que tienen, por ejemplo, los niños migrantes y sus condiciones de salud, que una atención a estos aspectos constituiría en específico en un buen trato.

Factibilidad: esta última propuesta es algo concreto sobre lo que se puede accionar más allá de los buenos tratos que son deseables, pero necesariamente tienen que articularse en algo concreto.

  • Respecto a cómo defender los derechos de los migrantes en cualquier lugar en donde estén las respuestas fueron muy diferentes. Para Meade hay que trabajar en la prevención para evitar la migración brindando oportunidades de un año más de educación y de primer empleo. Y dado que cada estado es diferente es necesario retomar las mejores prácticas y experiencias que se tienen. Propone que se trabaje a nivel de los gobiernos y municipios que es donde se puede apoyar más con elementos como licencias, matrículas consulares y otros elementos que facilitan la integración de los migrantes. Para Anaya es muy lamentable que se deporten personas con 20, 30, o 40 años de vida fuera del país y esto se debe pelear, llevándolo a organismos multilaterales. AMLO por su parte considera que convertir a algunos consulados en procuradurías de defensa del migrante ayudaría en forma significativa y que debe llevarse este tema a organismos multilaterales como la ONU.

Factibilidad: facilitar documentos a nivel Gobiernos y municipios que permitan integrarse de mejor manera a la vida en EU es algo que ya se ha hecho y algo en lo que se puede profundizar. Presentar casos y denuncias en organismos multilaterales es factible, pero con menores resultados concretos para los migrantes.

  • En cuanto al tema de las deportaciones y cómo ayudar a nuestros compatriotas repatriados con apoyos en salud, educación y vivienda, hubo de todo. Para “El Bronco” se podrían usar los 12 mil millones de pesos del presupuesto de los partidos políticos para dar esos apoyos. Y cambiar la fórmula de asignación presupuestal para que el 50% de los recursos sean de la federación y el 50% de los estados. Para AMLO la fortaleza cultural y la aportación que representan los migrantes deportados es una ventaja que debe aprovecharse. Para Anaya es necesario duplicar recursos a los consulados, reinsertarlos en sus comunidades y que sean representados en el Congreso. Por su parte Meade señaló que las ciudades fronterizas son de gran potencial y absorben la migración del centro del país y de los mismos repatriados, hay mucho que aprender.

Factibilidad: es factible trabajar en EU a nivel consulados para defenderles y apoyar su reinserción aprovechando los aprendizajes de ciudades fronterizas.

En resumen, hubo de todo en las propuestas. Unas propuestas bastante más aterrizadas y sólidas que otras. Otras más ancladas en lo que debería ser. Y algunas otras bastante más implementables. Sin duda pesa la experiencia en el ejercicio gubernamental, así como también una mirada externa aporta algo nuevo. Sin duda, esta es una excelente oportunidad para contrastar propuestas más allá de los candidatos mismos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]thecatalist.org

Twitter: @MxPiensaMas

Facebook: JFloresKelly

Páginas web: México Piensa Mas / elcatalista

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La trinchera de AMLO y el blitzkrieg de Anaya
Por

En el segundo debate López Obrador se atrincheró y Ricardo Anaya realizó movimientos rápidos y certeros para afianzarse...