Hace 30 años, Jorge Castillo inició su carrera en la empresa de paquetería abordo de una camioneta de reparto. Hoy dirige el rumbo de la empresa en México para llegar a tiempo al negocio de la logística.

 

 

La crisis económica mexicana de 1982 llevó al negocio familiar de Jorge Castillo casi a la quiebra. La necesidad de apoyar a su esposa y su pequeño hijo hicieron que el joven viajara a Estados Unidos: “Una prima, un día me dice, después de un mes desempleado: ‘¿Por qué no te vas a esta compañía que se llama UPS, que en esta época navideña siempre contrata choferes?’, y dije, pues vamos, porque yo ya había ido pedir trabajo a la compañía de luz, de agua, teléfonos y por todos lados”, relata Castillo.

PUBLICIDAD

Así fue como el joven de origen cubano tocó la puerta de las oficinas de recursos humanos de UPS, en Miami, y Mike Clavelo, quien después sería su jefe, le dio el trabajo de chofer temporal en la empresa estadounidense de paquetería. Hoy, 30 años después, es el director general de la empresa en México.

“Soy una persona que básicamente llegó sin nada, con una mano atrás y otra adelante, y jamás me hubiera imaginado lo que he logrado… Hice todo lo que pude, bajé como 20 kilos en un espacio de un par de meses y, gracias a Dios, al final me fue muy bien”, dice Jorge.

Sin embargo, los retos para el capitán de UPS en México no terminan: esta vez tiene la misión de llegar antes que nadie a mayores puntos de atención con los clientes, mientras empresas de paquetería también pisan el acelerador en un año en que el negocio de la logística ofrece oportunidades atractivas para crecer.

 

El primer reparto

En 1907, un joven de 19 años llamado James Casey le pidió prestados 100 dólares a un amigo y estableció ese mismo año la empresa de mensajería American Messenger Company, que dirigió en sus primeros años desde el sótano de su casa en Seattle, Estados Unidos. Esta es una de las historias que más motivan a Jorge Castillo, y es también el relato de los inicios de UPS.

Hace 21 años, cuando la empresa inició operaciones en México, la plantilla laboral se conformaba de tan sólo 6 colaboradores, mientras que ahora suma más de 2,000 trabajadores en 390 puntos de acceso a clientes, con una flota de 500 vehículos.

“Ha sido un crecimiento bastante grande y de forma completamente orgánica, es decir, no hemos hecho ninguna adquisición, todo fue hecho por nosotros”, comenta orgulloso Castillo.

Durante 2013, la unidad de UPS Express abrió 15 sucursales para atender  a sus clientes alrededor de la República Mexicana, que se suman a 6 mostradores que iniciaron operaciones durante 2012, por lo que este año ya cuentan con 21 locales nuevos.

En este sentido, uno de los retos que visualiza el directivo de UPS es encontrar espacios adecuados para la operación de la empresa, ya que en los últimos años la demanda de otras empresas logísticas y de otros sectores ha ido en aumento.

Para Jorge, existe la oportunidad de continuar sus apuestas en el país: “Hay planes de muchos más crecimientos hacia el futuro, ya que nosotros como empresa hemos reconocido que México es el mercado más importante en Latinoamérica, y por ello hemos hecho inversiones y seguiremos haciéndolas”.

 

Reto de infraestructura

Las tres décadas de Jorge en el negocio le dejan algo claro: el mercado de la logística y la cadena de suministro ha avanzado en México, pero aún ofrece la oportunidad de consolidarlo, gracias al desarrollo de la industria aeroespacial, automotriz y de tecnología.

“Lo que era el negocio de logística hace 30 años a la logística de hoy son dos mundos diferentes”, confiesa Castillo, al recordar los avances que ha tenido México en este sentido.

El Banco Mundial, en su último informe de sobre logística, ubica al país en la posición 47 entre las 150 naciones más competitivas en el sector, lo que representa un avance de 9 lugares en comparación a 2007, cuando se posicionaba en el 56 y tres lugares si tomamos en cuenta que en el 2010 estaba en el 50.

Sin embargo, Brasil cuenta una mejor posición, según la evaluación del Banco Mundial, al ubicar a la nación carioca en el 45, así como Chile, que está en el sitio 39.

Dentro de los seis rubros evaluados en el índice, México obtiene la mejor calificación en lo que corresponde a los tiempos de entrega, mientras que la eficiencia en los procesos aduaneros y la competitividad en los costos son factores de los que adolece.

Jorge coincide en la necesidad de hacer mejoras en los puntos que cita el organismo internacional, pero mira con entusiasmo el interés que ha despertado el sector de la logística para la actual administración federal.

El año pasado en el Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones 2013-2018, plateó retomar el transporte ferroviario de pasajeros e incentivar un mayor uso de los trenes de carga, además de contar con una red troncal de carreteras que acerque a las comunidades alejadas, lo que contempla una inversión por alrededor de 582,000 mdp en los próximos años.

Pero UPS no es el único jugador que se dispone aprovechar la buena racha de la logística. Empresas como la alemana DHL, FedEx, Estafeta Mexicana y Multipack son la competencia que enfrenta la empresa nacida en la Unión Americana.

“Desde que fui muy pequeñito en la compañía me enseñaron que la competencia era muy buena, porque nos hace ser honestos y crea una dinámica que te obliga a ser más competitivo”, dice Jorge.

El director general de UPS tiene la certeza de que México estará presente en las conversaciones que los altos directivos de la empresa sostendrán durante 2014: “Tenemos un plan de 20 años de inversiones y en 2013 cumplimos con lo que se nos pidió y los proyectos que teníamos en mente, pero aún hay proyectos a futuro con buenas perspectivas”.

 

[youtube id=”uK5QTQZd7HQ” width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

¿Por qué México no despega y otros países sí?
Por

A diferencia de buena parte de los países latinoamericanos, México y su economía aun no despegan. Otros países, en cambi...