Nos encontramos en el torbellino del cambio y podemos no ver salida, pero el cambio se está dando, los grupos no quieren ceder sus posiciones, lo hacen por no querer cambiar, por miedo o por desconocimiento.

 

México está cambiando, queramos o no reconocerlo. Normalmente, los que se encuentran en medio del torbellino de una transformación son los que se dan cuenta hasta el final. Razones hay muchas: porque ya era tiempo, por el efecto del cambio generacional, porque el mundo y su vencimiento del sistema económico así lo está demandando, porque las precarias necesidades de la humanidad lo piden diariamente a gritos, por la presión que se genera por la democratización de la información, por las reformas estructurales, porque hay voluntad política, porque hay más conciencia en la población, etc., etc., etc.; por lo que quieran, pero hay visos de que se está dando un transformación en el país.

Desafortunadamente, las situaciones de emergencia y de crisis tienen mucho que ver en estos cambios o transformaciones de los pueblos; la naturaleza es sabia y cobra normalmente a los habitantes planetarios los excesos, los abusos, la dejadez, el descuido y, en nuestro caso, hasta la corrupción, el engaño, la avaricia e, incluso, la estupidez. Ahora, de frente a la desgracia nacional causada por los meteoros en las pasadas semanas, un circo de engaños, corrupción y avaricia sale a flote, mostrando lo peor de nuestro sistema, pero no sólo el político, siempre es más fácil echarle la culpa al gobierno, no queda demostrado que, como sociedad, no estamos funcionando; para el acto de corrupción se necesitan tres manos, el que corrompe, el que recibe y el que vende, ojalá verdaderamente se hagan las investigaciones a fondo y se castigue a los que abusaron de las leyes, la naturaleza y de las personas.

PUBLICIDAD

Por otro lado, vemos cómo al grupo de maestros se le van acabando los pretextos de una supuesta lucha magisterial: esta otra desgracia es simple y sencillamente lo que genera el cambio del status quo, grupos magisteriales, que son más golpeadores del sistema y no verdaderos maestros, demuestran sus verdaderas intenciones; más de 4 semanas hemos vivido, en cada miércoles, unas supuestas mega marchas (que ni lo son, por lo reducido de sus participantes) que no tiene ninguna razón de ser más allá que la de no querer renunciar a sus prebendas económicas de antaño. Millones de niños sin escuela y en el mayor retraso educativo son la única voz que habla de sus acciones, no hay más pretextos. Pero eso poco a poco se va acabando, ejemplos empiezan a darse: en el municipio de Mitla se hacen los primeros descuentos a maestros faltantes.

Mientras voces retrógradas siguen amenazando con destruir el sistema, desde Chiapas maestros toman instalaciones de Pemex amenazando con matar al policía que se acerque; en la Ciudad de México, otro servidor público (como lo son los supuestos maestros), un granadero, se debate entre la vida y la muerte por la agresión de los primeros y por cumplir con su deber, cuidar a la ciudadanía. Tanto quieren los radicales de la CNTE un muerto para poder clamar la represión ante un cadáver, que hoy se enfrentan a lo contrario, ellos son los agresores. Ya no tienen pretexto, la vida cambia, deben regresar a las aulas y ser productivos.

Nos encontramos en el torbellino del cambio y podemos no ver salida, pero el cambio se está dando, los grupos no quieren ceder sus posiciones, lo hacen por no querer cambiar, por miedo o por desconocimiento. El gobierno debe medir estos factores y ayudar a los grupos a que, poco a poco, venzan las resistencias. Es la única forma de verdaderamente salir avante como país.

Otra muestra del cambio, curiosa, pero que se están dando en toda la sociedad, y pudiera sonar a nimiedad, pero significa ese cambio que se está gestando: los jugadores de los Tuzos del Pachuca, ante el fracaso en la presente temporada, compraron todo el boletaje del estadio para su próximo partido; el pretexto, apoyar a los afectados por los huracanes. En el fondo, tratan de retribuir su mal desempeño, caso insólito en México y en el futbol.

El mundo está cambiando, México se está moviendo, poco a poco y con resistencias, pero estamos de frente al cambio, aunque lo nieguen.

Contacto:
Mail:[email protected]
Blog- Rayoneando: elfinanciero.com.mx/blogs/rayoneando/
Twitter: @Marcovherrera

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Wall Street cierra a la baja por parálisis administrativa en EU
Por

El índice Standard & Poor’s 500 cayó 1.14 puntos, o un 0.07%, y cerró extraoficialmente a 1,693.86 unidades, m...