¡No te quedes atrás! El crowdsourcing es una de las principales tendencias tecnológicas que son adoptadas por las organizaciones en distintos ámbitos.

 

 

El fin de semana tuve la oportunidad de ir a Zacatecas con un grupo de amigos de la universidad, un viaje que tratamos de realizar una vez al año para recordar anécdotas y ponernos al día. Entre los lugares que visitamos están el Centro Histórico; museos como el Zacatecano, Francisco Goitia, Virreinal de Guadalupe y Rafael Coronel; el cerro de La Bufa, la mina El Edén, entre otros sitios mágicos y con gran historia.

PUBLICIDAD

Uno de los momentos que más impactó mi viaje fue cuando visitamos el Museo de Historia de la Banda de Música Municipal de Fresnillo, pueblo minero que con la conjunción de voces, talento e instrumentos, formó un grupo musical que data de 1881, el cual ha forjado hombres y mujeres de bien dentro del arte como Manuel M. Ponce, Candelario Rivas y el compositor de música vernácula Tomás Méndez.

Actualmente, la colaboración cobra gran relevancia en el mundo corporativo, pues para tener mayor liderazgo e influencia en la industria en la que se desenvuelve tu empresa es importante cooperar, establecer alianzas estratégicas y relaciones ganar-ganar con tus socios de negocio, idea descrita en el pensamiento de la madre Teresa de Calcuta: “Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas.”

Por otra parte, cuando enfrentes problemas, retos, iniciativas o tareas empresariales, contar con el talento y las ideas que necesitas ya no será tan complicado, incluso si in-house no cuentas con el personal adecuado para realizarlas o contratar un tercero que pueda ofrecer el servicio gracias a la externalización de tareas y trabajos mediante el uso de comunidades masivas de profesionales, mejor conocido como crowdsourcing.

El crowdsourcing es una herramienta que está potenciada por el uso de Internet, la movilidad y las aplicaciones colaborativas, y que cada vez cobra mayor fuerza porque muchas compañías han visto en ella una forma de ahorrar costos, maximizar la calidad al hacer uso del mejor talento, desarrollar nuevos modelos de negocio y estrechar las relaciones con sus clientes.

Tal es el impacto que está generando esta forma de colaboración por medio de Internet, que firmas de consultoría como Accenture, en su reporte Technology Vision 2014, y Deloitte, en su Tech Trends 2014, han señalado al crowdsourcing como una de las principales tendencias tecnológicas que serán adoptadas por las organizaciones en distintos ámbitos. Uno de los aspectos que llama la atención en ambos reportes es que esta herramienta está traspasando su uso en Pymes hacia los proyectos independientes, grandes compañías y organismos gubernamentales.

 

Pero, ¿qué es el crowdsourcing?

De acuerdo con el periodista tecnológico Jeff Howe, creador del término, el crowdsourcing es “la externalización, por parte de una empresa o institución, de una función realizada por un empleado a un grupo indefinido (y generalmente grande) de personas mediante una convocatoria abierta a cambio de una recompensa”.

A través de la externalización del talento o capital intelectual, y su participación voluntaria, el crowdsourcing busca impulsar la creación conjunta y colaborativa vía online con el fin de obtener ideas o soluciones a problemas específicos. Por ello, un aspecto importante a considerar, para tener éxito con esta herramienta y conseguir los resultados esperados, es el control de lo que se requiere mediante la selección de la comunidad a la que se le planteará el reto o problema.

La mejor forma de capitalizar las ventajas del crowdsourcing es utilizar redes sociales especializadas o sitios web colaborativos que agrupan a profesionales en determinada actividad. De esta forma podemos confiar en que la solución a nuestro planteamiento será tomada en serio, y podemos esperar respuestas verdaderamente creativas, innovadoras y de gran calidad.

 

¿Cuándo recurrir al crowdsourcing?

Aunque esta forma de colaboración tenga sus ventajas y beneficios, no se puede pensar que es capaz de darnos la mejor solución a cualquier problema que tengamos en nuestras organizaciones. Por ello es importante analizar previamente si lo que buscamos puede ser resuelto mediante un trabajo colaborativo externo o basta con recurrir al talento in-house.

Algunas de las situaciones más adecuadas para utilizar el crowdsourcing son:

  • Cuando las soluciones propuestas puedan ser recompensadas de forma económica, en especie o a través de un reconocimiento especial.
  • Si las ideas, soluciones, servicios o contenidos que se propongan puedan ser gestionados en cuanto a su propiedad intelectual y registro de patentes.
  •  Cuando los participantes estén impulsados por motivaciones éticas y morales que no los hagan pensar únicamente en obtener un beneficio económico. Por ejemplo, aquellas comunidades en las que se comparte una causa común, se tienen los mismos gustos, se busca el beneficio social, entre otros.

 

¿Qué beneficios se pueden obtener?

Muchos negocios ya se han convencido de las bondades del crowdsourcing y continúan abriendo caminos para trabajar este concepto en sus organizaciones. Entre los principales beneficios que puede otorgar a nuestras compañías se encuentran:

  • El acceso a una gran cantidad de talento humano fuera de la empresa; expertos y especialistas que pueden trabajar para dar solución a las tareas más complejas y, por lo mismo, se tiene acceso a una mayor cantidad están:
  • Reducción de costos en innovación, ya que sólo se paga por los productos o soluciones que corresponden o se ajustan a los requerimientos solicitados.
  • Mejora el vínculo entre las empresas y sus clientes, y aumenta la aceptación de nuevos productos en el mercado y la disposición de los clientes a comprarlos.
  • Si se adopta como una estrategia interna dentro de la organización, puede contribuir a crear o desarrollar una cultura de innovación.

 

Dentro de las marcas que han utilizado esta herramienta se encuentran Doritos, Ford, Lego, P&G y Linux, este último promotor del software libre y colaborativo. Un caso curioso es del de British Petroleum, que después del accidente en el Golfo de México planteó una iniciativa de crowdsourcing para reunir posibles soluciones, recibiendo más de 120,000 ideas. El problema fue que la gente que aportó sus iniciativas para combatir la crisis no se sintió tomada en cuenta, por lo que es necesario tener cuidado en la gestión de cada iniciativa.

Sin lugar a dudas, el actual mundo de los negocios nos exige capitalizar todas las oportunidades posibles, por lo que el actual auge de Internet y la colaboración en redes sociales pueden proporcionar a nuestras organizaciones los medios necesarios para hacer un crowdsourcing exitoso.

Bien lo afirmó Henry Ford, uno de los grandes emprendedores de la historia: “Reunirse en equipo es el principio. Mantenerse en equipo es el progreso. Trabajar en equipo asegura el éxito.” Con el crowdsourcing suma talento a tu equipo y multiplica el éxito.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @HectorMezaC

Facebook: Héctor M. Meza

LinkedIn: Héctor M. Meza Curiel

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Detrás de cinco de las campañas de publicidad más efectivas
Por

¿Qué determina el éxito de una campaña? ¿Qué la hace memorable o viral? Aquí presentamos algunos casos de éxito que podr...