Por Jorge Estrada

Parece que a Yair Israel Piña López  la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) le quedó chica. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) abrió sus puertas al universitario mexicano para  que estudie y trabaje como su investigador.

Despúes de publicar un artículo en la revista científica Journal of Physics, la agencia aeroespacial puso sus ojos sobre el físico de 20 años, cuyo fichaje se concretó durante el congreso nacional de astronáutica número 67, en Guadalajara Jalisco, durante la última semana de septiembre.

Lee también: Así es como Elon Musk quiere colonizar Marte

El estudiante de la Facultad de Ciencias de la institución regida por Enrique Luis Graue,  realizó  una investigación sobre radiación en el espacio, que se realizó en la unidad de irradiación y seguridad radiológica, del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN), donde observó el comportamiento de la radiación y la afectación que ésta puede generar en la salud de los astronautas.

Para contrarrestar cualquier afectación, López propuso un detector activo para diversos tipos de radiación como uranio natural y estroncio 90. El primero significa un riesgo para la salud de la persona, debido a que su exceso puede ocasionar la muerte por envenenamiento, así como interrumpir el funcionamiento de las células, generar cáncer y mutaciones genéticas.

También advirtió riesgos por altos niveles del compuesto Estroncio 90, que  puede generar afectaciones de crecimiento en los huesos y puede afectar su función; así como la piel, los ojos y el corazón.

Piña López ya es un viejo conocido de la NASA, pues fue miembro del programa de pruebas de vuelo Orion. Pero no solo la principal economía del mundo estuvo interesada en él. Rusia también alzó la mano por López.  La Universidad de Samara en Rusia buscó al joven mexicano para desarrollar un componente satelital, que le permitió realizar estudios en el país que gobierna Vladimir Putin.

En entrevista con el diario Excélsior, el joven mexicano señaló que su investigación se aplica en vuelos espaciales.

“Por eso la NASA utiliza nuestro artículo para tomarlo como referencia en las futuras misiones, que son a la Luna y a Marte, y es indexado en su Sistema de Datos Astrofísicos”, señaló el joven.

 

 

Siguientes artículos

Banca de desarrollo costarricense entrega 288, 963 dólares a pymes
Por

La actual administración prevé que la proyección final de créditos para las pymes sea de 337,737 dólares al terminar est...