La esencia única y mística de Tulum, su impresionante naturaleza, combinada con su cultura ancestral, hacen de esta pequeña ciudad un vórtex de energía que atrae a diferentes tribus que buscan integrar en su vida la magia y la energía única que ofrece este sitio.

Mi vinculación con Tulum es la naturaleza y la espiritualidad, sin embargo, este lugar tiene tanto que ofrecer y hay tanto por descubrir, que hoy después de casi un año de mudar mi residencia a Tulum, hay muchos lugares que no conozco y otros que descubro que prefiero no compartir para egoístamente guardar esos tesoros que me recuerdan al Tulum virgen que aun existe.

Hoy Tulum no es sólo un destino, también es una marca que representa un estilo de vida, uno altamente aspiracional. No por nada Tulum está en boca de todo el mundo.

Como una ciudad en construcción, el espacio para la creatividad es infinito y de ahí el que exista una gran posibilidad de emprender y de crear conceptos originales que puedan exportarse de Tulum al mundo.

“Tulum está en un momento de transformación y rápido crecimiento y con ello viene una gran responsabilidad, la de cuidar este lugar y preservar su esencia”

Comunidad enriquecida

El crecimiento de la población, el boom de bienes raíces y el hecho de que muchos turistas hoy puedan ver la riqueza de Tulum mucho más allá de sus playas cristalinas, ha hecho que el pueblo de Tulum cobre cada vez más vida y crezca su oferta de actividades, gastronomía y alojamiento.

Esta fue mi visión cuando decidí emprender un nuevo negocio en el pueblo de Tulum, que pudiera resolver no sólo las necesidades de decoración de la nueva población, sino también un espacio para poder crear comunidad.

Tulum está en un momento de transformación y rápido crecimiento y con ello viene una gran responsabilidad, la de cuidar este lugar y preservar su esencia y la naturaleza como el elemento más preciado para el éxito, sin eso, todo negocio está simplemente destinado a fracasar.

Mi palabra para el Tulum de hoy es comunidad. En un lugar con una población tan flotante y un flujo muy alto de turismo, la construcción de una comunidad sólida, comprometida, consciente y participativa es clave para acompañar el crecimiento de forma sostenible.

AUTOR: Vivian Barón Arroyo, consultora, emprendedora y directora de Deer Tulum.

Te puede interesar: El espíritu del diseño en Tulum.

El espíritu del diseño en Tulum

 

Siguientes artículos

Viviendo la experiencia en el caribe: ¡más allá del confort!
Por

Situado en una de las maravillas naturales más imponentes y privilegiadas de la cultura maya, DK Del Karibe alberga una...