El gobierno de China está acostumbrado a salirse con la suya. Mantiene un fuerte control sobre la divisa y hasta puede fijar objetivos de crecimiento de la economía. Pero el mercado bursátil, al parecer, es más difícil de mantener bajo control.

 

Pese a haber repuntado los últimos días, el índice Shanghai Composite llegó a descender hasta 30% desde mediados de junio, lo que ha representado una pérdida en valor del mercado accionario de USD 3.5 billones, lo equivalente al valor de todo el mercado bursátil de Gran Bretaña.

Entre otras medidas, se flexibilizaron las normas de compras apalancadas de títulos y sus garantías, se ha ordenado a las empresas de intermediación controladas por el Estado que compren acciones y se endurecieron las normas sobre las ventas en corto. Y, sin embargo, en lugar de restaurar la calma, la intervención del gobierno pudo haber propagado el contagio hacia Hong Kong.

PUBLICIDAD

 

¿Qué está fallando?

Mientras que el Estado chino ejerce influencia sobre las instituciones financieras, los inversionistas minoristas son difíciles de persuadir, y representan cerca del 80% del volumen de negociación de las acciones A locales.

El desafío de convencerlos para que no vendan ha sido mucho más difícil, pues muchos han estado negociando con dinero prestado. El financiamiento de garantías para compra de títulos prácticamente se ha quintuplicado en el último año y alcanzó un nivel máximo de USD 354,000mn (CNY 2.2bn). El gobierno ha flexibilizado los términos de los préstamos con objeto de reducir las ventas forzadas por las llamadas de margen o “margin calls”. Pero los inversionistas que negocian con dinero prestado suelen estar más impacientes por reducir sus pérdidas, con independencia de si están obligados a hacerlo o no.

Las restricciones a las ventas en descubierto tampoco logran alcanzar el objetivo. Los préstamos de acciones ya eran difíciles, con lo cual las ventas en descubierto no han tenido un gran papel en el mercado de todos modos. Finalmente, el gobierno le está prestando USD 42,000mn (CNY 260,000mn) a 21 empresas de intermediación para apoyar las compras de acciones de alto valor de mercado (blue chips). En un mercado cuya facturación diaria puede llegar a los CNY 2bn, el plan equivale sólo a unas pocas horas de operación. Peor aún, para financiar estas compras, algunos intermediarios se han visto, al parecer, obligados a vender las acciones H operadas en el mercado internacional en Hong Kong. Ello ha propagado la infección del mercado, y el MSCI China también ha bajado ahora más de un 15% desde mediados de junio.

 

¿Deberíamos preocuparnos?

Un factor positivo radica en que posiblemente las consecuencias de la caída sean limitadas. Para empezar, el efecto sobre el consumo debería ser bajo. Los ciudadanos chinos poseen tan sólo un 6% de su patrimonio en acciones, muy inferior a la asignación de 22% de los hogares de EU. Históricamente, existen muy pocas evidencias de un vínculo entre las rentabilidades del mercado y el PIB. El aumento del 70% de las acciones chinas entre febrero y junio hizo muy poco por impulsar la actividad económica; así pues, es poco probable que la reciente caída del 33% vaya a perjudicarla gravemente. El daño para los inversionistas también debería ser contenido. A pesar del reciente derrumbe, muchos inversionistas chinos siguen registrando ganancias, dado que el Shanghai Composite se ha mantenido un 80% arriba en los últimos 12 meses. Y el impacto sobre los inversionistas internacionales será limitado, pues las acciones A chinas representan tan sólo el 1% de las tenencias de renta variable, y las acciones H el 5%.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Microsite: UBS Platiquemos

Microsite: UBS


Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).
UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente documento. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS, ha sido preparado exclusivamente con fines informativos y  su contenido no debería interpretarse como una recomendación o asesoría legal, tributaria, contable o de inversión para persona determinada. Ningún acto o decisión de inversión, enajenación u otro acto o decisión financiera, debería basarse exclusivamente en la información contenida en el presente artículo. Por lo anterior, este documento no substituye el análisis de riesgo que cualquier persona debe hacer antes de tomar una decisión de inversión UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

shell
Precio de barril de petróleo llegará a los 90 dólares en 2020: Shell
Por

En el corto plazo, Shell espera que el crudo Brent se recupere levemente desde los 58 dólares por barril actuales, previ...