Las importaciones chinas cayeron 13.8% en agosto en una tasa interanual, mucho más que las previsiones de los analistas, lo que plantea una inquietud sobre una desaceleración más severa.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Las importaciones chinas de materias primas cayeron en agosto desde los máximos en varios meses que anotaron en julio, lo que sugiere que los precios internacionales baratos ya no son suficientes para impulsar a los compradores a reponer sus inventarios en momentos en que declina la demanda estacional.

Esto opacará la perspectiva para los envíos hacia la segunda economía más grande del mundo de materias primas como el mineral de hierro, el petróleo, el carbón y la soja, sobre todo en momentos en que la devaluación del yuan sigue erosionando las ventajas de precio que disfrutan los proveedores extranjeros.

Las importaciones totales de China cayeron 13.8% en agosto en una tasa interanual, mucho más que las previsiones de los analistas, mientras que las exportaciones tuvieron un desempeño levemente mejor que lo esperado, cediendo 5.5% en comparación con el mismo mes de 2014.

“Los declives en los datos generales eran de esperarse porque la demanda en el mercado es relativamente baja”, dijo Zhang Xiaojin, un analista de la industria del carbón de la firma china Everbright Futures.

China anunció el 11 de agosto la devaluación de su moneda, por lo que las materias primas denominadas en dólares se volvieron más caras para los tenedores del yuan.

Pequeños ajustes en los precios podrían marcar la diferencia en sectores como el carbón, donde los proveedores extranjeros de bajo costo han sido capaces de aventajar a sus rivales nacionales en un mercado bajista.

Las importaciones de carbón cayeron casi 18% desde un máximo en 10 meses alcanzado en julio. En momentos en que los rivales domésticos también reducen los precios en un intento por mantener las ventas en los próximos meses, nuevos descensos son probables.

Después de alcanzar su nivel más alto de 2015 en julio, los envíos de mineral de hierro también cayeron más que lo esperado en agosto, 14% en el mes, en momentos en que el sector del acero de China, el más grande del mundo, enfrenta una débil demanda y la caída de los precios.

Los envíos de petróleo alcanzaron 6.26 millones de barriles por día en agosto, lo que representa una baja de 13.4% en comparación con el mes anterior.

Un operador senior sugirió que los importadores que obtienen ganancias de la financiación con materias primas en lugar del comercio físico probablemente recortarán las compras a consecuencia de la devaluación.

Pero eso podría ser compensado en los próximos meses por la relajación en las restricciones de las licencias de importación de China.

Las importaciones de soja se desplomaron 18.1% desde un máximo histórico de 7.78 millones de toneladas alcanzando en julio, pero esa cifra sigue estando 29% por encima del nivel que exhibió en el mismo mes del año pasado.

“Hay preocupaciones sobre si la devaluación del yuan y la volatilidad del mercado de valores de China están teniendo un impacto, pero aún es una cifra bastante sólida”, dijo Paul Deane, economista agrícola senior de ANZ Bank.

Las entregas probablemente disminuirán aún más hasta que los suministros procedentes de Estados Unidos, el segundo mayor exportador mundial, estén disponibles en torno a noviembre.

Las importaciones chinas de cobre se mantuvieron estables en agosto en 350,000 toneladas, luego de que muchos compradores se abstuvieron de hacer nuevas pedidos al extranjero. Las entregas del metal rojo en los primeros ocho meses del año cayeron 8.1%.

 

Siguientes artículos

Zona euro crece más de lo previsto en segundo trimestre
Por

La oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, dijo que el producto interior bruto (PIB) de los 19 países que...