Por Zacarías Ramírez Tamayo

Lejos del glamour, los jugadores en el mercado mexicano de brandy arman su propia fiesta: en un año, dos compañías internacionales aterrizaron en el país para hacerse de dos firmas y, desde ahí, disputar el liderato a la marca Torres.

En diciembre pasado, la empresa vinícola española González Byass y el filipino Grupo Emperador hicieron una alianza para crear Bodega Las Copas y comprarle a Pernod Ricard las marcas y el negocio en México de los sellos Domecq, Pedro Domecq, Presidente, Don Pedro y Azteca de Oro, así como una bodega de vinos en Baja California. La operación fue de 87 millones de dólares (mdd).

Los filipinos desembarcaron antes. En noviembre de 2015, anunciaron la compra a la japonesa Beam Suntory de las marcas Fundador y Terry. Las marcas vendidas se habían mantenido por años en una buena posición entre los consumidores mexicanos, hasta que el brandy comenzó a perder popularidad ante otras bebidas espirituosas.

PUBLICIDAD

Lideradas por Torres, un sello propiedad de Bodegas La Negrita, las ventas de brandy en México fueron de 25.7 millones de litros el año pasado, una baja anualizada de 3% en los últimos cinco años, según Euromonitor.

González Byass es un jugador pequeño en la industria global de los vinos y destilados, y la mayoría de sus ventas se centra en España. Esta adquisición en México amplía sus horizontes y la hace menos dependiente del mercado español, dice Jeremy Cunnington, experto en bebidas alcohólicas de Euromonitor.

También se puede asumir que las marcas adquiridas recibirán más atención de los nuevos dueños y mayores recursos, y no sería extraño que los compradores lleven las marcas mexicanas a sus mercados en el exterior.

Se espera que Grupo Emperador se enfoque en el crecimiento de la categoría del brandy y en quitar participación de mercado a la líder Torres, dice el reporte “Mercado global de bebidas alcohólicas 2017”, difundido, en mayo pasado, por Euromonitor.

Te puede interesar: Bebidas sin alcohol ganan terreno en Latinoamérica

El mercado espera ver movimientos interesantes de González Byass, como una bien desarrollada red de distribución en el país, dice el estudio. “La expectativa es que, en el periodo 2016-2021, Grupo Emperador y González Byass implementen su propia estrategia de marketing para hacer crecer sus marcas recién adquiridas”.

Engranes como éste podrían producir en terreno mexicano nuevas llegadas de multinacionales.

 

Siguientes artículos

Así explota Trump las fundaciones de sus hijos para hacer dinero
Por

El presidente estadounidense dirigió a las arcas de su empresa cientos de miles de dólares de la fundación de Eric para...