El crecimiento de las exportaciones se ralentizó su nivel más débil en un año.

 

Reuters

TOKIO – Japón registró su peor déficit comercial anual en marzo luego de que el crecimiento de las exportaciones se ralentizó su nivel más débil en un año, lo que sugiere una rápida pérdida de impulso que podría llevar a los responsables políticos a tomar medidas tempranas para apoyar a la economía.

PUBLICIDAD

El Banco de Japón ha descartado reiteradamente nuevas medidas de flexibilización en el corto plazo, insistiendo en que la economía está en camino de cumplir su meta de inflación del 2%, incluso después de que unos débiles datos recientes agitaron la confianza de los inversionistas.

Sin embargo, el doble golpe por la débil demanda externa y un enfriamiento en el consumo interno después del alza del impuesto sobre las ventas el 1 de abril a un 8% desde un 5% podría aumentar la presión sobre el BOJ (por su sigla en inglés) para que actúe anticipadamente.

“Si la debilidad de las exportaciones persiste y la demanda interna se desploma más de lo esperado en abril y mayo, el Banco de Japón podría aliviar adicionalmente la política (monetaria) en junio o julio”, dijo Naoki Iizuka, economista de Citigroup Global Markets Japan.

La desaceleración en China, un importante mercado de exportación para Japón, ha significado otro golpe para la tercera mayor economía del mundo.

Datos del Ministerio de Finanzas mostraron que las exportaciones crecieron un 1.8% en marzo respecto al mismo mes del año anterior, su tasa más lenta desde marzo del año pasado, luego de un incremento anual de un 9.8% en febrero.

La expansión se ubicó muy por debajo de un aumento del 6.3% previsto por los economistas consultados en un sondeo de Reuters.

De manera preocupante, los envíos a China subieron un 4.3% anual en marzo, una desaceleración marcada frente a un incremento anual de un 27.6% en febrero.

Por otra parte, los envíos a Estados Unidos crecieron un modesto 3.5%, el aumento anual más lento desde diciembre del 2012.

La debilidad en las exportaciones ayudó a llevar el déficit comercial de Japón a un récord de 13,750 billones de yenes (134,450 millones de dólares) para el año fiscal que concluyó en marzo, lo que socava aún más la situación de la balanza de pagos.

En términos de volumen, los envíos cayeron un 2.5% en marzo respecto al año anterior.

 

Siguientes artículos

Tecnología 3.0, ¿ventaja para los bancos pequeños?
Por

Los nuevos bancos son la oportunidad de una mayor competencia en el sistema financiero. La batalla parecía un escenario...