El talento femenino es crucial en el desarrollo de las organizaciones. Mucho se ha hablado del rol de las mujeres en las empresas, su liderazgo, sus aportes; inclusive, el Global Leadership Forecast 2014- 2015, de la consultora Development Dimensions, señala que 20% de las compañías con mejores resultados financieros tiene a mujeres en posiciones de liderazgo.

Si sabemos la importancia y el impacto del género femenino, ¿por qué seguir hablando de inclusión, diversidad y equidad de género en las organizaciones? Simplemente porque aún hay camino que andar. Basta con echar un vistazo al Reporte de Brecha de Género 2015 del Foro Económico Mundial (WEF), el cual apunta que actualmente las mujeres ganan alrededor de 11,000 dólares al año, mientras que los hombres ganan cerca de 24,000.

En México, los sueldos de las mujeres equivalen al que ganaban los varones hace una década. Adicionalmente, aún hay compañías que no aprovechan las ventajas del pensamiento y visión femenina ni han sabido atender por completo sus necesidades y motivaciones.

 

PUBLICIDAD

Es cuestión de talento

Las empresas, y quienes las dirigimos, estamos fundamentalmente enfocados en lograr objetivos, crecimiento, liderazgo, en hacer rentable el negocio. Pero el elemento más importante para alcanzarlo es el humano; la fórmula es sencilla pero poderosa: empleados felices generan resultados excepcionales. No es una cuestión de género, sino de saber qué requieren los colaboradores para realizar su trabajo de la mejor forma.

¿Cómo impacta el talento femenino en el desarrollo de una organización? Justamente, por la diversidad. Cuando se impulsan equipos equilibrados y diversos, los resultados son ostensiblemente mejores.

En muchas ocasiones, por ejemplo, aportan habilidades que les son inherentes, como la atención al detalle, planificación, multienfoque, entre otras. Aportan una visión de liderazgo basada en la comunicación, la empatía y la creatividad.

A un elemento de tan alto valor, ¿cómo motivarlo a seguir adelante y, más aún, impulsarlo a alcanzar nuevos horizontes? Implementando programas que satisfagan sus expectativas, que tengan sentido en su visión integral de vida. Según el estudio Mujeres ejecutivas: lo que ellas quieren de las empresas en México, realizado por Strategy&-PwC, el talento femenino busca principalmente en su lugar de trabajo:

Flexibilidad de horarios
Posibilidad de crecimiento
Empatía con la cultura organizacional
Igualdad de género

Ellas desean crecer y desarrollarse plenamente en los negocios, al mismo tiempo que son capaces de mantener en equilibrio lo personal y familiar. Por tanto, emprenda acciones para que se desarrollen y ellas sabrán que no hay “techo de cristal” que no puedan romper. Para lograrlo, es fundamental contar con el apoyo del CEO y su Comité Ejecutivo para que sean los encargados de impulsar este enfoque y permearlo en las diferentes áreas.

Los directivos debemos ser conscientes del reto que implica aumentar la presencia de las mujeres en puestos directivos y entender que fomentar su talento corresponde con una estrategia de negocio.

Según datos de la organización Corporate Women Directors International (CWDI), en un comparativo entre 2004 y 2014, el porcentaje de mujeres en consejos de administración a escala global era de 10.4% y el de los hombres de 89.6%. Una década después, los porcentajes eran de 17.3% y 82.7%, respectivamente, lo que denota un interés por construir un porvenir distinto y el propósito de demostrar el valor de la complementariedad.

Las mujeres cuentan con gran determinación y carácter, lo cual es vital para gestionar una empresa exitosamente.

Es responsabilidad de las empresas, saber aprovechar este talento.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Un año cervecero
Por

Los mexicanos abrimos caminos que otros menos osados seguirán en el futuro. Lo mismo ocurre en el mundo cervecero del pa...