Cada palabra que pronuncia, cada paso que da, el presidente Joe Biden tiene ahora los ojos de un mundo preocupado sobre él, atento a otro desempeño vacilante, como su debate de junio, que despierte nuevos pedidos para que abandone la carrera presidencial de 2024.

Su próxima gran prueba será este jueves, cuando Biden ofrezca una conferencia de prensa en solitario en la cumbre de la OTAN, la primera vez que se enfrenta a la prensa solo desde noviembre. Hasta ahora ha celebrado conferencias de prensa con líderes de Ucrania, Kenia y Japón en 2024.

Biden, de 81 años, responderá un número no especificado de preguntas de los periodistas, en un evento que se espera que dure aproximadamente 21 minutos.

En las dos semanas transcurridas desde el debate del 27 de junio, Biden tuvo otro desempeño decepcionante en una entrevista de ABC News, lo que reforzó las preocupaciones de algunos demócratas sobre su capacidad para vencer a su rival republicano Donald Trump en las elecciones del 5 de noviembre o permanecer otros cuatro años en el cargo.

Pero Biden también ha participado en una amplia gama de eventos públicos sin ningún desliz, incluidas paradas de campaña en Carolina del Norte, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Wisconsin y Virginia.

El discurso bien orquestado y contundente de la cumbre de la OTAN del martes concluyó con Biden colocando cuidadosamente la Medalla Presidencial de la Libertad alrededor del cuello del secretario general Jens Stoltenberg, para alivio de sus compañeros demócratas y del personal de la Casa Blanca.

Cada aparición de Biden será examinada, a perpetuidad, dijeron los analistas. El escrutinio se produce mientras Trump, de 78 años, sigue repitiendo falsedades, incluida la de que ganó las elecciones de 2020, en discursos de campaña a veces incoherentes.

Larry Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, dijo que Biden se encuentra en un territorio “muy inusual” para un presidente estadounidense. “Si se trata de un pequeño error, de arrastrar las palabras o algo así, creo que la gente lo dejaría pasar. Pero si hay algo parecido a lo que vimos en el debate, el Partido Demócrata se vería sumido en el caos”, dijo Sabato.

Incluso si Biden nunca repite su comportamiento en el debate, se enfrenta al riesgo de que el impulso para dejarlo de lado aún pueda crecer.

Cualquier cambio podría ocurrir en cuestión de semanas. Los demócratas están organizando una convención virtual a fines de julio para seleccionar a Biden antes de la nominación formal de la Convención Nacional Demócrata en Chicago que comienza el 19 de agosto.

Lee más: ‘Biden debería repensar su candidatura a la reelección’: Nancy Pelosi

Analistas señalan que Biden celebró menos conferencias de prensa que otros presidentes

Algunos demócratas sugirieron que poner a Biden en el ojo público con más frecuencia ayudaría a aliviar las preocupaciones.

En el transcurso de sus tres años y medio en el cargo, Biden celebró menos conferencias de prensa y entrevistas en conjunto que los presidentes desde Ronald Reagan en la década de 1980 en el mismo punto de su presidencia, según mostraron los datos de la académica presidencial Martha Joynt Kumar.

Biden ofreció una media de 10.5 conferencias de prensa al año, frente a las 22 de Trump y las 35.5 de George H.W. Bush, según un análisis de la Universidad de California en Santa Bárbara. Reagan ofreció menos, 5.8 al año.

Biden respondió a más preguntas que Bill Clinton o Barack Obama, pero menos que George H.W. Bush y George W. Bush, y mucho menos que Trump.

Tras la conferencia de prensa del jueves, la próxima gran entrevista de Biden será con el presentador de la NBC Lester Holt el lunes.

“Habrá muchos ojos puestos en cada movimiento que haga Biden”, dijo un estratega demócrata con estrechos vínculos con la Casa Blanca. “Habrá un escrutinio más estrecho de todo lo que diga y haga”.

Los principales asesores de Biden están pensando en los obstáculos de desempeño y sus apariciones diarias en tres fases: superar un gran discurso sobre los derechos civiles en Austin, Texas, el lunes, luego la convención demócrata en Chicago donde Biden será nominado formalmente a mediados de agosto y de allí el impulso final hasta el día de las elecciones el 5 de noviembre, dijo una fuente con conocimiento directo.

Su discurso en Texas en la biblioteca presidencial del presidente Lyndon Johnson de la década de 1960 puede recordar a algunos votantes que Johnson se retiró de la carrera demócrata en 1968 por su manejo de la guerra de Vietnam.

Biden, un político de carrera, tenía antecedentes de decir cosas equivocadas cuando era mucho más joven.

Como presidente, ha sido criticado por decir que Estados Unidos defendería militarmente a Taiwán si el país asiático fuera invadido por China, una política que había sido ambigua, y por llamar al líder chino Xi Jinping un “dictador”.

Recientemente, la Casa Blanca y Biden limitaron las interacciones informales con los periodistas que dan lugar a respuestas improvisadas a preguntas gritadas mientras viaja o sale de un evento. En 2021, Biden tuvo 158 “intercambios con periodistas”, según el proyecto de la UC Santa Bárbara. Este año, hasta el 9 de junio, solo había tenido 38.

El presidente en ejercicio aún tiene un largo camino por recorrer antes de las elecciones. Lo que se avecina es otro debate contra Trump programado para el 10 de septiembre.

Con información de Reuters

¿Usas más Facebook?, déjanos un like para estar informado  

 

Siguientes artículos

Inflación en EU en junio baja tres décimas a un 3%
Por

En tanto, el dato de inflación subyacente, que excluye los volátiles precios de los alimentos y los combustibles, fue de...