Una de las peores situaciones profesionales en las que nos podemos ver involucrados es cuando percibimos que alguien está actuando en forma indebida. Es un trago amargo el que se tiene que pasar cuando se observa algo éticamente cuestionable, si te das cuenta de que alguien no está incluido en una junta importante, o cuando alguien se expresa con un discurso ofensivo. En fin, si expresar desacuerdo es difícil, denunciar algo inapropiado es tan fácil como meter toda el agua del mar en un hoyito.

Si bien a todos nos gustaría pensar que, si vimos algo impropio, elevaríamos la voz en favor de lo correcto, lo cierto es que somos sorprendentemente malos al anticipar cómo nos sentiremos en semejantes circunstancias. La verdad es que cuando lo pensamos, tomamos una actitud ética correcta y cuando lo vivimos, titubeamos y empezamos a dudar. Nos justificamos y nos damos una serie de razones y la verdad es que puede ser increíblemente difícil hablar en el momento. De hecho, la mayoría de las personas tienden a no actuar, y luego racionalizan su inacción.

Pero, lo sabemos, hay una vocecita interna que nos dice que en realidad no estamos haciendo lo correcto — ni como un empleado diligente, ni como colega compasivo ni como líder reflexivo — si no elevamos la voz. Entonces, nos debatimos, ¿qué se puede hacer? El consejo que Bill W le da a sus seguidores viene muy a cuento. Hay que hacernos cargo, hay que ponernos frente al espejo y ser honestos con nosotros mismos.

Heidi Grant, psicóloga social que investiga, escribe y habla sobre la ciencia de la motivación y Khalil Smith, líder de práctica, diversidad e inclusión en el Instituto de Neuroliderazgo en UNC-Chapel Hill han estudiado el fenómeno de quienes ven algo inapropiado y sus reacciones. Lo cierto es que cerrar la boca es cómodo, pero el silencio puede reventarnos en la cara y traernos más complicaciones o semejar complicidades. Entonces, ellos recomiendan un método para abordar estos temas.

Primero, hay que darse cuenta de lo psicológicamente difícil que denunciar una conducta inapropiada puede ser y entender que vale la pena hablar y no quedarse callado. El dicho es sabio: tanto peca el que mata a la vaca como el que le jala la pata. Callar nos puede poner en una situación comprometida.

La investigación que Grant y Smith hicieron sobre el “optimismo realista” muestra que cuando las personas se candidatean para hacer cosas difíciles, pero personalmente significativas, es más probable que sigan adelante si esperan que la tarea sea desafiante. Al hablar, como en la vida, uno debe apreciar la diferencia entre creer que tendrá éxito y asumiendo que lo hará fácilmente. Cuando la psicóloga de la Universidad de Nueva York Gabriele Oettingen estudió a las mujeres en un programa de pérdida de peso, descubrió que aquellas que pensaban que tendrían éxito perdieron 26 libras más que los que dudan de sí mismas. Sin embargo, aquellas que pensaron que fácilmente tendrían éxito perdieron 24 libras menos que sus pares más realistas.

Cuando se trata de denunciar, es crucial reconocer que no necesariamente se sentirán ganas de hacerlo ya que no es nada fácil.

En segundo lugar, es preciso trabajar para disminuir la amenaza social del que denuncia y generar credibilidad. La motivación social viene en cinco sabores: estatus, certeza, autonomía, parentesco y equidad. Si bien existen diferencias individuales y culturales en cuanto a grado y expresión de cada dominio, todo el mundo necesita una sensación de estima dentro de un grupo, confianza en su experiencia de vida, libertad de elección, vínculos sociales y reciprocidad. Juntos forman la moneda común de la interacción interpersonal: las recompensas y las amenazas que enfrentamos cuando tratamos con otras personas.

Al denunciar a alguien, cualquiera de estos cinco botones puede ser apachurrado, pero lo más común es recurrir al orden de la cadena de mando. Así que, es preciso aclarar que no estás tratando de lastimar a nadie, ni estás necesariamente atribuyendo mala voluntad a la persona o personas de las que podrías estar hablando. El énfasis de los comentarios debe de ir en torno al impacto, sin hacer suposiciones sobre la intención. Esto es imprescindible.  Por ejemplo: “puede que no hayas querido ofender, pero así se percibió esa broma.” También puedes marcar la relación: “estoy de tu lado y comento esto porque me parece que es de importancia.”  Y para las personas que valoran la certeza, se debe hacer sus metas abundantemente claras al comienzo de la conversación. Cuanto mejor conozcas a una persona, mejor podrás adaptar tu enfoque.

Tercero, haz un plan. Al denunciar a alguien, lo peor que podemos hacer es improvisar. La incertidumbre engendra inacción. Cuando te pones en el lugar, no saber qué hacer es una razón principal para no actuar. Es la diferencia entre pensar “no sé qué hacer” y “estoy preparado para esto.” De ahí la necesidad de crear un plan. Es relevante acentuar que los que prevén escenarios y planean resultados tienen un 300% más de probabilidades que otros de alcanzar sus metas. A pesar de que no es posible predecir los detalles de cada situación, la creación de un plan de cómo hablar y las palabras que se seleccionarán al denunciar, puede aumentar significativamente la probabilidad de que lo haga cuando el momento adecuado y que quien escucha entienda la situación que se presenta.

Hay que empezar por identificar de antemano los tipos de situaciones que ocurren en su rol donde puede que necesite hablar. Por ejemplo, cuando observa que su gerente toma una decisión basada en información incompleta, o cuando ve una oportunidad para mejorar un servicio existente, o cuando es testigo de un colega que interrumpe a más miembros del equipo en las reuniones. A continuación, decida cómo va a manejar cada uno: ¿tendrá una conversación directa que desafía a otra persona, o tomar otra ruta? Si decides hablar, hay que imaginar cómo comenzaremos la conversación. Preparar los pasos es bueno tomar en cuenta todos los escenarios alternativos, eso que se conoce como plan if-then, es decir: Si veo esto, esto haré. Y con ese plan, puedes hablar con respeto e impacto.

Cuidado, no se trata de estar metiendo la nariz en lo que no nos interesa, se trata de elevar la voz cuando es necesario, en los temas indicados y hacerlo en una forma adecuada para no tener daños colaterales. Lo que se busca es plantear una solución.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

inteligencia-artificial
Las tecnologías para enfrentar la era posdigital
Por

Aunque la transformación digital es el enfoque actual de los modelos de negocios, las empresas tienen que visualizar cóm...