En La Guerra de las Galaxias, El Imperio Contraataca, conocemos Cloud City, una colonia de extracción de gas de Tibanna que flotaba en las nubes del planeta Bespin, ubicado en el sector Anoat de los Territorios del Borde Exterior. Bajo los auspicios del Administrador del Barón, Lando Calrissian, la ciudad intentó evitar la atención imperial no deseada. Eventualmente, las fuerzas imperiales ocuparon la estación e instalaron una guarnición. Sin embargo, después de la muerte del emperador, la Guarnición Imperial fue abandonada durante el Bloqueo de Hierro y el planeta pronto fue liberado.

El momento clave de este escenario rodeado de nubes es cuando Lando traiciona a Han y a Leia. Al tratar de mantener una operación de extracción de gas encubierta, termina dándole un botín clave y Han Solo termina congelado en carbonita. Pero la lección que tenemos aquí es que hasta la nube más insignificante puede tener una historia fascinante. Eso justo es lo que pasa con la licitación del Departamento de Defensa del vecino del norte, al publicar 1,375 páginas con requerimientos muy específicos.

En 2013 la Agencia Central de Inteligencia contrató un producto similar de la nube como servicio, para ser más rápidos en compartir información y ayudar a temas de seguridad nacional. Ahora el Departamento de Defensa busca hacer algo muy similar con sus documentos de seguridad nacional, pero la licitación parece un tanto tendenciosa, y eso es más allá de haber sido publicada el día que el Congreso de EU salía a tomar su descanso de verano.

La idea es centralizar la información de 400 sitios y ponerlos en una potente y segura nube, su nombre clave y geek e: JEDI por “Joint Enterprise Defense Infrastructure” (Infraestructura conjunta de defensa empresarial) por el tipo de Nube como un Servicio que requiere. Recordemos que hay más de un proveedor de este tipo de soluciones.

PUBLICIDAD

Hemos hablado de varios de ellos, y sin duda alguna, AWS – Amazon Web Services – puede cumplir con lo que se solicita. Tiene la elasticidad, potencia y capacidad de manejo que se requiere para una solicitud de tal magnitud. Si puede hacer que Netflix llene hogares completos a la misma hora con anchos de banda como los de países sin DataCenters, imaginen lo que no podrá hacer con un buen presupuesto de defensa detrás. Pero también están Google, IBM, Oracle y otros.

Ahora empiezan los análisis de amiguismos, visitas, agencias de cabildeo y otras cosas turbias para hacer que esa licitación saliera tan “a la medida” para el traje de AWS y tendremos que esperar a ver cuál es el desenlace. Recordemos que el presidente Trump ha mandado uno que otro tuit sobre Amazon y cómo no paga suficientes impuestos. Ahora parece que los impuestos de otros podrían pagar este multimillonario contrato de nube como servicio; sin dejar a un lado que Amazon también quiere ofrecer el servicio de e-commerce de su reconocida plataforma de consumo para lo que sería algo como el Compranet de Estados Unidos.

Recordemos esta escena

Puede que más que ser el contraataque de un Imperio, sea una cortina de nubes para la venganza de los menos nerds, algo más bien como señores de negocio vestidos de Tech.  Tal vez sea un Jeff Bezos citando a Luke al decir “I saw… I saw a city in the clouds“.  Mientras tanto, esperemos a ver qué tan adentro de “DC” tiene sus manos la dirigencia de Amazon y hasta dónde llegará este nuevo chisme de una transformación digital para bolsillos profundos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El salvador blanco, Hershey’s y los influencers
Por

Sin desearlo, Hershey’s México hizo una campaña basada en el complejo del White Savior que ofendió a las redes sociales....