La eliminación de la Selección Mexicana en la semifinal de la Copa Oro ante Jamaica afectó la taquilla de la Concacaf, ya que los precios de los boletos para la final que se disputará el miércoles cayeron considerablemente, con la finalidad de vender la mayor cantidad posible para llenar el estadio.

Si bien la victoria de Jamaica demostró que la escuadra mexicana, la que tiene más títulos continentales, ha perdido el dominio en el terreno de juego, sigue siendo el gigante para la taquilla de esta justa de la Concacaf, ya que es la selección que más afición lleva a los partidos de esta organización.

Ante esta “sorpresiva” eliminación, el organismo rector de la región tendría que adoptar medidas para contrarrestar el efecto de la ausencia del Tri en su final.

Te puede interesar: Jamaica le ‘arrebata’ un millón de dólares al Tri

PUBLICIDAD

En este contexto, el domingo pasado, antes de los duelos semifinales, los boletos tenían un costo de entre 79 y 75 dólares en la zona general, un día después de saber que selecciones disputarán el campeonato, el precio cayó a 22 y 21 billetes verdes, respectivamente, lo que supone en ambos casos un desplome del 72% en menos de 24 horas.

Esto de acuerdo con información del portal de compra de boletos Gametime en sus redes sociales y de periodistas mexicanos y extranjeros, que registraron esta situación.

En cambio los sitios más cercanos al campo tenían un precio promedio de 265 dólares, suponiendo que estos también se les hizo el descuento de 72%, y actualmente se vende cada boleto en 74 dólares, el mismo precio que tenían los boletos más baratos para la final en el caso de que México hubiese alcanzado el último partido de esta copa.

El estadio donde se jugará la final será el Levi’s Stadium en Santa Clara (California), casa de los San Francisco 49’ers, que tiene una capacidad de 68,500 espectadores. Misión complicada la de llenar ese estadio sin la presencia de México en el partido final.

 

Siguientes artículos

Industria del calzado genera 50 mdd para Nicaragua
Por

Nicaragua se está moviendo hacia un modelo de producción de calzado más industrial.