La escasez de combustible alcanzó al norte del país. Hasta 50 gasolineras de Coahuila enfrentan una situación «complicada» por la falta de combustible, reveló la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo).

«De las 140 estaciones que surte la terminal de Saltillo, ahorita estamos alrededor de 45-50 estaciones sin producto», reveló a Forbes México el representante de la organización gasolinera en Coahuila, Miguel Dainitín.

Las regiones más afectadas comprenden Saltillo, Parras, Arteaga y Ramos Arizpe, abastecidas desde Cadereyta y Santa Catarina (Nuevo León) a través de pipas, lo cual ha retrasado «demasiado» la llegada de los energéticos.

La marca Fullgas confirmó que su estación de servicio en Coahuila permanece cerrada debido a la escasez de combustible.

Parte del problema fueron las compras de pánico que imposibilitaron a las estaciones atender la inusual demanda. Otro factor fue el mal clima y accidentes en la autopista Monterrey-Saltillo, que fue cerrada durante 15 horas, agregó el directivo.

El desabasto y las compras de pánico derivadas responden a la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el robo de petrolíferos, que costó a Pemex más de 66,000 millones de pesos (mdp) durante 2018.

Durante los primeros días de enero de 2019, gasolineros en Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro y Estado de México, reportaron desabasto de gasolina, debido a que la empresa estatal Pemex cerró el ducto Salamanca-León, tras detectar posibles ordeñas ilegales.

El nuevo esquema contempla el uso de pipas para reemplazar el abasto mediante poliductos. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, dijo que Pemex tiene 1,600 pipas y ha rentado 3,400 más para distribuir los energéticos.

Lee también: Desabasto de gasolina ya impacta a la industria automotriz

 

Siguientes artículos

Venta de Diego Lainez al Betis impone nuevo récord entre mexicanos
Por

El joven jugador se va al Betis con la transferencia más cara entre mexicanos que emigran a Europa.