Un ritmo de vida devastador, ansiedad permanente, una sociedad dividida, acoso, violencia y la acumulación de todo tipo de problemas y presiones cotidianas amenazan con reventar hasta al más ecuánime. 

El día transcurre de manera vertiginosa, te sientes [email protected], [email protected], a punto de estallar, sin ilusiones ni esperanza; requieres ayuda y no la encuentras, estas [email protected] por miles y aun así te sientes vací@, [email protected], todo es molesto, ruidoso, estridente, pero sin color, sin esencia, pretendes reír, tratas de calmarte, meditas, respiras, pero todos los remedios dejan de funcionar, tu voz interna te esta gritando y nada la calla.  

Esta es la situación que describen millones de personas en el mundo; con tremendas consecuencias que afectan la productividad, la salud, la convivencia y hasta la seguridad pública. Los especialistas la describen como una epidemia psicológica silenciosa creciente y cada vez más compleja. 

Resistencia, actitud, fortaleza mental, integridad, madurez, responsabilidad social, compromiso y estabilidad emocional son ahora requerimientos imprescindibles de las empresas a la hora de reclutar recursos humanos que se ubiquen en puestos clave. 

Estos son algunos de los mecanismos que pueden ayudarte a desarrollar una

1. Aférrate a ti mismo.  Nada ni nadie pueden valer para ti más que tú; no renuncies nunca a tu derecho soberano, distingue las buenas de las malas influencias y no te dejes llevar por los juicios de quienes no te valoran; en algún lugar habrá quien te acepte y realmente te apoye. No eres el único que tiene problemas, no repartas culpas y enfócate en resolverlos. Solamente tú puedes controlar tus acciones y tus emociones. Luce el orgullo por tu marca, la dignidad de tu nombre; levanta la mirada, presúmete, [email protected], [email protected], [email protected] o [email protected], eres una maquina imparable en mejora continua, agradece, celebra cada día y vívelo como si fuera el último. 

Lee también:Depresión y estrés, los principales problemas de salud de los trabajadores: encuesta

2. Entrénate, hazte más fuerte y resiste. La vida te va a golpear siempre de una u otra forma. La cuestión es levantarse de nuevo, no te rindas, asimila lo vivido y usa la voz interna como una motivadora permanente. Fracaso y fallas son aprendizajes, no dramatices ni te tires al piso; dale el valor justo a las cosas y a las personas; no pierdas el optimismo, pero tampoco te confíes demasiado; ánimo, equilíbrate, no te preocupes de las banalidades y enfoca tu energía en lo que te hace más fuerte, descarga el costal de superficialidad y limpia la lista de contactos, suprime los comentarios negativos, bájate del mundo cuando empieces a marearte. 

3. No generes dependencias. Cada vez que buscas salidas falsas para estar bien contigo mismo, renuncias a una parte de tu libertad y a menudo terminas creando mayores problemas. Si no te gusta tu trabajo, mantente en la búsqueda de una mejor; si no te sientes a gusto en tu relación, haz una pausa; si necesitas ayuda profesional acude a expertos y profesionales calificados y certificados; no te dejes arrastrar por quienes solo usan tus debilidades para explotarte; objetivamente, [email protected] [email protected] [email protected] no es tal, sino hasta que lo haya demostrado. 

4. Aquí y ahora. Ordena tus espacios, tus cosas, tu agenda; una mente sana y fuerte requiere de prioridades, de facilidad y de practicidad. Dele minutos a ensayar, calcula tus tiempos y sácale provecho a cada minuto del día, divide racionalmente tu rutina. El caos, la suciedad y el hacinamiento deprimen, ajústate al ritmo; siente la adrenalina de cada segundo con la templanza de que nada te perturba; aprende a manejar tu vida rápido, pero con eficiencia; bájale cuando te ocupes de las cosas que hay que disfrutar muy despacio. 

No te pierdas: En México hay más de 2 millones de jóvenes con problemas de depresión

5. Enfócate siempre, aún bajo presión. Concéntrate y disfruta, desarrolla la resistencia ante las personas y las presiones negativas. Negocios y trabajo requieren de tomar decisiones, todo es crisis y urgente; pero hay cosas que se cocinan con paciencia, progresiones y escalas, además de un poco de resistencia; asegúrate de mantener la mente fría, demuestra el carácter, todo puede tener riesgos y giros inesperados, anticipa, estudia, prepárate para que puedas dominarlos. El liderazgo exige una mano firme para buscar la mejor ruta y si te toca remar pues aplícate, no salpiques y colabora de manera coordinada. 

6. Genera tu espacio. Vas a necesitar un lugar, una visión, un mecanismo, un formato de salida a las presiones; debe ser algo inocuo, aséptico, personal y privado. La zona donde puedas sacar la furia, el enojo y la energía negativa, además de recargarte de poder, mentalidad ganadora, fortaleza interna, curar las heridas y limpiarte de las malas vibras. Algunos recurren al ejercicio, la música, el deporte, las terapias, la meditación, el yoga, el cachondeo o simplemente gritarle al espejo o la almohada; cada quien sabe lo suyo, pero sea lo que sea, que sea para bien. 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CapitolCComm

Facebook: Capitol Consulting & Communication S.C.

Página web: Capitol Consulting & Communication

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El oro como refugio ante una recesión
Por

El metal precioso representa una buena estrategia de cobertura para países emergentes con alta volatilidad.